Los delitos de odio repuntan hasta alcanzar cifras superiores a las de antes de la pandemia

En el primer semestre de 2021 la policía recibió 610 denuncias, un 9,3% más que en el mismo periodo de 2019, cuando no había restricciones de movilidad

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en la rueda de prensa en la que ha informado de las estadísticas sobre delitos de odio durante 2020. En vídeo, sus declaraciones este miércoles. RODRIGO JIMÉNEZ / EFE

El aumento de noticias sobre supuestos casos de delitos de odio aparecidas recientemente en los medios de comunicación no es casual. Las estadísticas del Ministerio del Interior reflejan que, en los seis primeros meses de este año, Policía y Guardia Civil ha recibido 610 denuncias por infracciones de este tipo, un 9,3% más que en el mismo periodo en 2019, cuando se contabilizaron 558 sucesos, cifra que hasta ahora marcaba el máximo desde que, en 2014, se iniciaron las estadísticas específicas sobre delitos de odio. Así lo ha adelantado este miércoles el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en la presentación de la estrategia de la Oficina Nacional contra los Delitos de Odio para el próximo trienio. Grande-Marlaska ha anunciado que este organismo, creado en 2018, cooperará a partir de ahora de manera directa con las unidades policiales en la investigación de los episodios de delitos de odio de mayor gravedad, complejidad o trascendencia mediática.

La estadística del primer semestre de 2021 —aún provisional hasta que se incorporen los datos las policías autonómicas y locales— refleja también que el mes con más incidentes fue el pasado mayo, cuando se denunciaron 153 delitos de odio, seguidos de abril (105) y marzo (101). En el extremo opuesto se sitúa enero, con 77 casos conocidos. Fuentes del ministerio apuntan a que en este incremento ha influido, entre otros motivos, la conciencia social que ha llevado a más víctimas a denunciar. Una reciente encuesta de Interior señala que solo uno de cada 10 personas que sufren un delito de odio lo denuncia ante la Policía. Grande-Marlaska, que ha evitado pronunciarse sobre los últimos crímenes en los que se investiga si hubo algún componente de odio, ha destacado que muchas de estos sucesos tienen su origen en el discurso de odio que ampara la violencia por motivos de discriminación. Sin este discurso, ha añadido, “es más difícil que haya un colectivo que cometa estos delitos”.

Más información
Interior reunirá a condenados por delitos de odio con víctimas para reinsertarlos
Las denuncias por delitos de odio crecen cerca de un 7% en España

En el acto, Grande-Marlaska también ha presentado el informe sobre la evolución de los delitos de odio en España correspondiente 2020, que refleja que el pasado año se contabilizaron 1.401 denuncias por delitos de odio, un 17,9% menos que en 2019, cuando se conocieron 1.706 casos. El estudio señala que en este descenso ha tenido “una clara influencia el confinamiento sufrido por la población durante los meses de marzo a junio debido a la pandemia de la covid-19″, aunque también apunta que esta circunstancia “puede resultar engañosa”, ya que frente a disminución global de las cifras absolutas de los incidentes, en algunos ámbitos se ha registrado importantes aumentos.

Los delitos de odio que más han aumentado. Entre esos ámbitos donde más aumentado los delitos de odio frente al año anterior es el que tiene como víctimas a las personas con discapacidad, que han pasado de 26 en 2019 a 44 el año pasado, con un incremento del 69,2%. A este le siguen los sufridos por “razón de enfermedad”, que han aumentado un 62,5% y pasaron de 8 a 13, y los denominados de “antigitanismo”, que crecieron un 57,1% y pasaron de 14 a 22. Les sigue, con un incremento del 43,5%, la discriminación por sexo, que han subido a 99 frente a los 69 de 2019. Hubo 10 casos de odio hacia personas por su edad, frente a los nueve del periodo anterior.

Los tres más comunes. De los 1.401 delitos de odio conocidos, el 77,7% se siguen concentrando en los tres ámbitos más habituales: racismo-xenofobia, ideología y orientación sexual. Y ello pese a que en estos los tres se registró un descenso de denuncias, en algún caso muy significativo. Así, el mayor número de denuncias se presentó por incidentes de racismo y xenofobia”, con 485 casos frente a los 515 del año anterior (un 5,6% menos). Le sigue los relacionados con la ideología de la víctima, del que las Fuerzas de Seguridad conocieron 326 casos, un 45,3% menos que en 2019, cuando fueron 596. Los motivados por la orientación sexual se mantuvieron prácticamente iguales, con 277 denuncias frente a las 278 del año anterior. También han disminuido los casos en otros tres ámbitos menos significativos en cuanto al número de incidentes: antisemitismo (tres casos), creencias o prácticas religiosas (45) y aporofobia —odio a los pobres— (10 casos).

Cuándo y dónde. La estadística de Interior también refleja cuándo y dónde fueron más habituales los delitos de odio en 2020. Así, se registró mayor número en julio, junio y octubre. Por el escenario, la vía pública urbana y otras vías de comunicación, con 511 Le siguen los domicilios, donde se registraron 315 incidentes; los bares y otros establecimientos de ocio, con 212 casos; los campos de fútbol y otras instalaciones deportivas, con 71; y los centros religiosos, con 20. Por delante de estos dos últimos se sitúa Internet y las redes sociales, 147 casos.

Perfil de la víctima. El mayor número de personas que denuncian son hombres (el 59%) situados en el grupo de edad que va entre los 26 y los 40 años (el 34,3%). Por contra, los menores de edad constituyen el 2,9% del conjunto de las víctimas conocidas en 2020, un porcentaje sensiblemente inferior al registrado el año anterior, cuando representaban el 6,7%. En cuanto a la nacionalidad, el 65,9% eran españoles. De las víctimas de nacionalidad extranjera, la mayoría eran originarios de Marruecos (9,2% del total).

Perfil del agresor. De los detenidos o investigados por delitos de odio, la mayoría eran varones (81,5%) y encuadrados en el rango de edad de los 26 a 40 años (30,68%) y de nacionalidad española (77,4%). Entre los de nacionalidad extranjera (22,6%), los que registran mayor número son los procedentes de Marruecos y Rumanía. Se les acusa más frecuentemente de haber proferido amenazas, causado lesiones o haber incitado públicamente al odio. Las Fuerzas de Seguridad consiguieron esclarecer el 66,2% de los casos denunciados.

Solo una de cada diez víctimas denuncia

El miedo es el mayor aliado de los delitos de odio. Solo una de cada 10 victimas denuncia ante la Policía, según revela una encuesta realizada por el Ministerio del Interior y dada a conocer este miércoles por su titular, Fernando Grande-Marlaska. En este estudio, que contó con la participación voluntaria de 782 personas, 437 admitieron haber sido víctimas de un delito de odio en el último lustro. De estos últimos, solo 47 (el 10,76%) acudieron a una comisaría o un cuartel de la Guardia Civil a poner en conocimiento lo sucedido. Los 390 restantes (el 89,24%) optó por guardar silencio.

 

La encuesta revela que una mayoría de los que no acudieron a denunciar lo fue porque pensó que la Policía no le tomaría en serio, no lo entendería o porque sentía desconfianza hacia los agentes. También un porcentaje importante lo justificó en que tenía medio a ser víctima de la represalia del autor o porque no sabía que lo que había sufrido era un delito. El estudio también muestra que las víctimas más jóvenes o sin estudios denuncian menos, así como las que han sufrido el delito por motivo ideológico o si el autor es mujer, compañero de trabajo o de clase.

 

Los autores del informe destacan que “una parte importante de por qué es tan alto el valor de infradenuncia todavía sigue siendo una incógnita”. No obstante, añaden que el porcentaje es similar al arrojado en otros estudios similares realizados en otros países de la UE por la Agencia de los Derechos Fundamentales (FRA), que lo sitúa en el 80%. Grande-Marlaska marcó este lunes como uno de los objetivos de la Oficina Nacional de Lucha contra los Delitos de Odio reducir la cifra negra —la de no denunciados— en estos delitos.

Sobre la firma

Óscar López-Fonseca

Redactor especializado en temas del Ministerio del Interior y Tribunales. Llego a EL PAÍS en marzo de 2017 tras una trayectoria profesional de más de 30 años en Ya, OTR/Press, Época, El Confidencial, Público y Vozpópuli. Es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS