Sánchez y Vivas pactan mantener la devolución de menores a Marruecos

El Gobierno agilizará los expedientes individualizados y no habrá traslados a la Península

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, antes de la reunión en La Moncloa con el presidente de la ciudad autónoma de Ceuta, Juan Jesús Vivas.KIKE PARA

No habrá traslado a la Península de los menores de Ceuta. El plan pactado este miércoles entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la ciudad autónoma, Juan Jesús Vivas, del PP, aún sin muchos detalles, se centra en agilizar todos los trámites para cumplir las exigencias legales y devolver los adolescentes a Marruecos cuanto antes. Sin embargo, la complejidad del proceso es importante y ni el Gobierno ni Ceuta tienen aún muy claro cómo lo harán. Solo se ha tomado la decisión política de insistir en la vía de la devolución a Marruecos y descartar un reparto de los menores por toda España, algo que en opinión tanto de Sánchez como de Vivas no es una solución óptima. Para ellos, lo ideal, una vez logrado que Marruecos acepte recuperar a los menores, es utilizar esa ventana no solo ahora, sino en el futuro, en caso de que entren más.

Más información
El fiscal de Menores de Ceuta sobre las devoluciones a Marruecos: “Estudiamos recurrir si la jueza reactiva las repatriaciones”
El Juzgado mantiene paralizadas las devoluciones de menores en Ceuta

Sánchez convocó este martes al presidente de Ceuta después de que la jueza sustituta del juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de la ciudad, María Francisca Lorite, acordara el martes mantener paralizadas las repatriaciones de menores marroquíes. El Ejecutivo no aclara de momento qué hará con los menores que no quieren volver, pero insiste en que tiene garantías de Marruecos de que todos serán devueltos con sus familias a través de la autoridad que se encarga de la reagrupación. Lo que sí quedó claro después de la reunión es que la vía defendida por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que implicaba la devolución rápida pactada con Marruecos, ha quedado enterrada definitivamente. Marlaska está siendo muy criticado por la oposición e Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos, llegó a decir este miércoles: “No sé si hay un ministro con más méritos para irse a su casa que el señor Marlaska”.

Descartada la vía rápida tras el varapalo judicial, ahora habrá expedientes individualizados para sacar a los menores cuanto antes, dada la “situación insostenible” en la que se encuentra Ceuta, según Vivas. Este no ofreció plazos posibles porque la operación acaba de empezar y nadie tiene claro aún como funcionará. Uno de los problemas ahora es escolarizarlos mientras son devueltos. La ministra de Educación, Pilar Alegría, garantizó que tendrán educación, pero no parece que vayan a incorporarlos a los colegios ceutíes, más bien se les asignarán profesores en los centros de acogida donde están. Todo está aún por concretar.

”Los menores no acompañados que llegaron en mayo suponen el 1% de la población de esta pequeña ciudad africana, de 20 kilómetros cuadrados y 85.000 habitantes, encerrada entre Marruecos y el mar”, señaló este miércoles Vivas tras su encuentro con Sánchez en La Moncloa. “Es como si llegaran a Madrid 40.000 menores no acompañados en dos días, imagínenlo”.

En un ambiente de máxima crispación política, el tono del presidente ceutí rompió el molde. Vivas mostró en todo momento una gran sintonía con Sánchez, al que agradeció sus gestiones en la crisis, y ni siquiera le pidió que traslade los menores a la Península. “Agradezco al presidente la rapidez en la respuesta”, señaló Vivas en un tono muy diferente al que suelen utilizar los dirigentes del PP al hablar de esta crisis. “Ceuta vivió en mayo uno de los momentos más críticos en su historia reciente. Sentíamos que estábamos al borde del abismo. Entraron 12.000 personas. Gracias a la reacción del Gobierno de España, con el presidente al frente, se evitó el desastre, pero la crisis dejó secuelas, sobre todo los menores”.

Sánchez le ofreció multiplicar los medios, sobre todo personales —funcionarios para atender los expedientes individuales de los menores y para mejorar su atención— para acelerar la salida hacia Marruecos. Vivas prefiere así consolidar esta solución permanente que por primera vez cuenta con la colaboración de Marruecos, para que sea la vía de salida cada vez que entren menores, antes que buscar una salida parcial trasladando a la Península a los jóvenes, algo que podría animar a otros a intentar entrar, según el Gobierno.

En la cita en La Moncloa con Vivas, Sánchez se comprometió a activar “cuantas capacidades y recursos sean necesarios” para el retorno asistido de los 700 menores no acompañados que permanecen en la ciudad autónoma. “El traslado a la Península no se ha contemplado porque tampoco sería una solución inmediata”, insistió Vivas.

Mientras, varias asociaciones de defensa de los derechos humanos insisten en que los menores que no quieran regresar a Marruecos deben ser acogidos en España. Y Unidas Podemos, socio de Gobierno, que ha sido muy crítico con la vía Marlaska, también apostó por esa línea.

Fuentes de Unidas Podemos señalaron: “Lo que pedimos, tal y como le comunicó la ministra Belarra a Marlaska, y en línea con lo que pide la Fiscalía, las organizaciones de Infancia y el Defensor del menor, es que se defina adecuadamente un protocolo que proteja a los menores y establezca dos condiciones fundamentales. Primero, que los niños y niñas que deseen volver con sus familias puedan hacerlo en condiciones de seguridad. Y dos, que los niños y niñas que no deseen regresar, se queden en España en condiciones de acogida dignas”.

El presidente de Ceuta justificó la vía Marlaska: “Creíamos que teníamos un instrumento jurídico alternativo a la ley de Extranjería —en referencia al convenio bilateral firmado con Marruecos en 2007 al que intentaron dar prevalencia—, pero la justicia lo ha interpretado de otra manera. Hay que acatarlo”.

El presidente ceutí no quiso descargar el error en la forma de proceder —sin hacer expedientes individualizados a cada menor, como exige la ley de extranjería— en Marlaska o en la delegada del Gobierno, Salvadora Mateos, porque cree que no sería justo. Y se responsabilizó de la decisión. “Yo conocía el procedimiento y estaba de acuerdo. Se ha cumplido con las leyes, fue un retorno asistido individualizado y garantizado por una institución solvente de Marruecos dedicada a la acogida. Pero acatamos lo que dice la justicia”, insistió.

Los dos presidentes, Sánchez y Vivas, creen urgente enviar cuanto antes a los menores a Marruecos para que puedan ser escolarizados allí, según La Moncloa. “Su permanencia en Ceuta puede perjudicar enormemente su desarrollo educativo y aumentar su desarraigo familiar”, señaló el Gobierno en una nota. Sánchez, como es habitual cuando le visita un presidente autonómico, no compareció tras la intervención de Vivas en La Moncloa. Pero tampoco lo hizo esta vez ningún portavoz del Ejecutivo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS