Marín responsabiliza al Gobierno central de una posible prórroga de los presupuestos andaluces

El vicepresidente de la Junta advierte de que la indefinición de la llegada de los fondos europeos puede condicionar la aprobación de las cuentas de 2022 por suponer una merma del gasto en los servicios públicos que Ciudadanos no votaría

El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, durante la rueda de prensa en el Parlamento regional. / CIUDADANOS
El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, durante la rueda de prensa en el Parlamento regional. / CIUDADANOS

El vicepresidente de la Junta de Andalucía y líder territorial de Ciudadanos, Juan Marín, ha defendido a lo largo del verano la prórroga de los presupuestos de 2021, una opción con la que ya está trabajando la Junta de Andalucía y con la que el propio presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, contaba ya inmediatamente después de cerrar los actuales presupuestos con su sostén parlamentario, Vox. La insistencia de la formación ultra en un adelanto electoral y la amenaza constante de no apoyar las cuentas para 2022, reforzaban esa opción como vía para no forzar un adelanto electoral. Este jueves, Marín ha ido un paso más allá y ha responsabilizado al Gobierno central de esa posibilidad. La incertidumbre sobre los ingresos que puedan venir por parte del Ejecutivo de Pedro Sánchez podría repercutir en una forzosa reducción del gasto en servicios públicos, sostiene Marín, y su partido no apoyaría esa posibilidad, ha advertido.

“Con esta incertidumbre no se pueden elaborar unas cuentas públicas que sean garantía de que se van a poder cubrir todos los servicios públicos esenciales y no esenciales de los andaluces. Esto puede marcar o no la tramitación de unos presupuestos para 2022. No vamos a apoyar unas cuentas públicas donde haya que recortar servicios públicos fundamentales”, ha dicho el dirigente de Ciudadanos, tras acusar a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, de “hacer trampas porque en 2022 solo hay elecciones en Andalucía”. Marín ha puesto como ejemplo de esa posibilidad de recortes en los servicios públicos el hecho de que el Ministerio de Educación no haya garantizado fondos extraordinarios a las comunidades autónomas para hacer frente al coste de las medidas anticovid. “Si las comunidades tenemos que aportar más dinero a la financiación de la educación o los hospitales, el Gobierno de España también debe hacerlo”, ha advertido.

La prórroga de los presupuestos es una opción en la que ya trabajan PP y Ciudadanos para sortear un adelanto electoral. Sin embargo, interlocutores del Grupo Parlamentario Popular recalcan a este diario que su partido preferiría cerrar un presupuesto para poder “adaptarlo al momento que nos va a tocar gestionar y poder incorporar los fondos europeos en unas nuevas cuentas”. “Eso dará mayor garantía que hacerlo en otras prorrogadas”, inciden. Pero, es precisamente, la llegada de todos los fondos europeos, más determinadas dudas sobre las entregas a cuenta del IVA —alega que Hacienda quiere incluir como entregas a cuenta 537 millones que son devoluciones de sentencias judiciales― y el objetivo del déficit —”nos lo reduce al 0,6% a las comunidades y Hacienda se queda con el 5,5″, ha afirmado el vicepresidente andaluz― lo que, para Marín, condicionaría la prórroga de los presupuestos.

La Junta ha optado por la confrontación con el Gobierno central a la hora de la recepción de las partidas para paliar los efectos de la pandemia. El Ejecutivo andaluz reclama 2.800 millones de euros correspondientes, a lo que, en su opinión, debería haber recibido Andalucía a cargo de los fondos covid. Este territorio, como la Región de Murcia o la Comunidad Valenciana, remitió al Ministerio de Hacienda una carta exigiendo una mayor participación para paliar el déficit de financiación histórico. El primer reparto de 16.000, en 2020, se hizo conforme a los criterios del impacto de la pandemia, y Andalucía, que no acusó los efectos de la primera ola, se vio perjudicada. En esta segunda tanda, donde se ha sustituido el Fondo Covid-19 por una transferencia extraordinaria de 13.486 millones, la distribución sí se ha hecho teniendo en cuenta la población y a la comunidad le han correspondido 2.357. Desde la Consejería de Hacienda se puntualiza que esta vez no se les perjudica, pero tampoco se les beneficia e insisten en reclamar los 2.800 millones para paliar la infrafinanciación.

Andalucía ha sido la comunidad más beneficiada en el reparto de los fondos React-EU, con 1.881 millones de euros, un 18,8% del total, pese a que por el criterio de la población, uno de los que siempre ha esgrimido la Junta andaluza a la hora del reparto de ayudas, le hubiera correspondido un punto menos.

El nuevo secretario general de los socialistas andaluces, Juan Espadas, ofreció a Moreno negociar las cuentas del próximo año para evitar que el Gobierno andaluz fuera rehén de la extrema derecha. Un ofrecimiento que volvió a reiterar esta semana, acompañado de una advertencia: “no vamos a apoyar unos presupuestos para evitar unas elecciones”. Marín y el PP han dudado de la mano tendida del nuevo PSOE y este jueves, el vicepresidente de la Junta ha elevado el pulso, responsabilizando al Gobierno de una prórroga de los presupuestos ante la coyuntura de tener que apoyar otros con una merma en el gasto público. “Eso lo podrá hacer el PSOE andaluz, Adelante Andalucía o Vox, pero Ciudadanos no va a dar su apoyo a unas cuentas donde haya recortes a los servicios públicos andaluces”, ha remarcado el vicepresidente andaluz.

El año pasado, en plena pandemia y con la incógnita aún del montante y el reparto de los fondos europeos —de hecho no se incluyó ni un euro procedente de las partidas de los Next Generation ni de los fondos de reactivación, como sí lo hicieron otras comunidades autónomas―, el Gobierno andaluz fue capaz de sacar las cuentas adelante, con el apoyo de Vox, con un incremento del 3,7% y un aumento del 6,6% y del 7% del gasto en Sanidad y Educación, respectivamente.

Ahora, con la llegada de los 9.000 millones de euros de la primera remesa de los fondos Next Generation y el adelanto de 7.200 millones a las comunidades de las ayudas europeas para la recuperación de la crisis del covid, el horizonte para cuadrar unos presupuestos igual de expansivos parecería despejado, pero Marín aventura unos presupuestos peores. “No basta con que nos digan que nos van a transferir los fondos y que nos lo trasladen como ingresos, vayamos a los gastos extraordinarios. Hay que reclamar al Gobierno de España que asuma su coste y de eso depende la elaboración de los presupuestos de 2022”, ha advertido.

Sobre la firma

Redactora jefa en Andalucía. Ha desarrollado su carrera profesional en el diario como responsable de la edición impresa y de contenidos y producción digital. Formó parte de la corresponsalía en Washington y ha estado en las secciones de España y Deportes. Licenciada en Derecho por Universidad Pontificia Comillas ICAI- ICADE y Máster de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción