Pablo Casado se reafirma sobre Afganistán: “Ningún mandatario se ha atrevido a celebrar el horror”

El líder del PP reivindica junto a Feijóo su “sentido de Estado” frente al Gobierno “más radical de la historia de España y de la UE”

Feijóo y Casado, durante el acto de apertura del curso político en Cerdedo-Cotobade (Pontevedra), este domingo. En vídeo, Casado critica la gestión del Gobierno de Sánchez en la crisis de Afganistán. Vídeo: FOTO: ÓSCAR CORRAL (EL PAÍS) / EFE

El presidente del PP, Pablo Casado, se ha reafirmado este domingo en Galicia en las críticas al operativo del Gobierno para sacar de Afganistán a españoles y afganos amenazados por el regreso de los talibanes al poder. “Ningún mandatario mundial se ha atrevido a celebrar el drama, el horror que estamos viendo en Afganistán”, ha llegado a afirmar Casado sobre el hecho de que Pedro Sánchez considerase “misión cumplida” el operativo. “No he visto a ningún mandatario presumir de esto porque no es ético. ¿Cómo celebramos lo que ha pasado en Afganistán? ¿Cómo celebramos que nuestras tropas hayan tenido que jugarse la vida para traer a gente que va a ser masacrada?”.

Casado ha acompañado a Alberto Núñez Feijóo en el acto de apertura del curso político en la carballeira de San Xusto de Cerdedo-Cotobade (Pontevedra), un baño de masas al que siempre acudía también su antecesor, Mariano Rajoy, y que este año se ha quedado en medio millar de fieles por las restricciones de la pandemia. El líder de los populares ha rechazado que se le reproche falta de “sentido de Estado” por sus duras críticas al operativo para traer a España a personas perseguidas por los talibanes. “¿Qué otra cosa ha tenido el PP desde su fundación?”, se ha preguntado. Casado asegura que en los tres años que lleva al frente del partido no ha hecho “más que tender la mano al Gobierno insistentemente”, pero lo que se ha encontrado es “un frontón” y un “cordón sanitario”.

Más información
Europa busca cómo hablar con los talibanes

Desde la tierra del barón popular al que le gusta recetar moderación a su partido, Casado ha exhortado a los suyos a ignorar las críticas a su tono de oposición y a seguir combatiendo al que ha calificado como “el Gobierno más radical de la historia de España y de la Unión Europea”: “Me daba igual cuando decían que demasiadas manos tendidas, que éramos blandos; o ahora que intentan decir que demasiado poca mano y que somos duros. Nosotros a los nuestro, a servir a los españoles”. El socialista Sánchez, sentencia, ha fiado su gestión al “marketing” y “no le dice la verdad ni al médico”. De su gabinete, exige el cese del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, por sus “tropelías”: “Ha acercado 150 etarras a cárceles vascas, 96 con delitos de sangre”.

Feijóo, por su parte, ha secundado al líder del partido en sus ataques al Gobierno del PSOE y Unidas Podemos. En España “la mayoría está sometida a la minoría”, ha afirmado el presidente de la Xunta, y el Gobierno reparte hasta los fondos europeos “para mantenerse en el poder”. Sánchez es para Feijóo un presidente que ha llegado al cargo “utilizando lo que desune a España” y “pactando con cualquiera”. En uno de los momentos álgidos de su discurso, el líder del PP gallego ha sufrido un resbalón con los nombres: “Tenemos la obligación de mandar a Pablo Sánchez [sic] a donde enviamos a Pablo Iglesias”.

El presidente de la Xunta ha insistido en que el Ejecutivo central “penaliza” a su comunidad en el reparto de vacunas y de los millonarios fondos que ha concedido Bruselas. Casado cree que el PSOE, que es tercera fuerza en el Parlamento gallego, “da por perdida” la posibilidad de gobernar Galicia y “quiere ahogar la inversión y la esperanza de futuro” de un territorio donde el PP encadena ya cuatro mayorías absolutas. En el estrado ubicado sobre un mapa de Galicia, el líder popular ha criticado el retraso de la llegada del AVE y la gestión gubernamental de la crisis industrial que azota la comunidad. Si en las primarias a la Presidencia del PP llegó a intentar conquistar el voto de la militancia gallega afirmando en un mitin “gustaríame falar galego, lo hago en la intimidad”, versionando la célebre frase de José María Aznar con el catalán, este domingo el líder popular no ha dudado en proclamar que Galicia “merece que se respete su identidad”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS