Atacada una responsable de la prisión de Alicante para que ocultase la paliza de tres funcionarios a un recluso

La subdirectora de seguridad de la prisión de Villena fue golpeada por un grupo de encapuchados el lunes en su domicilio

Un vigilante de seguridad privada junto a dos guardias civiles, en la zona de acceso a la cárcel de Villena (Alicante) el 2 de agosto. En vídeo, las imágenes de la agresión de tres funcionarios a un preso en la cárcel de Villena.Foto: FOTO: JESÚS CRUCES | CADENA SER

La subdirectora de Seguridad de la cárcel de Alicante II, en Villena, fue atacada el lunes por cinco o seis encapuchados que la amenazaron y golpearon en la puerta de su domicilio. La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias vincula la agresión con la investigación interna abierta en la prisión sobre la supuesta paliza que un interno con una enfermedad mental sufrió a manos de tres funcionarios. La subdirectora asaltada es la responsable de custodiar las imágenes de la supuesta agresión al interno y, según denunció, los atacantes pretendían que las borrara antes de su declaración. La víctima ha denunciado los hechos ante la Guardia Civil.

Instituciones Penitenciarias precisa que el ataque se produjo el lunes, cuando la subdirectora salía de su domicilio para dirigirse a su lugar de trabajo. En la puerta la esperaban “cinco o seis encapuchados” que “la rodearon y amedrentaron”. “Tres de ellos la sujetaron por detrás mientras otro le propinó dos fuertes golpes en la cara a la vez que le amenazaba con que tuviera la boca cerrada” en la declaración que realizó este martes, prosiguen las mismas fuentes. Tras el ataque, la víctima avisó de lo sucedido a su inmediato superior, el director de la prisión, Feliciano Crelgo, e interpuso una denuncia en la comandancia de la Guardia Civil.

Instituciones Penitenciarias vincula el ataque con la investigación interna abierta a tres funcionarios por una supuesta actuación irregular al reducir a un preso incluido en el Programa de Atención Integral al Enfermo Mental del centro penitenciario, tras un altercado el 16 de agosto. La asociación de funcionarios de prisiones Tu Abandono Me Puede Matar (Tampm) denunció que “un preso había sufrido una especie de brote psicótico y había atacado a tres empleados de la prisión, causándoles unos daños por los que habían tenido que ser hospitalizados”. De hecho, según confirman estas mismas fuentes, los tres funcionarios siguen de baja.

Una grabación

Sin embargo, los responsables del penal de Villena cotejaron las imágenes captadas por una cámara de seguridad del centro y pudieron comprobar “una distorsión de los hechos” respecto de la versión ofrecida por la asociación. Las fuentes consultadas señalan que en el vídeo se aprecia que “el interno sale de su celda lanzando una patada al aire” y después es reducido de manera “no adecuada por tres funcionarios pertrechados con escudo y gomas que le propinan una paliza brutal”.

Estas imágenes fueron entregadas al juzgado de guardia de Villena, para que las someta a consideración penal, y forman parte de la investigación interna emprendida por la dirección del centro penitenciario alicantino. En principio, nadie vincula directamente la agresión a miembros de Tampm.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Como subdirectora de Seguridad, la agredida, que es funcionaria de un Centro de Inserción Social de A Coruña y que se encuentra destinada en Villena por una comisión de servicios, es quien debe custodiar estas imágenes mientras se analiza lo ocurrido. Por este motivo, aseguran fuentes de Instituciones Penitenciarias, no tardó en recibir amenazas directamente a su teléfono mediante whatsapp, procedentes “de un número oculto”. Al parecer, se le pedía que borrara el vídeo, que se limitara a seguir instrucciones y que permaneciera callada durante la investigación. La funcionaria dio parte de estas amenazas a los inspectores penitenciarios “para que se añadieran al expediente abierto”, afirma Instituciones Penitenciarias.

Las fuentes próximas a la investigación subrayan que el móvil de la subdirectora agredida, en el que habría pruebas de las amenazas recibidas, “desapareció el pasado viernes en las instalaciones de la prisión”, hecho que relacionan con la agresión sufrida tres días después. La víctima del asalto de los encapuchados ha querido seguir adelante con su declaración, que ha tenido lugar este miércoles. Fuentes de la Guardia Civil confirman que hay abierta una investigación que trata de establecer “los delitos penales que se puedan derivar de la agresión sufrida” por parte de la subdirectora de la prisión de Villena. Igualmente, constatan que “no constan denuncias previas” relacionadas con este asunto.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS