El PP mantiene sus vetos a Podemos, Vox y determinados candidatos para el Poder Judicial

Los populares exigen que la reforma de la ley se emprenda antes que la renovación del Consejo y solo con el PSOE

La portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, y Guillermo Mariscal, a su llegada a la Junta de Portavoces del Congreso, este miércoles.
La portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, y Guillermo Mariscal, a su llegada a la Junta de Portavoces del Congreso, este miércoles.Javier Lizón (EFE)

El PP no solo mantiene una condición para renovar el Consejo General del Poder Judicial, que lleva casi tres años fuera de mandato, y como reiteró públicamente este martes el líder de esa formación, Pablo Casado, al señalar que solo requieren que los jueces elijan directamente a los jueces para retomar los contactos. La portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, reafirmó este miércoles que “en el espíritu” de esa propuesta de Casado se mantienen otras exigencias, que volvió a recordar y entre las que están que Unidas Podemos ni forme parte de la negociación ni esté representada en el nuevo Consejo, que no estén algunos de los candidatos próximos a esa formación que se plantearon en anteriores negociaciones (como los jueces José Ricardo de Prada o Victoria Rosell) y que las conversaciones para encarar el recambio de los 20 vocales del órgano de poder de los jueces se limiten entre el PP y el PSOE, “porque son los dos partidos que lideran el Gobierno y la oposición”.

El líder del PP, Pablo Casado, desarrolló el martes, en un desayuno informativo, una intervención de 10 minutos para justificar todas las posiciones que lleva defendiendo su partido en los distintos procesos negociadores que ha emprendido con el Gobierno del PSOE desde que en diciembre de 2018 se acabó el mandato oficial del actual Poder Judicial. Y resumió su planteamiento en que el embrollo podría resolverse finalmente en una tarde si el presidente Pedro Sánchez le recibe, como le quiere pedir por carta, y acepta la que él considera que es la única condición que podría desatascar este bloqueo: que se inicie una tramitación parlamentaria para modificar la ley orgánica del Poder Judicial para que los jueces elijan directamente a los vocales de ese órgano antes de acordar el nombre y apellidos con el sistema actual de los 20 aspirantes que formarían el Consejo para los próximos cinco años. Dijo e insistió en que esa era la única condición y luego relató su versión de todos los contactos, promesas y fracasos constatados en estos tres años entre los negociadores del PP y del PSOE.

Este miércoles, apenas 24 horas más tarde, la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, miembro de la dirección del partido, matizó mucho más esa versión de la propuesta de Casado. Primero ensalzó que esa alternativa de su presidente era “seria, sensata y responsable” para subrayar que el PP “no puede entender” cómo el PSOE de Pedro Sánchez no la acepta y así acusó al líder socialista de ser el responsable “de romper todos los puentes cada vez que Casado le tiende la mano”. Para finalizar su primera exposición, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Portavoces del Congreso, Gamarra apostilló: “Si cambian de posición ahí nos encontrarán para mejorar la separación de poderes. Ahí estamos y ahí seguimos”. Y descalificó al Gobierno actual “como el más radical de Europa”, aunque luego matizó, tras ser preguntada por Hungría o Polonia, que daba igual si solo era el segundo o tercero peor, porque seguía siendo “algo muy triste”.

Fue tras las preguntas de los periodistas cuando Gamarra rechazó como una solución que el presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, presente su dimisión junto con los demás vocales para forzar la renovación y volvió a rescatar las otras condiciones que el PP ha ido imponiendo durante estos años para no cambiar la composición actual del Consejo, que le favorece porque se pactó en 2013 cuando gobernaba con mayoría el popular Mariano Rajoy. Gamarra concedió que el PP sigue defendiendo que Unidas Podemos no tenga ningún papel en esta negociación, como tampoco Vox u otros partidos y que aspirantes sugeridos desde esa formación, como el magistrado José Ricardo de Prada o Victoria Rosell, no estén entre los candidatos a negociar. Casado no había comentado nada al respecto el martes en su exposición. Y la dirigente popular justificó esos nuevos vetos del PP en que permitir que sí pudieran contemplarse ahora en la hipotética futura negociación con el PSOE “iría contra el espíritu que se promueve con el cambio de la ley”.

Cuca Gamarra entiende, como el PP sostuvo en otros momentos de este largo e infructuoso proceso, que la negociación solo la tienen que emprender su partido y el PSOE. Y en ese ámbito no podrían entrar ni Unidas Podemos ni tampoco Vox u otras formaciones. En el Consejo actual, pactado cuando gobernaba el PP con el PSOE en la oposición, está representado un aspirante propuesto por el PNV y otro de Izquierda Unida. Y en el pasado hubo vocales del Consejo de partidos nacionalistas catalanes. Para Gamarra, esa posición, ahora, “iría contra el espíritu, los valores, los principios y la voluntad política de avanzar en la separación de poderes y la independencia judicial”. En el caso del veto a Podemos, Gamarra indicó que no es un partido que pueda llegar a gobernar, como PP y PSOE, y hasta teorizó que cuando el constituyente estableció la obligatoriedad de requerir tres quintos del Congreso para solventar la votación de los miembros del Consejo fue porque quiso fijar así una mayoría cualificada que en su visión representan ahora solo el PSOE como el partido que está en el Gobierno y el PP como líderes de la oposición: “Eso da garantías de independencia. Son dos partidos con una trayectoria y una historia”.

El portavoz parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique, siguió atentamente toda la intervención de Gamarra desde su despacho y no tardó en salir a replicarla con contundencia. Para Echenique ese reparto que pretendería el PP con sus condiciones, si se llegara a un acuerdo que desde el Gobierno y el PSOE rechazan, sería algo “muy anómalo y no democrático”. El dirigente de Podemos recordó los precedentes de vocales de diversos partidos en el Consejo, reseñó que ese órgano no es un tribunal de sentencias sino de dirección política de los jueces y lamentó “la nueva excusa” del PP para continuar con el bloqueo de un organismo constitucional que dura ya más de 1.000 días “por sus intereses y para tapar los casos de corrupción que les afectan”. Unidas Podemos insiste en demandar dos vías para forzar la renovación pendiente: reactivar la reforma legal para cambiar el sistema de elección de la mayoría cualificada a una simple tras acabarse el bipartidismo por el modelo político actual más multipartidista o que Lesmes y los demás vocales dimitan.

El portavoz adjunto del PSOE en la Cámara, Felipe Sicilia, compareció por su parte para exigir al PP que cumpla con la ley y la Constitución, que se deje de “excusas antidemocráticas” (recordó los vetos personales también a Pablo Iglesias y ahora al ministro de Presidencia, Félix Bolaños) y tildó esta nueva posición expresada por Gamarra como “un chantaje”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción