Casado acusa al Gobierno de “radical” ante líderes conservadores de la UE y denuncia que gasta mal los fondos europeos

“La pelota está sobre el tejado de Pedro Sánchez”, insiste respecto al bloqueo a la renovación del CGPJ

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, y la canciller alemana, Angela Merkel, durante el encuentro de líderes europeos del PPE en Berlín. En vídeo, Casado acusa a Sánchez de ser un "insumiso constitucional".

El líder del PP, Pablo Casado, viajó este jueves a Berlín para participar en el encuentro del Partido Popular Europeo, la gran familia política conservadora en el continente. Más allá de albergar discusiones sobre el futuro de la democracia cristiana y tratar cuestiones de actualidad, la cita funciona también, de manera oficiosa, como despedida de Angela Merkel y apoyo al candidato conservador a sucederla, Armin Laschet, hundido en las encuestas a poco más de dos semanas de las elecciones alemanas del 26 de septiembre. En ese escenario, frente a líderes conservadores de toda Europa, Casado aprovechó para acusar al Gobierno español de “radical” y de gastar mal los fondos europeos para la recuperación.

En su intervención, en castellano, Casado incluso mencionó las ayudas a la aerolínea Plus Ultra como ejemplo de un uso indebido de los fondos públicos y criticó la existencia de ayudas “millonarias” para “viajes de artistas” mientras España sufre un paro juvenil del 40% y un millón de familias tienen a todos sus integrantes en el paro. El líder del PP desplegó ante sus correligionarios un discurso muy duro contra el Ejecutivo de Pedro Sánchez, un día después de que este le acusara de “insumisión constitucional” por su negativa a desbloquear la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Casado comparó la situación de España con la de Polonia y Hungría, donde la agresión al Estado de Derecho está provocando la imposición de sanciones por parte de la Unión Europea. Polonia ha llevado a cabo reformas en su sistema judicial que Bruselas considera una amenaza para la independencia de los jueces. “Si a Polonia y a Hungría se le exige el cumplimiento del estado de derecho para la recepción de fondos europeos también tenemos que reivindicar ese estado de derecho en el resto de países, incluido en España”, aseguró Casado en la sala del hotel Intercontinental donde se celebró el encuentro. En un encuentro posterior con periodistas matizó la comparación: “En ese estado no está todavía el caso de España”.

Ante sus compañeros del Partido Popular europeo el líder de la oposición también acusó a Sánchez de interferir con el poder judicial: “Para los que no lo sabéis, el Gobierno de España, que es de un partido socialista con ministros comunistas apoyado por partidos independentistas y partidos que defienden la violencia política del terrorismo en el País Vasco durante 50 años que causó 800 víctimas mortales, está atacando continuamente las decisiones judiciales”.

Más información

En declaraciones posteriores a los periodistas, Casado acusó a Sánchez de ser él quien está bloqueando el nombramiento de los vocales del CGPJ. “La pelota está sobre su tejado”, aseguró. “Si el Gobierno cumple la única condición que le pedimos, reforzar la independencia judicial y dejar que los jueces elijan a los jueces, podremos renovar los órganos constitucionales de inmediato”, afirmó el líder del PP.

Casado no admite tener ninguna responsabilidad en el hecho de que el CGPJ lleve tres años en funciones. Es Pedro Sánchez, aseguró ante los periodistas, quien “quiere controlar la justicia”. “No lo entendemos, como tampoco entendemos por qué arremete contra las decisiones de los tribunales”, añadió. Sánchez es quien debe “mover ficha y desbloquear”, insistió: “Que no diga que el bloqueo viene del PP”.

A preguntas de los periodistas, Casado se refirió también al caso de la falsa denuncia homófoba de Malasaña: “Hay que erradicar cualquier tipo de violencia y también por supuesto la que surge de ese odio ya sea por homofobia o por odio ideológico contra personas de otro partido político o por supuesto la violencia de género”. El líder del PP acusó al Gobierno de usar este tipo de agresiones para “atacar a otros partidos”. “Es muy irresponsable”, señaló, y volvió a pedir la dimisión del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. “Llueve sobre mojado”, aseguró, y acusó al ministro de “purgar de forma partidista la cúpula policial que investigaba la negligencia en la pandemia del Gobierno”, del “acercamiento de 96 presos de ETA” y de “hacer un uso torticero de los convenios internacionales” para lidiar con la inmigración.

“Somos conscientes de que Marlaska está siendo usado por Sánchez como escudo humano”, abundó Casado. “Lo que hace Marlaska es lo que le dicta Sánchez, por tanto o Sánchez lo cesa o Marlaska lo mejor que podría hacer es irse porque son demasiados escándalos, demasiada incompetencia y demasiada radicalidad”. El líder del PP añadió, sin que mediara pregunta en ese sentido, que le gustaría escuchar al ministro del Interior “condenar las agresiones que sufren los jóvenes del Partido Popular en el País Vasco, porque también es un delito de odio”.

Casado aseguró que el Gobierno ocultó las amenazas de los CDR que “querían atentar contra el PP”: “Dicen que son exageraciones y sin embargo manipulan informaciones como la de esta semana sobre agresiones de delitos de odio que al final no son”.

El líder del PP contestó a las acusaciones de “insumisión constitucional” que le atribuyó Sánchez el miércoles. “El insumiso constitucional es él”, replicó, y enumero varios ejemplos de lo que, en su opinión, es insumisión por parte del presidente del Gobierno: “Ir contra las sentencias del Tribunal Supremo”, “atacar al Tribunal Constitucional”, “pactar con Bildu que quiere romper España”, “pactar con partidos que quieren la destrucción de España con la independencia de Cataluña”. No sé cómo no se le cae la cara de vergüenza teniendo lo que tiene en el Gobierno, que es un Gobierno absolutamente radical, el más radical de Europa, y encima nos intente culpar a nosotros del bloqueo”, dijo.

Sobre la firma

Elena G. Sevillano

Es corresponsal de EL PAÍS en Alemania. Antes se ocupó de la información judicial y económica y formó parte del equipo de Investigación. Como especialista en sanidad, siguió la crisis del coronavirus y coescribió el libro Estado de Alarma (Península, 2020). Es licenciada en Traducción y en Periodismo por la UPF y máster de Periodismo UAM/El País.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción