Un gran alijo de droga en el descanso de la autovía

La policía interviene 26 toneladas de hachís en un pueblo de Granada tras ser rodeados y perseguidos por los delincuentes

Parte de las 26 toneladas de hachís que la Policía Nacional ha intervenido en un polígono de Atarfe (Granada). En vídeo, imágenes de la mercancía.POLICÍA NACIONAL (POLICÍA NACIONAL)

Con un precio que puede superar los 40 millones de euros, 26 toneladas de hachís son una carga que hay que defender más allá de lo razonable. Sin miedo a la autoridad y embistiendo a la policía si hace falta. En Atarfe (Granada, 18.554 habitantes), una banda de delincuentes que custodiaba tal cantidad de droga durante una parada de descanso del camión que los transportaba se ha enfrentado a los agentes de la policía nacional que los venían siguiendo desde bastantes kilómetros atrás. Según la policía, los vehículos de los agentes fueron rodeados por los de los arrestados hasta el extremo de ser alcanzados y embestidos de forma violenta con la intención de sacarles de la carretera. Al final, los agentes consiguieron evitar el choque y se hicieron con la situación. El resultado es de cinco personas detenidas y 26 toneladas de hachís incautadas, con un precio por kilo en el mercado superior a los 1.600 euros.

La operación ha tenido lugar en estos primeros días de septiembre y ha estado dirigida por agentes de la policía nacional con sede en Madrid. Fue la policía francesa la que advirtió a la española de un importante envío de hachís desde Marruecos a Francia. El traslado se haría por carretera y el origen del viaje sería el puerto marroquí de Tánger-Med. Allí llegó el camión con la mercancía y desde allí embarcó hasta el puerto de Algeciras. Desde ese punto, ya en España, el camión estuvo en todo momento vigilado por los agentes de policía españoles, como durante su estancia en el puerto de Tánger lo había sido por la DGSM (Dirección General de la Seguridad Nacional) marroquí.

El viaje del tráiler de la droga tuvo su primera parada a poco más de diez kilómetros de la salida, en el municipio gaditano de Los Barrios. Este parón sirvió para que el grupo de delincuentes creciera. Al camión se subieron dos personas y se sumó un vehículo que, una vez retomado el viaje, se mantenía siempre delante para asegurarse de que no había presencia policial en la ruta. La comitiva quedó así ampliada a al menos tres vehículos: el vehículo de vigilancia de los delincuentes, el camión y el coche de los policías, en ese orden.

La siguiente parada fue 250 kilómetros después, en un polígono industrial de la localidad granadina de Atarfe. Según la oficina de comunicación de la Policía Nacional, “durante el trayecto hasta la provincia de Granada los investigados adoptaban en todo momento grandes medidas de seguridad”. En algún momento de esta estancia en Atarfe, los delincuentes descubrieron el dispositivo de seguimiento policial y los agentes se vieron de pronto rodeados por varios coches que trataron de cerrarles el paso. Comenzó entonces, según la policía, una carrera a la que se sumó otro vehículo policial que “fue embestido de forma violenta para tratar de sacarle de la carretera”, según indica la policía en un comunicado.

La operación, denominada Alatriste, finalmente acabó sin daños mayores. Los agentes han incautado la mercancía y han detenido al conductor, a los dos hombres que se subieron en el camión en Los Barrios y otras dos personas que se habían dado a la fuga en una furgoneta. A todos ellos se les acusa de un presunto delito de tráfico de drogas y atentado a agentes de la autoridad. Otras dos personas han sido detenidas en Francia por la policía gala. La operación sigue abierta y bajo secreto de sumario.

En 2019, último año del que se tienen datos globales del tráfico de drogas en España, se incautaron 349 toneladas de hachís.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS