Ciudadanos plantea las próximas elecciones andaluzas como su última oportunidad para subsistir

Arrimadas reclama a los suyos que no se desanimen por las encuestas y defiende la gestión de sus consejeros en la Junta

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas y el coordinador autonómico del partido en Andalucía y vicepresidente de la Junta, Juan Marín, durante el acto de inicio del curso político del la formación, en Sevilla. En vídeo, declaraciones de Arrimadas en dicho acto.EFE (PACO PUENTES / EL PAÍS)

Ciudadanos ha celebrado este domingo en Sevilla un acto de claro tinte electoral, pese a que las elecciones andaluzas no están previstas hasta finales de 2022 si el presidente autonómico, el popular Juan Manuel Moreno, decide agotar la legislatura. El panorama demoscópico no pinta bien para el partido que lidera Inés Arrimadas y la cita electoral puede suponer su práctica desaparición del Parlamento andaluz, lo que dejaría al proyecto nacional en los huesos.

Todos son muy conscientes de esa circunstancia tras los magros resultados obtenidos por Cs en las elecciones generales, catalanas y madrileñas. En tono épico, sus dirigentes han asegurado que la formación “se está jugando en Andalucía su ser”. La presidenta nacional, Inés Arrimadas, ha pedido a los suyos que no se desanimen por los sondeos. “Somos un proyecto necesario”, ha proclamado, que hay que defender “contra viento y marea”.

La cúpula de la dirección nacional ha acompañado a Arrimadas para lanzar un mensaje de apoyo a los militantes y cargos públicos de Ciudadanos Andalucía, a las puertas de un proceso electoral aún sin fecha, pero muy presente ya en las estrategias de todas las formaciones. El portavoz adjunto parlamentario en el Congreso, Edmundo Bal, y el líder de Cs en Cataluña, Carlos Carrizosa, han escoltado a la jerezana en un acto celebrado en Sevilla con alrededor de medio millar de asistentes, según la organización.

La sensación en Ciudadanos es que los comicios andaluces, previstos a finales de 2022, no serán unas elecciones más, sino que el resultado marcará el futuro nacional de la formación. “No estamos jugando el partido aquí”, ha dicho Javier Imbroda, consejero de Educación de la Junta y exseleccionador nacional de baloncesto. Esa es la opinión compartida por otros dirigentes como el secretario regional de Comunicación y diputado al Congreso por Málaga, Guillermo Díaz: “Andalucía va a ser la reválida de Ciudadanos y vamos a echar el resto”. El vicepresidente de la Junta y coordinador andaluz de Cs, Juan Marín, ha afirmado que las elecciones andaluzas pueden “reforzar el proyecto de centro liberal progresista”.

Los dirigentes de Cs intentan convencer a los suyos de que no caigan en el derrotismo por los pronósticos de las encuestas. La elaborada por el Centro de Estudios Andaluces, dependiente del Gobierno autónomo, le da entre siete y ocho escaños de los 109 del Parlamento regional, pero otros sondeos sitúan a Cs al borde de la desaparición. Esta circunstancia y la OPA que desde el PP nacional se ha lanzado contra Cs provoca mucho desánimo en los cargos institucionales, algunos más pendientes de posibles ofertas por parte del PP que de renovar mandato. El número de militantes en la formación naranja ha bajado. Llegó a tener 6.500 afiliados y ahora contabilizan 4.500 en Andalucía, según datos del partido.

Arrimadas ha destacado la gestión de los cinco consejeros de Cs en el Gobierno de coalición que, según ella, han protagonizado el “milagro” de sacar a Andalucía de la cola de los datos estadísticos. Ni una sola crítica ha salido de la boca de los dirigentes de Ciudadanos al PP andaluz y sí muchas a la gestión pasada de los socialistas andaluces en la Junta, una línea en la que abundarán en la próxima campaña. “El binomio Andalucía corrupción se ha roto”, ha dicho Arrimadas.

En el acto no ha habido alusiones al proceso de primarias para la elección del candidato a la Junta, un proceso que se celebrará “sí o sí”, según el vicesecretario general, Edmundo Bal. El único que por ahora ha dicho que se presentará es Juan Marín, aunque hay dirigentes como Imbroda que sostienen que este proceso es innecesario y aboga por un cierre de filas en torno al vicepresidente andaluz. A esta posición se niega la consejera de Igualdad, Rocío Ruiz, quien defiende la aplicación letra por letra de los Estatutos del partido a favor de la convocatoria de las primarias. Ruiz no se descarta como posible aspirante, pero no termina por dar el paso definitivo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción