El PP pide una comisión de investigación para averiguar “la X” del ‘caso Gali’

Los populares obvian que el líder del Frente Polisario tiene un DNI español en vigor desde 2006 y renovado en 2016

La portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, a su llegada al Congreso este jueves en Madrid.
La portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, a su llegada al Congreso este jueves en Madrid.Óscar Cañas (Europa Press)

El PP entiende que el Gobierno de Pedro Sánchez esta ocultando muchos aspectos del caso Gali, el de la entrada del líder del Frente Polisario, Brahim Gali, en España para tratarse de una grave afección de la covid-19 y que desencadenó una grave crisis diplomática con Marruecos. Los populares pretenden que se monte una comisión de investigación en el Congreso para indagar quién fue el alto cargo del Gobierno que autorizó esa decisión. La portavoz popular en el Congreso, Cuca Gamarra, apuntó indirectamente hacia el presidente Sánchez y le cuestionó por haber declarado que esa orden “se hizo y se decidió”, pero el PP quiere averiguar ahora “¿quién la decidió?” y, sobre todo, “¿quién es ‘la X’ de esta trama?”. La petición del PP se abordará en próximas mesas del Congreso de las siguientes semanas, pero no tiene posibilidades reales de prosperar. El PSOE ya avanzó su oposición. El PP adelantó esa actuación en el mismo momento que se reactivaba en el Congreso tras varios meses parada la comisión de investigación sobre Kitchen, que indaga en las actuaciones ilegales de responsables del Ministerio del Interior en los gobiernos de Mariano Rajoy.

Gamarra justificó la comisión, ahora, tras comprobar cómo el juez que ya investiga esa operación ha citado como investigada a la exministra de Exteriores, Arancha González Laya, tras haber tomado declaración también como investigado a su exjefe de gabinete, Camilo Vilariño. La dirigente del PP se mostró especialmente indignada con las declaraciones que sobre esa imputación y sobre el caso formuló este miércoles Pedro Sánchez en Nueva York, durante su asistencia a la asamblea anual de Naciones Unidas, y que Gamarra criticó como “una tomadura de pelo” porque entiende que el presidente habló en términos genéricos acerca de que la entrada “se decidió” por razones humanitarias, sin asumir personalmente ninguna responsabilidad. La portavoz popular relacionó esa actuación con el cese el pasado mes de julio por parte de Sánchez de la hasta entonces ministra de Exteriores. El PP defiende que ese caso acabará con responsabilidades penales pero también políticas. Y concluyó que con el mismo “la credibilidad del país está en juego”.

Los populares no han variado su posición tras conocer este jueves por una información de EL PAÍS que el líder del Frente Polisario en realidad dispone de la nacionalidad española, que tiene un DNI en vigor desde 2006 y renovado en 2016. La portavoz popular señaló ahí que la comisión también podría servir para “esclarecer” bien esos hechos.

Pocas posibilidades de éxito

El PP es consciente de que no existen en la práctica posibilidades reales de que esa comisión de investigación se apruebe. Gamarra aventuró que espera que algunos partidos, en referencia a Vox y Ciudadanos, la respalden y emplazó también al PSOE a que la permita “si no tiene nada que ocultar”. Pero eso no sucederá.

El portavoz del PSOE, Héctor Gómez, avanzó en la tarde de este jueves que su partido “evidentemente” no la va a apoyar y tildó la pretensión del PP de “oportunista políticamente”. El dirigente socialista vaticinó que esa petición no tendrá “mayor recorrido”, entre otras razones porque no pasará el primer filtro en la Mesa del Congreso, donde el PSOE y Unidas Podemos tienen la mayoría. Gómez añadió, además, que el Gobierno ya había mostrado su disposición a esclarecer el caso todo lo posible y atribuyó de nuevo la decisión a “causas humanitarias”.

El rechazó del PSOE no apaciguó ni al PP ni a Ciudadanos, que se sumó a la iniciativa, pero no tiene ningún representante en la Mesa del Congreso. Gamarra explicó que pedía esa comisión por “la extrema gravedad” del caso y para no convertir a su partido en “cómplices de la responsabilidad del Gobierno”, al que acusó, como ha hecho reiteradas veces en estas semanas, de esquivar el control parlamentario. El PP ha subrayado la ausencia en la última sesión de control de hasta 17 de los 23 ministros, además del presidente.

El portavoz socialista replicó este jueves a esos datos señalando que el presidente había tenido que viajar por razones de fuerza mayor a La Palma, por la erupción del volcán, y a Nueva York, para hacer un discurso ante la asamblea anual de Naciones Unidas, pero esgrimió que en lo que va de legislatura el jefe del Gobierno y sus ministros ya han comparecido 137 veces, cuando aún se está a mitad de mandato.

El único apoyo declarado a esa petición de investigación fue el del portavoz adjunto de Ciudadanos, Edmundo Bal, que consideró que ese asunto es “de interés público”. Bal admitió, en cualquier caso, que ese tipo de comisiones “sirven para poco”.

Citas en el juzgado

El titular del Juzgado de Instrucción Número 7 de Zaragoza, que investiga la entrada de Gali en España, ha imputado a la exministra de Asuntos Exteriores Arancha González Laya, aunque aún no hay fecha para su declaración. Quien sí tiene cita es el ex secretario general técnico de dicho departamento José María Muriel Palomino, responsable de autorizar el vuelo de Estado en el que llegó el líder del Polisario, y que declarará el 4 de octubre como testigo. El juez Rafael Lasala tiene pendiente la citación como testigos de la exvicepresidenta Carmen Calvo y de su exjefa de Gabinete y ha pedido que se le informe si alguno de los 26 países del tratado Schengen (el espacio europeo sin fronteras) había reclamado la detención o localización de Gali. Antes, sin embargo, deberá resolver la petición de la abogada del Estado para que archive el caso ante la inexistencia de indicios de los delitos que denuncian las acusaciones (prevaricación, encubrimiento y falsedad de documento).

Sobre la firma

Javier Casqueiro

Es corresponsal político de EL PAÍS, donde lleva más de 30 años especializado en este tipo de información con distintas responsabilidades. Fue corresponsal diplomático, vivió en Washington y Rabat, se encargó del área Nacional en Cuatro y CNN+. Y en la prehistoria trabajó seis años en La Voz de Galicia. Colabora en tertulias de radio y televisión.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS