Espadas brinda su apoyo a los Presupuestos del PP en Andalucía ante el distanciamiento de Vox

El líder del PSOE andaluz se reúne este viernes con el presidente autonómico, Juan Manuel Moreno

El líder socialista andaluz, Juan Espadas, en el Parlamento andaluz esta semana.
El líder socialista andaluz, Juan Espadas, en el Parlamento andaluz esta semana.Raul Caro (EFE)

Cada día que avanza el calendario, el relato de la ruptura de Vox y PP en Andalucía se va consolidando. Aún no está escrito del todo, pero la ultraderecha no para de enviar mensajes de que esta vez sí va en serio y no apoyará lo que se supone es la ley más importante del año, la de los Presupuestos de la Junta. En paralelo, el PSOE de Juan Espadas brinda su apoyo al presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, para aprobar unas cuentas que tanto PP como el PSOE consideran vitales para la recuperación económica.

Todo está en el aire y la excesiva escenificación política impide vislumbrar por ahora cuál será el final de unas negociaciones presupuestarias que comenzarán formalmente este viernes. Moreno ha convocado a los líderes y portavoces de los cinco partidos con representación parlamentaria para tantear un acuerdo.

La situación es muy diferente a la de hace un año: Vox, que apoyó los tres últimos Presupuestos, quiere elecciones autonómicas ya por lo que no parece lógico que apoye unas cuentas que darían estabilidad al Gobierno de PP y Ciudadanos, que mantiene que agotará la legislatura, hasta finales de 2022.

El portavoz de Vox, Manuel Gavira, ha dado este jueves un paso más en la estrategia de distanciamiento con el PP. “Todo sigue igual, se han convertido en meros gestores de la herencia socialista, han hecho suyo el tinglado socialista y han mantenido todas las políticas ideológicas de la izquierda”, le ha dicho a Moreno a modo de reproche durante la sesión de control en el Parlamento autonómico.

Vox tampoco comparte la agenda que está desplegando Moreno, quien en apenas una semana se ha reunido con la vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño; con el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig; y con el alcalde de Granada, Francisco Cuenca, todos del PSOE.

Al tiempo que el presidente andaluz ensancha el campo de diálogo, su partido lo achica en el Congreso de los Diputados, donde impide el desbloqueo de la renovación de los órganos institucionales. Moreno sabe que tiene las encuestas a favor: Ciudadanos se está diluyendo y sus votantes migran hacia el PP y los de Vox, según Moreno, también. El presidente dijo tener datos de que a los votantes de Vox les “gusta” la gestión del Gobierno andaluz, por lo que ha recomendado al portavoz de la ultraderecha a “no confundir lo que quieren los votantes con lo que quieren los afiliados del partido, porque le puede llevar a la frustración”.

Moreno y Espadas se reunirán mañana viernes en el palacio de San Telmo para ver si es posible un acuerdo sobre el Presupuesto andaluz. El presidente de la Junta no cierra ninguna posibilidad: ni con Vox, partido al que ve en clave electoral, ni con el PSOE. El secretario general de los socialistas andaluces dice que va a este encuentro con “voluntad de diálogo y negociación” y sin “líneas rojas”. Espadas lleva una batería de propuestas, pero sin cuantificación económica en un presupuesto que probablemente será expansivo porque incorporará los fondos europeos. “Estamos en un momento excepcional que requiere una decisión excepcional”, ha dicho Espadas, que comparte con el Gobierno andaluz el blindaje de la sanidad, la educación y los servicios sociales.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS