Feijóo culpa a Cataluña de la pugna autonómica por la financiación

El presidente gallego alerta de “gratificaciones” del Gobierno al independentismo mientras moviliza a las comunidades contrarias al modelo que defienden Andalucía y la Comunidad Valenciana

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, a su llegada al Debate sobre el Estado de la Autonomía, este miércoles.
El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, a su llegada al Debate sobre el Estado de la Autonomía, este miércoles.Álvaro Ballesteros (Europa Press)

La batalla por influir en el diseño de un nuevo modelo de reparto de los fondos del Estado entre autonomías empieza a tomar forma desde Galicia. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, reunirá el próximo 2 de noviembre en Santiago a ocho comunidades que defienden que el sistema debe compensar el mayor coste de los servicios públicos en los territorios más envejecidos y dispersos. Aragón y Extremadura, ambas gobernadas por el PSOE, se han unido a un foro al que ya habían confirmado su asistencia los presidentes de Asturias (PSOE), Castilla y León (PP), Castilla-La Mancha (PSOE), Cantabria (PRC) y La Rioja (PSOE). El objetivo del encuentro es consensuar una postura común en la pugna con las comunidades que como Andalucía y Comunidad Valenciana defienden que en la distribución del dinero debe pesar fundamentalmente la población.

Los dos bandos de la negociación que Mariano Rajoy no se atrevió a abordar en sus siete años de gobierno llevan años definidos, pero Feijóo ha puesto el foco del problema este miércoles en Cataluña. Según el presidente gallego, todas las comunidades salvo la catalana “se entienden” y están dispuestas “a debatir y llegar a un acuerdo”. “El enfrentamiento real y el problema verdadero que vamos a afrontar radica entre los que queremos un diálogo multilateral y los que quieren otro a su medida”, ha asegurado el dirigente popular en el debate del estado de la autonomía que se celebra en el Parlamento gallego.

Feijóo rechaza “el mal llamado diálogo con los independentistas” y opina que las “gratificaciones que pueda ofrecer el Gobierno no tienen ningún afán de reconstruir nada” porque el independentismo “a la hora de pedir contrapartidas es insaciable”. Para Feijóo, el único objetivo de la mesa de negociación entre el Gobierno de Pedro Sánchez y la Generalitat catalana es “el respaldo parlamentario a un Ejecutivo precario”, aunque al mismo tiempo ha reconocido que el diálogo bilateral con las comunidades es “imprescindible”. “Nuestro país no puede ser rehén de las debilidades parlamentarias de su presidente”, ha remachado. La próxima semana se reunirá con el presidente andaluz Juan Manuel Moreno, compañero de partido pero partidario de primar la población en el reparto de fondos estatales.

El debate anual sobre la situación política de Galicia ha arrancado este miércoles con un minuto de silencio por la repentina muerte en su despacho del consejero de Hacienda, Valeriano Martínez, uno de los más estrechos colaboradores de Feijóo. El presidente gallego ha anunciado con voz emocionada que el fallecimiento del consejero no retrasará la presentación de los Presupuestos autonómicos de 2022 que Martínez dejó prácticamente terminados. “Rigor, normalidad y estabilidad eran para él normas de conducta inapelables”, esgrimió.

El Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos ha estado muy presente en el discurso de Feijóo. El presidente gallego ha cargado contra la “arbitrariedad y desgobierno” en el reparto de los fondos europeos Next Generation “que perjudica los intereses gallegos” y ha vaticinado que “los anuncios de hoy” del Ejecutivo de Sánchez “serán la crisis de mañana” porque “el déficit público está en máximos históricos”. Además, ha lanzado como anuncio estrella que todas las escuelas infantiles, tanto públicas como privadas, serán “gratis” para todos los niños gallegos a partir del próximo curso. Lo que no ha aclarado es cómo financiará y organizará una medida única en España.

Feijóo, que desde que llegó a la Xunta ha encajado de PSOE y PP al menos cuatro plazos fallidos de llegada del AVE a Galicia, se ha quejado de que la infraestructura vaya a entrar en funcionamiento en diciembre con menos velocidad de la prevista debido a que no están listos todavía los trenes de ancho variable prometidos. Para finalizar su discurso ha desplegado una especie de manual del “político moderado”, alguien que según él “no precisa herir para explicar lo que defiende” ni exponer “verdades indiscutibles ni soluciones mágicas”: “El político moderado no inicia su jornada pensando lo que puede hacer para fragmentar a la sociedad”. El BNG le ha afeado a Feijóo que “piense en pequeño” sobre Galicia y presuma de “moderación” cuando es un “militante destacado” del “PP más ultra de la historia”. Para el PSdeG-PSOE, el presidente gallego es “un Casado bis buscando confrontar” con el Gobierno central.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS