Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Esto es lo que dicen las encuestas, más allá del CIS

La mayoría de estudios ven una situación diferente a la que estima el centro. El promedio de sondeos coloca a la derecha por delante, con el PP como primera fuerza (27%-28%), aunque con el PSOE muy cerca (26%)

Aunque el CIS mantiene al PSOE como primera fuerza en sus estimaciones, el promedio de todos los sondeos tiene delante al PP. Según las últimas encuestas, los populares rondarían el 27-28% de votos en unas elecciones que se celebrasen ahora. El PSOE ha recuperado algo de terreno tras el verano y aparece cerca, con un 26%, seguido de Vox (16%) y Unidas Podemos (11%). El resto de fuerzas están alejadas.

El salto adelante del PP se produjo a principios de este año, coincidiendo con las elecciones en Madrid y el desplome de Ciudadanos. Ahora las fuerzas parecen más estabilizadas. Desde antes del verano solo se observan tendencias lentas: (1) El PSOE le ha recuperado algo de terreno al PP; (2) Vox sube unas décimas; (3) Más País pierde el impulso que logró con la campaña madrileña; (4) Podemos sube; y (5) Ciudadanos se queda plano con poco más del 3% de los votos.

Este es el nuevo equilibrio, aunque las advertencias son obvias: no hay elecciones cerca, casi nadie está pensando en votar, y cualquier convocatoria —precipitada u ordinaria— provocaría cambios.

Pero las encuestas son siempre un termómetro, y en ese sentido, el dato más relevante es lo que muestra el siguiente gráfico, el equilibrio de fuerzas entre los dos grandes bloques ideológicos, los votos para la izquierda (PSOE, UP, MP) y derecha (PP, Vox, Cs). Esas sumas tienden a igualarse cuando se acercan las elecciones, pero son una señal de movilización muy útil: nos dicen qué bloque tiene a sus partidarios más decididos.

Desde las generales de 2019, los sondeos se han movido nítidamente a la derecha. La suma de izquierdas, que empezó 2020 un poco por delante, está ahora siete puntos detrás de la suma de PP, Vox y Ciudadanos. Esa brecha se abrió durante la pandemia, se ensanchó con las elecciones en Madrid y no ha vuelto a cerrarse, de momento.

Ese gráfico también refleja la soledad del CIS y sus números. Sus encuestas son prácticamente las únicas que tienen a la suma de izquierdas por delante de la suma de derechas. Es un sesgo sistemático desde la llegada de José Félix Tezanos al centro.

Las posibles mayorías

He hablado de votos, porque son mejores para ver tendencias, pero la pregunta fundamental son los escaños: ¿Qué partidos sumarán los 176 diputados que dan la mayoría? Si hubiese elecciones y las encuestas arrojasen unos pronósticos parecidos a los que arrojan ahora, sería tremendamente difícil predecir el próximo Gobierno. Estos votos se traducirían en un resultado muy ajustado en escaños: el PP rondaría los 121 asientos y Vox 52, lo que les dejaría cerca de los 176 necesarios para tener mayoría, pero por debajo. Su suma podría acabar por encima de 176 si su resultado es un poco mejor de lo que dicen los sondeos, quizás incorporando dos o tres escaños de Ciudadanos. Pero está en el aire.

Las alternativas serían también complicadas. El PSOE ronda los 104 escaños, que junto a los 26 de Unidas Podemos y los 5 de Más País, estarían alrededor de 135, muy lejos de la mayoría. El bloque de izquierdas volvería a necesitar el apoyo —explícito o tácito— de casi todas las demás fuerzas en el Parlamento, incluyendo independentistas.

Este reparto de escaños demuestra la importancia de reunir el voto. Ahora mismo, tanto Más País como Ciudadanos convierten mal sus votos en escaños, por efectos del sistema electoral: rondan el 3,5% en papeletas, pero solo conseguirían el 1,5% y el 0,5% de los asientos, respectivamente. No es extraño que se hable de “reunificar” el voto de la izquierda del PSOE. Y habrá tentaciones parecidas con Ciudadanos: si el 3% de votos que conserva la formación acabasen en el PP, los populares podrían irse por encima de 130 escaños y sumar con Vox.

La ventaja para el bloque de izquierdas es que no necesitan mejorar mucho para alejar esa suma. Si PSOE, Podemos y Más País recuperan un punto —para lograr un 41% y dejar a la derecha en el 46%—, la suma de PP, Vox y Cs se quedaría en 169 escaños, siete por debajo de la mayoría necesaria.

Metodología. He hecho el cálculo de escaños en tres pasos, como en otras ocasiones: (1) He tomado el promedio de sondeos, (2) he distribuido esos votos por provincias (usando el mapa de 2019); y (3) he calculado los escaños aplicando la regla d’Hondt.


Sobre la firma

Kiko Llaneras

Es periodista de datos en EL PAÍS y doctor en ingeniería industrial. Antes de llegar al periódico en 2016 era profesor en la Universitat de Girona y en la Universidad Politécnica de Valencia. Escribe una newsletter semanal, con explicaciones y gráficos del día a día.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS