El Gobierno rebaja el entusiasmo del PSOE con el gesto de Arnaldo Otegi: “Tiene que pedir perdón”

El PSOE y el PP escenifican su desacuerdo sobre una declaración institucional en el Senado por el décimo aniversario del fin de la violencia de ETA

La ministra de Justicia, Pilar Llop (izquierda) y la ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, este martes en una rueda de prensa en La Moncloa. E. PARRA(EUROPA PRESS) / VÍDEO: EFE

La portavoz del Gobierno y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, rebajó el martes el entusiasmo del PSOE, su partido, con la declaración sobre las víctimas de ETA que leyó el lunes el coordinador de EH-Bildu, Arnaldo Otegi. Si desde la sede del PSOE en la calle Ferraz, el exlehendakari Patxi López tomó en consideración “que Bildu reconozca el sufrimiento” de las víctimas y dijo que “cuando uno sabe lo que cuesta dar un paso en ese mundo, lo valora”, la portavoz del Ejecutivo fue más suave. Más cercana a la línea seguida por el lehendakari, Íñigo Urkullu, Rodríguez dijo que es un gesto “insuficiente” y que Otegi tiene que pedir perdón por el terrorismo de ETA: “Deberían pedir perdón, deberían condenar cuando se producen homenajes a etarras condenados al salir de las cárceles. El Gobierno está siempre con las víctimas”.

“Los gestos están bien, pero hay que ir mucho más allá, hay que pedir perdón por ese dolor y no participar en estas manifestaciones para no revictimizar”, insistió Rodríguez, poniendo así el foco en los llamados ongi etorri, las bienvenidas a los presos etarras cuando cumplen su condena y regresan a sus pueblos, cuando le preguntaron en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros por las palabras de Otegi, en las que lamentó el dolor de las víctimas y dijo que nunca debía haberse producido. Fuentes del Gobierno insisten en que esto no es ni mucho menos una desautorización de López o un cambio de posición, simplemente el Ejecutivo ha decido poner el acento en lo que queda por hacer.

Desde que Otegi hizo su declaración el lunes y López la valoró, casi inmediatamente varios colectivos de víctimas reclamaron gestos más rotundos, y el propio Otegi ha virado su posición. El coordinador de EH-Bildu también reclamó el martes que Felipe González asuma su responsabilidad en la creación de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL). “Qué importante sería, por ejemplo, que Felipe González dijera: ‘Yo organicé los GAL’. No como un reproche sino para que cada uno asuma lo que ha hecho”, ha señalado en una entrevista en Catalunya Radio. En el juicio de los GAL, el Tribunal Supremo condenó a 10 años de prisión por secuestro a José Barrionuevo, exministro del Interior, y Rafael Vera, ex secretario de Estado de Seguridad, pero González no fue imputado.

Por su parte, el PP acusó el martes al PSOE de “blanquear a Otegi” en el contexto de una negociación presupuestaria con Bildu. La portavoz del Gobierno quiso dejar clara la distancia del Ejecutivo con Otegi, a quien le reclama pasos más firmes. Rodríguez destacó que este miércoles se celebran 10 años en los que la democracia venció a ETA gracias a la unidad política y al trabajo de las fuerzas de seguridad, los jueces, los medios de comunicación y el conjunto de la sociedad. “Uno de los elementos que permitió derrotar a ETA fue la unidad de todos los demócratas. No hay que darle un espacio ni un titular sin la unión de los demócratas” ha dicho Rodríguez como respuesta al PP.

Sin embargo, 10 años después, esa unidad a la que se refería la portavoz socialista brilla por su ausencia. El PP y el PSOE no se ponen de acuerdo para consensuar una declaración institucional en el Senado con motivo del décimo aniversario del fin de la violencia. Fuentes del PP aseguran que no hay acuerdo porque el texto propuesto por los socialistas no incluye una referencia a que los presos de ETA “colaborarán con el esclarecimiento de los asesinatos impunes”. Los populares incluyeron este requisito después de pedir que la declaración reflejara una condena inequívoca a la violencia de ETA, algo que sí hace el texto redactado por los socialistas y enviado a los grupos. La propuesta del PSOE subraya “la condena al terrorismo de ETA que nunca debió haberse producido, reconocer el daño que causó, así como para volver a proclamar la superioridad del Estado de Derecho sobre la barbarie”.

El objetivo del PP es tratar de retratar a Bildu con esta declaración, para demostrar que las palabras de Otegi no son un ejercicio de autocrítica completo, y después utilizarlo para desgastar al PSOE. “El PP va a evitar la fiesta de la confusión a la que Otegui y Sánchez están jugando”, ha subrayado Javier Maroto, portavoz popular en el Senado. El partido abertzale no desvela todavía cuál será su posición sobre esta declaración, que requiere el consenso unánime de todos los grupos para salir adelante. A última hora de la tarde del martes, el PSOE decidió que renuncia a seguir negociando con los grupos la declaración institucional sobre el aniversario del fin de ETA tras el desacuerdo con el PP. “Viendo que un tema tan delicado se está usando para la confrontación política, el grupo socialista, de quien partía la iniciativa, renuncia a seguir negociando el texto”, informaron fuentes socialistas.

El PP cree que la relación con Bildu es uno de los temas que más erosiona al PSOE, y por eso va a tratar de poner en un brete además a los socialistas en el Congreso. Los populares han registrado una proposición no de ley en la que plantean “excluir de los pactos y acuerdos políticos promovidos desde el Gobierno a los partidos que no condenan explícitamente los crímenes de ETA e intentan legitimar su existencia”, en referencia a la coalición abertzale. El PP afirma que las declaraciones de Otegi “no cambian absolutamente nada” y están “basadas en la hipocresía”, ya que Bildu “no condena” a ETA, y acusa a los socialistas de buscar la “normalización” de los abertzales por interés partidista, para poder contar con sus cinco votos en el Parlamento. “La socialdemocracia es bailar con Bildu y normalizar a Otegi”, censuró la portavoz en el Congreso, Cuca Gamarra.

El lunes fue la primera vez que la izquierda abertzale se dirigió expresamente a las víctimas de ETA para reconocer su dolor y admitir que nunca debía haberse producido. Hasta ayer, siempre había usado la siguiente fórmula genérica para no hacer distinciones: “Todas las víctimas”, es decir, no hacía ninguna distinción entre las de la banda terrorista y las víctimas de lo que Bildu llama violencia del Estado.

Otegi reivindicó el lunes en el Palacio de Aiete de San Sebastián a “todas las víctimas”, pero hizo “una mención especial” a las “víctimas de la violencia de ETA”. “Queremos trasladarles que sentimos su dolor y afirmamos que nunca debería haberse producido. A nadie puede satisfacer que aquello sucediera. No se debería haber prolongado tanto en el tiempo. Deberíamos haber llegado antes a Aiete [en referencia al comunicado previo al anuncio del fin de ETA del 20 de octubre de 2011]. Desgraciadamente, el pasado no tiene remedio. Nada de lo que digamos puede deshacer el daño causado. Pero estamos convencidos de que es posible aliviarlo desde el respeto y la memoria. Sentimos enormemente su sufrimiento y nos comprometemos a mitigarlo”, dijo Otegi en castellano después de que el secretario general de Sortu, Arkaitz Rodríguez, expresara lo mismo en euskera.

El paso dado por el principal dirigente de la izquierda abertzale ha llegado cuando el País Vasco y el resto de España están celebrando estos días el décimo aniversario del final de ETA, la banda terrorista que perpetró 853 asesinatos en cinco décadas de atentados, secuestros, extorsión y sabotajes.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS