Los socialistas llaman a no caer en el desánimo para “reconquistar” Andalucía

CC OO se opone al pacto con el PP y pide al secetario general, Juan Espadas, que presente una enmienda a la totalidad a los presupuestos

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en su intervención en el 14º Congreso Regional del PSOE-A celebrado este sábado en Torremolinos (Málaga). En la pantalla, Juan Espadas, secretario general del PSOE-A.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en su intervención en el 14º Congreso Regional del PSOE-A celebrado este sábado en Torremolinos (Málaga). En la pantalla, Juan Espadas, secretario general del PSOE-A.Jorge Zapata (EFE)

El PSOE de Andalucía celebra su 14º Congreso Regional ocupando los duros bancos de la oposición. No luce su mejor estado de forma después de que hace tres años ganara las elecciones, pero perdiera la Junta de Andalucía tras casi 37 años continuados en el poder. Todos son conscientes de que para volver a competir en igualdad con el PP necesitan recomponer el partido, unir piezas rotas y, además, hacer creer a sus 46.000 militantes y a todos sus cargos públicos que la “reconquista” de Andalucía, como apeló este sábado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, es posible en las próximas elecciones andaluzas.

El objetivo de este 14º congreso, celebrado este fin de semana en Torremolinos (Málaga). que ratificará al nuevo equipo del secretario general, Juan Espadas, no es otro que el de elevar unas constates vitales que se encuentran bajo mínimos, según reconocen muchos dirigentes. De ello son conscientes desde que celebraron las primarias para elegir a su candidato a la Junta de Andalucía, que ganó a Espadas por el 55% de los votos a Susana Díaz. Ahí comprobaron, cuando recorrieron las 800 agrupaciones socialistas, que la capilaridad de antaño con la sociedad andaluza era otra cosa, casi un espejismo.

Montero conoce bien el PSOE andaluz y el efecto que tiene en esta organización ciclotímica el resultado de los sondeos. Todos los publicados en el último año y medio dan al PP vencedor y al PSOE, con unos resultados peores que los 33 escaños que sacaron el 2 de diciembre de 2018. La ministra de Hacienda recordó a los 520 delegados y 2.000 invitados que el PSOE “siempre ha tenido la fuerza del puerta a puerta” y de estar imbricado en todo el tejido asociativo andaluz. “Si estos creen que, a fuerza de encuesta, caeremos en el desánimo y nos van a desmovilizar se equivocan. Vamos a reconquistar la confianza de los ciudadanos. Aquí estamos preparados, que convoquen las elecciones cuando quieran”. Las mismas palabras dijo la vicesecretaria general, Adriana Lastra: “Que Moreno convoque cuando le dé la gana”.

Los que las precedieron en la palabra también apelaron a la necesidad de que el PSOE recupere su estado de ánimo, “resetee” el proyecto, dijo el presidente del Congreso y secretario general del PSOE de Málaga, José Luis Ruiz Espejo. “[Los andaluces] nos están esperando, vamos a su encuentro”, señaló. Y Juan Espadas, en una breve intervención, proclamó: “¡Volvemos! ¡A por ellos!”, tras reclamar a los suyos “unidad” para recuperar la confianza de los ciudadanos.

Torremolinos

Los socialistas andaluces han elegido Torremolinos (Málaga) para su congreso porque fue aquí donde se fundó la Federación Socialista Andaluza (FSA) con José Rodríguez de la Borbolla como primer secretario en 1977 y que dos años después pasó a denominarse Partido Socialista Obrero Español de Andalucía. Esta opción ganó entonces frente a los que defendieron eliminar la E de español y sustituirla por la A de Andalucía (PSOA).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Pero el homenaje a los fundadores ―Rafael Escuredo, De la Borbolla, Carlos Sanjuán, José Asenjo o Cándido Méndez― sepultó a los dirigentes que también construyeron este partido y que llevaron al PSOE andaluz a encadenar victoria tras victoria electoral. Ni en las fotografías que hay desplegadas en el palacio de Congresos de Torremolinos ni en el vídeo conmemorativo ni en los discursos se mencionó a Manuel Chaves (19 años como presidente), José Antonio Griñán (cuatro) y Susana Díaz (seis). Los dos primeros están condenados por el caso de los ERE y a la espera de que el Tribunal Supremo ratifique o no la sentencia de la Audiencia de Sevilla. Díaz es ahora senadora, tertuliana y dirigía el PSOE cuando perdió la Junta de Andalucía. Se espera que la expresidenta acuda hoy como invitada, pero los socialistas han pasado rápido la página de su mandato porque les urge “reconectar” rápido con los ciudadanos y para eso la unidad o la disciplina es el mejor medicamento.

La gestión del equipo de Díaz no se ha votado, porque no hay nadie que la pueda defender. La expresidenta dejó en julio de ser secretaria general y su número dos y secretario de Organización, Juan Cornejo, dimitió para evitar susceptibilidades con el equipo de Espadas. La portavoz parlamentaria y próxima vicesecretaria general, Ángeles Férriz, no ha hecho mención alguna a la pérdida de la Junta de Andalucía en una especie de informe político en el que ha hecho una tímida autocrítica: “Vamos a escuchar a aquellos que no supimos escuchar”. Tampoco Espadas apuesta por echar la mirada atrás como sí hizo en las primarias.

Los socialistas cuentan de partida para recuperar el tono muscular con los sindicatos mayoritarios de Andalucía. La secretaria general de Comisiones Obreras, Nuria López, puso en pie a los asistentes con su defensa del “esfuerzo brutal” del Gobierno central para proteger a los trabajadores durante la pandemia. También reclamó la derogación de la reforma laboral y dejó un recado a Espadas para que no pacte con el Gobierno de Moreno las cuentas autonómicas para el próximo año: “Al Presupuesto de 2022 no caben enmiendas parciales, sino una enmienda a la totalidad”, dijo. No se sumó a esta propuesta la secretaria general de UGT, Carmen Castilla, quien cargó contra el Gobierno andaluz por “privatizar los servicios públicos”.

Los socialistas están más próximos a no apoyar el presupuesto, según dicen porque no incorpora sus peticiones. Pero son muchas las dudas que hay en el PSOE acerca de esta operación, porque algunos creen que insuflará oxígeno a Moreno al que llevan reprochando durante casi tres años su pacto con la ultraderecha. Aunque el presidente andaluz afirma que la prórroga de las cuentas no condicionará su decisión de convocar elecciones anticipadas, el debate sobre el adelanto lleva instalado muchos meses en Andalucía y todos los partidos están en modo electoral.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS