Los independentistas piden que la ley de memoria retire el título al Rey

Todos los nacionalistas catalanes, EH Bildu y BNG se unen para intentar que el Gobierno endurezca el texto

El portavoz parlamentario de ERC, Gabriel Rufián, junto a la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, a su llegada a la sesión de control del Gobierno en el Congreso, el 10 de noviembre.
El portavoz parlamentario de ERC, Gabriel Rufián, junto a la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, a su llegada a la sesión de control del Gobierno en el Congreso, el 10 de noviembre.Emilio Naranjo (EFE)

Los cuatro grupos independentistas catalanes, EH Bildu y BNG han presentado enmiendas conjuntas al proyecto de ley de memoria democrática del Gobierno, entre ellas una que pretende retirar el título al Rey. ERC, Junts, PDeCAT y CUP, junto a las formaciones vasca y gallega, justifican su iniciativa con el argumento de que la actual Monarquía “tiene su origen en la dictadura franquista” y piden que Felipe VI, además de dejar de ostentar el título de Rey, pierda “todos los privilegios y prerrogativas personales y familiares que del mismo se derivan”.

La solicitud no tiene la menor posibilidad de prosperar y, aun si la tuviese, su eficacia legal sería más que dudosa. La propuesta de los grupos supondría incluir una disposición adicional relativa al título de Rey en la ley de memoria, pero eso en ningún caso podría afectar a la forma de Estado consagrada por la Constitución. El PSOE ha mostrado una férrea defensa del sistema monárquico y sus votos, junto a los de Ciudadanos y la derecha, bastan para derrotar la propuesta de forma aplastante. Unidas Podemos no se ha pronunciado todavía y el PNV se ha mantenido al margen de los demás grupos nacionalistas, así como Más País, otro de los aliados del Gobierno por la izquierda, que en otras ocasiones sí ha suscrito iniciativas conjuntas sobre la Monarquía.

La propuesta, en todo caso, es reveladora de las dificultades que afronta el Ejecutivo para sacar adelante una de sus grandes apuestas legislativas, la reforma de la primera ley de memoria histórica aprobada en la época de José Luis Rodríguez Zapatero. El texto ya pasó con dificultades, hace un mes, su primer examen, la admisión a trámite en el pleno de la Cámara. La derecha lo rechaza frontalmente por “revanchista” y aliados del Gobierno como ERC lo tildan de insuficiente. De hecho, Esquerra presentó un texto alternativo, derrotado en el pleno, pero al que se sumaron todos los grupos que ahora suscriben las enmiendas parciales, entre ellas la retirada del título a Felipe VI.

Otra de las enmiendas presentadas por los seis grupos nacionalistas también pide revisar la ley de amnistía de 1977 para que se puedan perseguir los crímenes cometidos durante la dictadura. Esta es una de las grandes reivindicaciones de Esquerra e incluso Unidas Podemos ha mostrado su disposición a estudiarla. La parte socialista del Gobierno, en cambio, cree que esa medida no tendría ninguna eficacia porque los delitos ya están prescritos y porque las leyes nunca pueden tener carácter retroactivo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Xosé Hermida

Es corresponsal parlamentario de EL PAÍS. Anteriormente ejerció como redactor jefe de España y delegado en Brasil y Galicia. Ha pasado también por las secciones de Deportes, Reportajes y El País Semanal. Sus primeros trabajos fueron en el diario El Correo Gallego y en la emisora Radio Galega.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS