El PNV se distancia de los otros aliados del Gobierno en los Presupuestos

Los nacionalistas vascos no cierran un acuerdo total sobre las cuentas públicas para 2022 por el atasco de la entrada del AVE en Bilbao y Vitoria

El portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban, este miércoles, en el Congreso de los Diputados.Foto: EDUARDO PARRA (EUROPA PRESS)

“Hasta el rabo todo es toro”. Lo dijo un par de veces en español y hasta lo tradujo libremente al vasco (”Buztaneraino dena da zezen”). El PNV ha querido comparecer este miércoles en el Congreso para subrayar que todavía no tiene “un acuerdo global totalmente cerrado con el Gobierno” para respaldar los Presupuestos del Estado para 2022. El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, sí quiso dejar claro que su formación no va a permitir ni por activa ni por pasiva que los Presupuestos no prosperen, pero pretende alargar algo más las negociaciones aún en marcha. De hecho, en mitad de la rueda de prensa en la que compareció, recibió una llamada del ministro de Presidencia, Félix Bolaños. Sobre “los celos” con Bildu sí precisó: “Sorprende por parte de la izquierda abertzale que después de estar diciendo durante décadas que nosotros éramos unos traidores y nos vendíamos por un plato de lentejas ahora concluyan que el PNV tenía razón sobre lo que había que hacer en el Parlamento, les ha costado décadas y mucho sufrimiento”.

Aitor Esteban no aclaró así, formal y oficialmente en el Congreso, si el PNV votará al final del proceso a favor de los Presupuestos para 2022. Aunque todo apunta a que lo hará y se sumará a la holgada mayoría parlamentaria que volverá a ratificar ese proyecto de cuentas públicas que ya dispone de 182 votos afirmativos confirmados, que serán muchos más que los negativos avanzados por PP, Vox y Ciudadanos. Los Presupuestos los refrendarán así los 120 escaños del PSOE, los 34 de Unidas Podemos (el escaño de Alberto Rodríguez todavía sigue sin ocupar), los 13 de ERC, los 5 de EH Bildu, cuatro del PDeCAT, dos de Más País y uno de Compromís, otro de Nueva Canarias, otro del Partido Regionalista de Cantabria y otro de Teruel Existe: 182 en total. El diputado del BNG ya adelantó este martes que no los apoyará y en la tarde de este miércoles se decantó Junts también por el no. El año pasado la votación fue bastante similar, pero con la adhesión del PNV, que aún no está.

En la comparecencia del portavoz del PNV en el Congreso dedicó más tiempo a subrayar los logros que su formación ya había conseguido en la negociación en marcha y la relevancia de contar con unos Presupuestos para 2022 y aprovechar los millonarios fondos europeos que a precisar las diferencias que aún les separan de los demás aliados del Ejecutivo. Aitor Esteban detalló ahí que su partido estaba especialmente satisfecho por haber logrado la extensión hasta los 23 años de la cobertura para los menores afectados por cáncer que hasta ahora estaba en los 18 años y también otras 44 enmiendas parciales, que se resumen fundamentalmente en más infraestructuras hidráulicas, más inversión en I+D+i o la transferencia de la gestión del Ingreso Mínimo Vital al gobierno autonómico vasco. Parecía en el guion habitual que Esteban tendría que haber anunciado a continuación su voto afirmativo a las cuentas del Estado como consecuencia de esas gestiones realizadas, pero no fue así.

El dirigente del PNV no especificó los puntos que le separan ahora del Gobierno para subirse a la mayoría que refrendará los Presupuestos para 2022 y solo anticipó que uno de los asuntos más relevantes que les distancian tiene que ver con la concreción de la inversión para la entrada del tren de alta velocidad en las capitales vascas, y en particular en Vitoria y Bilbao.

“El grupo vasco no da por finalizada la negociación y no, no tenemos un acuerdo global cerrado. Esto sigue abierto y seguimos hablando”, remarcó Esteban. Eran casi las 13.00 y el portavoz nacionalista comparecía en conferencia de prensa en la sala del Congreso. Y le sonó el móvil. En un ambiente relajado, una periodista le comentó a Esteban que a lo mejor el autor de esa llamada era el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, que es el interlocutor habitual en estos contactos con los socios, y Esteban con toda la naturalidad confirmó: “Pues sí”.

En el turno de las preguntas, Esteban no verificó muchos aspectos de por qué el PNV está aún tan remiso a anunciar su acuerdo presupuestario en esta ocasión. Sí comentó que en las negociaciones el Gobierno había optado en este curso por ir poco a poco, partida a partida, sección a sección, sin intentar un pacto total, y lo achacó a las prisas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Esteban no quiso reconocer abiertamente que el PNV esté “molesto” por las negociaciones del Gobierno con EH Bildu y hasta reafirmó varias veces que su partido nunca consentiría que los Presupuestos pudieran ser tumbados ni en el Congreso ni tras su paso por el Senado facilitando su apoyo a alguna enmienda de la oposición. Aseguró que eso no va a suceder. Pero sí aceptó que en este ejercicio su grupo quiere prolongar la negociación hasta el final y también dijo comprender que “el Gobierno debe buscar sus mayorías” y que “todos los grupos tienen legitimidad para jugar sus cartas”, en referencia a la izquierda abertzale. Una de las enmiendas pactadas por el Ejecutivo del PSOE y Unidas Podemos con EH Bildu consta de una serie de ayudas para las víctimas del amianto. Esteban se afanó por precisar este miércoles que esa iniciativa es parte de una propuesta de todo el Parlamento vasco y reconoció como “sorprendente” que esas formaciones no les avisaran también a ellos para que se sumaran a la misma: “No se nos ofreció. Seguramente alguien nos vetó, sería Bildu. ¿Nos hubiera gustado? Sí, pero nos alegramos de que salga”.

El portavoz nacionalista solo dejó entrever un cierto recelo por el hecho de que sus competidores electorales en el País Vasco se hayan convertido en un nuevo interlocutor del Ejecutivo. Los periodistas le interrogaron sobre si este amago de desmarque temporal del PNV sobre las cuentas tiene algo que ver con que ya no son “imprescindibles” o “socios preferentes” del Gobierno. Esteban contestó: “Para no ser necesarios, somos bastante buenos”. Y relató algunas de las mejoras o transacciones pactadas y avisó de que aún queda trámite por recorrer. También dejó dos frases en el aire para la interpretación: “La habilidad es libre” e “imprescindible no hay nadie”.

El proyecto de Presupuestos del Estado para 2022 se está votando por secciones, departamentos y Ministerios, desde el pasado martes en el Congreso hasta este jueves y en estos días los diversos grupos han ido avanzando públicamente su posición para corroborar que saldrán adelante sin problemas. Incluso sin el voto del PNV y sus seis escaños el Ejecutivo ha sumado ya hasta 182 apoyos y en esta ley solo precisa más síes que noes.

Una de las formaciones que ha esperado hasta el final para ratificar ese rechazo fue de nuevo JuntsxCAT. Su portavoz en la Cámara, Míriam Nogueras, resumió las razones de ese voto negativo con dos ejemplos que consideró ilustrativos. El primero fue el rechazo y comportamiento negativo del Gobierno tras constatar la semana pasada el triunfo de una enmienda parcial de Junts en comisión para nutrir con más de 9.000 millones para prolongar el fondo covid a las autonomías. Una enmienda que se coló frente a la oposición del PSOE y Unidas Podemos en el Gobierno por la coalición a favor inesperada de formaciones de izquierdas e independentistas con el PP y hasta Voz. Junts también fundamentó apartarse de los partidos que estarán con el Ejecutivo en ese proyecto de cuentas públicas en que el Gobierno no ha sido capaz de gestionar o “absorber” nada más que el 49% de los fondos europeos que España recibió entre 2014 y 2020 y por eso recelan de que ahora pueda distribuir y convertir en proyectos los 27.000 millones previstos de los Next Generation. Nogueras aprovechó su comparecencia de este miércoles para reprochar a ERC que encabeza ahora el Gobierno catalán del que son socios que sí apoye los presupuestos “a cambio de dos películas en catalán”. Una queja que hace referencia despectiva al pacto sobre la cuota fijada del 6% para producciones en los idiomas cooficiales en las plataformas audiovisuales.

Sobre la firma

Javier Casqueiro

Es corresponsal político de EL PAÍS, donde lleva más de 30 años especializado en este tipo de información con distintas responsabilidades. Fue corresponsal diplomático, vivió en Washington y Rabat, se encargó del área Nacional en Cuatro y CNN+. Y en la prehistoria trabajó seis años en La Voz de Galicia. Colabora en tertulias de radio y televisión.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS