Libertad para el detenido por la muerte de un vecino al que denunció por acoso sexual a su hija

El juzgado de Estepona espera el informe del forense para aclarar si el fallecimiento fue consecuencia de los golpes

Fachada del Juzgado número 2 de Estepona.
Fachada del Juzgado número 2 de Estepona.Google Maps

El juzgado de primera instancia e instrucción número 2 de Estepona (Málaga) ha acordado la puesta en libertad del hombre detenido el pasado fin de semana por un delito de homicidio imprudente relacionado con los golpes que propinó a un vecino al que había denunciado por acoso sexual a su hija hacía un tiempo y que falleció al día siguiente en el hospital. La jueza, en funciones de guardia, también ha acordado, a petición del fiscal, la retirada del pasaporte, la prohibición de abandonar el país y la obligación de comparecer los días 1 y 15 de cada mes ante el juzgado.

La jueza ha adoptado esta decisión mientras se realiza el informe forense, ya que aún no se ha podido precisar si el fallecimiento ocurrió como consecuencia de los golpes ―el arrestado propinó varias patadas con unas botas con punta de acero al fallecido― o si se debió a otras circunstancias. El arrestado admitió en su declaración que la paliza se debió al presunto acoso sexual al que la víctima sometía a su hija, menor de edad cuando lo denunció en el año 2017.

Los hechos ocurrieron el sábado 4 de diciembre. Sobre las 12.30, el agresor, de 49 años, se acercó hasta una cafetería de Estepona donde se encontraba su antiguo amigo y conocido, de 57 años. Según declaró ante la jueza de guardia, se dirigió allí después de acabar su jornada laboral con el objetivo de buscarlo. Una vez lo encontró, según fuentes policiales, se aproximó por la espalda, lo tiró al suelo y comenzó a darle varias patadas mientras llevaba puestas unas botas “reforzadas en la punta con un material de acero”. El detenido ha declarado que el calzado que llevaba forma parte de la vestimenta habitual de su empleo ―algo confirmado por la investigación policial― desde el que se desplazó directamente hasta el bar. Fuentes judiciales aseguran que durante su declaración “negó que se hubiera calzado las mencionadas botas con el fin de cometer la agresión”.

Los testigos, según la Policía Nacional, relataron que durante los golpes hizo alusión al presunto acoso sexual sobre su hija. Él mismo admitió posteriormente ante la jueza de guardia que fue el motivo principal de lo ocurrido. Los clientes de la cafetería consiguieron detener los golpes y después los dos abandonaron el establecimiento de forma separada. La víctima acudió directamente a un centro de salud donde le diagnosticaron contusiones. Sin embargo, al día siguiente comenzó a sentirse mal y su pareja llamó a una ambulancia. Mientras lo atendían, sufrió una parada cardiorrespiratoria e ingresó en la UCI. Poco después, cuando estaba siendo intervenido de urgencia en el bazo, falleció.

La investigación policial —dirigida por la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Comisaría de Estepona— apunta a que dicha muerte se debe a los golpes recibidos. Los agentes detuvieron al agresor como presunto autor de un delito de homicidio imprudente. Sin embargo, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), el juzgado instructor del caso no ha podido precisar aún la calificación de los hechos porque no sabe si el fallecimiento es consecuencia de los golpes recibidos o se debe a otras circunstancias.

A la espera del informe forense que permita aclararlo y debido a que ninguna de las partes solicitó el ingreso en prisión, el agresor ha quedado en libertad. El caso ha quedado en manos del juzgado número 1 de Estepona, que será el encargado de continuar la instrucción judicial.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS