Feijóo asegura que el PP sufrió una “hemorragia” de militantes durante la pelea entre Ayuso y Casado

El presidente de la Xunta califica de “insumisión” la protesta a favor de la presidenta de Madrid, pero dice que aceleró el final de la crisis

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, el pasado jueves en una conferencia de prensa.
El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, el pasado jueves en una conferencia de prensa.Rosa Veiga (Europa Press)

Alberto Núñez Feijóo se ha expresado en términos clínicos para explicar la crisis vital a la que se enfrentó el Partido Popular durante la pelea entre su todavía líder, Pablo Casado, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. El PP, ha explicado durante una entrevista en Espejo Público, de Antena 3, sufrió una “hemorragia” de renuncias de militantes en toda España de tal calibre que colocó al partido en “una situación crítica” para su propia subsistencia. Sin abandonar la metáfora, el dirigente gallego ha añadido: “Y cuando el paciente entra en situación crítica, o lo estabilizamos o lo perdemos, y por eso fuimos a estabilizarlo”. Por eso, ha afirmado que la terapia que han aplicado los barones del PP, con él a la cabeza, ha sido “un ejercicio de autoprotección” para evitar el desmoronamiento del partido.

Feijóo, en una de sus primeras entrevistas en televisión tras su anunciado salto a la política nacional, ha sintetizado la crisis del PP justo al final, en la última pregunta. A su juicio, hasta el día de la manifestación a favor de Ayuso ante la sede del PP en Madrid todo el partido estaba sufriendo “una enorme tensión” que desembocó en “una insumisión, entre comillas, de simpatizantes, votantes y cargos” frente a la casa madre de la formación.

Esto motivó que se pusiera en marcha en el seno del partido “un ejercicio de autoprotección” a fin de atajar una fuga masiva de militantes, simpatizantes y votantes que, ha dicho, se estaba produciendo en esos momentos. “Los mensajes, los WhatsApp a la sede y las renuncias a afiliaciones eran constantes y continuas, no solo en Madrid, sino también en muchas comunidades autónomas. Y ante esa hemorragia, cuando el paciente entra en situación crítica, o lo perdemos o lo estabilizamos, y lo que hemos hecho es estabilizar al PP”. El probable próximo presidente del PP está convencido de que sin esa reacción la reacción de las bases, que no de la cúpula, no hubiera alcanzado el fin de semana el grado de “virulencia y contundencia” a la que se llegó “la crisis hubiera durado más”.

Feijóo, en cualquier caso, no ha visto nada ilegal en la actuación de Ayuso y su Gobierno ni cree que la presidenta de la Comunidad de Madrid haya pedido al partido que le sirva las cabezas de Pablo Casado y Teodoro García Egea (ya exsecretario general del PP), los dos señalados por la generación, manejo y final de la crisis que ha conmocionado al partido de los conservadores españoles.

A su juicio, todo el asunto del contrato del hermano de Ayuso con el Gobierno de su hermana “se aclarará” porque “no hay nada ilegal (...) Un presidente autonómico ni firma contratos ni tiene decisión sobre los proveedores”. El presidente gallego cree que los casos del contrato, el del presunto espionaje interno y el de la lucha intestina ya han “cicatrizado”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El que será próximo líder del PP a partir del congreso de abril (“si todo sigue como parece”, le ha dicho a Susana Griso) no ha querido pronunciarse sobre los pactos con Vox ni sobre las negociaciones con esta formación ultra de Alfonso Fernando Fernández Mañueco para intentar formar gobierno en Castilla y León. Tampoco ha querido valorar las encuestas, como la de EL PAÍS de hoy, que confirma el avance sostenido de Vox, ya a punto de alcanzar al PP en intención de voto.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS