Los barones autonómicos se dan una tregua por Ucrania

La acogida a los refugiados y el alza de los precios, asuntos centrales de la conferencia de presidentes que se celebra este domingo en la isla de La Palma

El presidentes de Canarias, Ángel Víctor Torres, en el centro, junto a los ministros Félix Bolaños, Isabel Rodríguez y Fernando Grande-Marlaska, este sábado en Santa Cruz de La Palma.
El presidentes de Canarias, Ángel Víctor Torres, en el centro, junto a los ministros Félix Bolaños, Isabel Rodríguez y Fernando Grande-Marlaska, este sábado en Santa Cruz de La Palma.Elvira Urquijo A. (EFE)

La invasión de Ucrania ha provocado una tregua, aunque resulte muy frágil y momentánea, en la política española. La crisis de refugiados y el impacto severísimo que ya se aprecia en la economía española por el alza en los precios de la energía ha originado un cierre de filas institucional impensable hace tan solo dos semanas. La respuesta al impacto de la guerra ha relevado como asunto prioritario a la ejecución de los fondos europeos que llegó a enconar la relación entre el PSOE y el PP en los primeros compases del año.

La XXVI conferencia de presidentes autonómicos que se celebra en la isla de La Palma contará con la presencia de los responsables de todas las comunidades por primera vez en una década. La anterior cita en que hubo pleno de presidentes —sin ser telemática, como la mayoría de las desarrolladas durante la pandemia— fue en 2012.

El president catalán, Pere Aragonès, acudirá finalmente a la cumbre debido a la “excepcionalidad” de una guerra que obligará a todas las administraciones a ponerse de acuerdo en la gestión coordinada de la acogida de refugiados ucranios y a cooperar en los demás frentes que vayan surgiendo. El que más inquietaba a los presidentes regionales antes de la reunión, geopolítica aparte, era la marcha de la economía, con la inflación descabalgada al 7,6%. Unos máximos desconocidos desde 1986. La electricidad ha subido un 80,5% en un año, el diésel un 28,4% y la gasolina un 25,1%.

Aragonès iba a ser el único presidente autonómico ausente el pasado 25 de febrero, cuando se pretendía haber celebrado la conferencia. Pero eso fue antes de que Vladímir Putin iniciara el conflicto bélico más grave en el continente europeo desde la Segunda Guerra Mundial. El dirigente de ERC le ha trasladado a Pedro Sánchez que su participación en la reunión no se debe entender “como un paso en la normalización de las relaciones entre las instituciones del Estado y Cataluña”. Pero las preocupaciones del presidente del Gobierno y del grueso de presidentes autonómico van por otros derroteros.

Pedro Sánchez reclamará en la conferencia “corresponsabilidad” en la llegada de inmigrantes y que, por tanto, la reacción de los territorios no se limite a las personas que huyen de Ucrania. “Sea Andalucía, sea Canarias o Baleares, al fin y al cabo son las fronteras de toda España y todas las comunidades autónomas se tienen que sentir corresponsables en la atención, en la acogida y en la protección de una realidad compleja como es la inmigración, que necesita de la respuesta de todas las administraciones”, afirmó en la televisión canaria. Pese a esas pretensiones, la atención de la conferencia de presidentes se concentrará en el devenir de la contienda en Ucrania y sus secuelas en España.

La “unidad” con que La Moncloa espera mitigar el golpe de la “guerra de Putin” se debería cimentar este domingo con un acuerdo que permita reforzar la acogida de los refugiados ucranios junto a planes de contingencia económica. El objetivo es establecer las bases para una cooperación coordinada y fluida de las diferentes administraciones en el despliegue del sistema de acogida a quienes huyen del conflicto. Y tampoco faltarán las propuestas de diversas medidas socioeconómicas para paliar el incremento de los precios energéticos y otras consecuencias económicas sobre los colectivos más vulnerables.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El próximo líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, encabezará las peticiones de los barones de su partido. El presidente de Galicia le pedirá al Gobierno que realice una bajada de impuestos con carácter general de la electricidad, el gas y la gasolina hasta final de año con el objeto de reducir el impacto que la invasión de Ucrania está provocando en la economía de familias y empresas. Sánchez está dispuesto a fijar tarifas de la electricidad, muy influidas por el precio del gas, en el caso de que la UE finalmente no las acometa. Los barones del PSOE también pedirán una respuesta ágil al precio de la energía.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

José Marcos

Redactor de Nacional desde 2015, especializado en PSOE y Gobierno. Previamente informó del Gobierno regional y casos de corrupción en Madrid, tras ocho años en Deportes. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de Periodismo de EL PAÍS. Trabajó en Starmedia, Onda Imefe y el semanario La Clave.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS