El Frente Polisario advierte a España de que su giro sobre el Sáhara complica la resolución del conflicto

Podemos pide a Pedro Sánchez que defienda un referéndum para la antigua colonia española

El delegado del Sáhara para España, Abdulah Arabi, comparece en una rueda de prensa en la Delegación Saharaui para España, este lunes en Madrid.
El delegado del Sáhara para España, Abdulah Arabi, comparece en una rueda de prensa en la Delegación Saharaui para España, este lunes en Madrid.Alejandro Martínez Vélez (Europa Press)

El Frente Polisario ha considerado este lunes que “lejos de ayudar”, la nueva posición de España con respecto al Sáhara Occidental supone “cuatro pasos atrás” que complica seriamente la labor del enviado especial de la ONU, Staffan de Mistura. Así lo ha planteado en rueda de prensa el representante del Frente Polisario para España, Abdulah Arabi, quien ha lamentado la decisión de España de “ponerse del lado de Marruecos” en contra de los intereses saharauis. El socio del PSOE en el Gobierno, Podemos, ha pedido a Pedro Sánchez que reconsidere el giro en política internacional y regrese así al consenso anterior, la convocatoria de un referéndum en la antigua colonia española.

Para Arabi, España se ha equivocado al ponerse del lado de Marruecos, romper un consenso que duraba ya 46 años, situarse fuera de la legalidad internacional y autoexcluirse del papel mediador en el conflicto. Por eso, el Frente Polisario ha decidido suspender sus relaciones políticas con España, tal y como anunciaron este domingo, aunque no las humanitarias y de solidaridad.

Así, Arabi ha agradecido a los españoles su gran solidaridad con los saharauis y su actitud a todos los partidos políticos (salvo el PSOE) que se han mostrado contrarios en el Congreso a la nueva postura del Gobierno en favor del proceso de autonomía para el Sáhara.

Según el Frente Polisario, la única solución para el conflicto con Marruecos es que el pueblo saharaui decida en un referéndum ya que, entiende la organización, “ningún país, por grande que sea, puede cambiar la situación jurídica de otro”. “El Sáhara y sus riquezas naturales no pueden ser objeto de ningún acuerdo entre dos países, ha subrayado tras recordar que España sigue siendo potencia responsable de unos territorios aún en proceso de descolonización.

Arabi ha apuntado que tanto el Tribunal Superior de Justicia de la UE como la Unión Africana reconocen al Sáhara como un estado independiente que debe decidir su propio futuro, por lo que, “si los pescadores españoles quieren seguir pescando en aguas del Sáhara deberán negociar con el Sáhara”. Así, el representante polisario ha agradecido a los españoles su solidaridad con los saharauis y su actitud a todo los partidos políticos (salvo el PSOE) que se han mostrado contrarios a la nueva postura del Gobierno en favor del proceso de autonomía para el Sáhara.

Podemos ha demandado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que reflexione y regrese al consenso tradicional de defensa del referéndum para el Sáhara Occidental, tras el pronunciamiento del Congreso a esa vía y la suspensión de relaciones con el Ejecutivo. La secretaria de Acción Institucional de la formación, María Teresa Pérez, ha señalado que le preocupa la posición del presidente sobre esta materia internacional, con un cambio de postura que tampoco comparte Argelia. Pérez ha comentado que aunque el PSOE alega que no ha acometido un giro de posición, los socialistas votaron en contra la semana pasada de la proposición no de ley que insta a seguir en la línea de las resoluciones de Naciones Unidas, del derecho internacional y la defensa de la autodeterminación del pueblo saharaui. Podemos ha subrayado que no comparten el plan de autonomía de Marruecos, que avaló Sánchez, pues entienden que implica abandonar la posición tradicional de España y “validar la ocupación ilegal”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete


Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS