Feijóo defiende que gobierne el partido más votado y el PP andaluz calla

El PSOE recuerda que los populares nunca han seguido esa vía

Alberto Núñez Feijóo, en una comparecencia tras la reunión del Consejo de Gobierno de Galicia el pasado 8 de abril en Santiago.
Alberto Núñez Feijóo, en una comparecencia tras la reunión del Consejo de Gobierno de Galicia el pasado 8 de abril en Santiago.DAVID CABEZÓN @ XUNTA DE GALICIA (Europa Press)

Alberto Núñez Feijóo se resiste a aplicar un cordón sanitario a la extrema derecha española, con la que el Partido Popular acaba de cerrar su primer Gobierno de coalición en Castilla y León. Pero el nuevo líder del PP propone a los socialistas la alternativa de pactar que se permita gobernar al partido que obtenga más apoyos en las urnas, sin necesidad de garantizarse el respaldo de otras fuerzas. “Si al PSOE le preocupa Vox, sigue vigente mi oferta para que gobierne la lista más votada”, aseguró Feijóo en una entrevista en El Confidencial.

Ferraz no contempla semejante opción ante el próximo ciclo electoral en el que sucederán las andaluzas —aún sin fecha, pero es probable que sean en junio—, las municipales y autonómicas de mayo de 2023 y las generales a finales de ese año o principios de 2024. El PP andaluz prefirió este miércoles no pronunciarse sobre la propuesta de Feijóo, informa Eva Saiz. Fuentes cercanas al presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, sostienen que es un debate que solo interesa agitar al PSOE, aunque fue el presidente del PP quien ya lo planteó en la gira que realizó por toda España antes de su elección a principios de abril en el congreso extraordinario de Sevilla. Las encuestas pronostican la victoria de Moreno, que en 2018 fue solo el segundo más votado pero puso fin a 36 años del PSOE en la Junta mediante un Ejecutivo de coalición con Ciudadanos y el apoyo externo de Vox.

“La esencia en la democracia es que los ciudadanos votan y eligen a sus representantes y sus representantes eligen a los gobiernos. La democracia se construye también sobre el respeto de las minorías, cuidado con pensar que los partidos minoritarios no pintan nada”, se desmarcó Guillermo Fernández Vara de la iniciativa de Feijóo. El presidente de Extremadura ironizó con que le “vendría muy bien” el modelo de la lista más votada porque garantizaría a los socialistas “poder gobernar durante mucho tiempo sin necesidad de sacar mayoría absoluta”. En la misma línea se pronunciaron en Castilla-La Mancha, donde Emiliano García-Page también logró más de la mitad de escaños. La portavoz de la Junta, Blanca Fernández, le pidió al responsable regional del PP, Paco Núñez, que “se retrate”. Este se escudó en que García-Page, presidente desde 2015, “abrió la puerta al radicalismo de Podemos”, que se estrenó en la región debutando en su primer gobierno.

El PSOE recuerda que Galicia sería ahora mismo la única comunidad gobernada por el PP si en 2019 hubiera regido el principio de la lista más votada. Los socialistas se impusieron en Madrid, Murcia y Castilla y León, pero el PP retuvo las tres autonomías gracias a la alianza con el Cs de Albert Rivera. Como en Andalucía, Vox fue clave para la estabilidad de los gobiernos de Isabel Díaz Ayuso y Fernando López Miras. La presidenta madrileña sí se impuso en el adelanto electoral de mayo de 2021. Mañueco también ganó las elecciones del pasado febrero, aunque se quedó muy lejos de poder gobernar en solitario y ha integrado a Vox en su Ejecutivo, el primero autonómico con presencia de la extrema derecha.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

José Marcos

Redactor de Nacional desde 2015, especializado en PSOE y Gobierno. Previamente informó del Gobierno regional y casos de corrupción en Madrid, tras ocho años en Deportes. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de Periodismo de EL PAÍS. Trabajó en Starmedia, Onda Imefe y el semanario La Clave.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS