La Cámara de Comercio Internacional denuncia que Luceño y Medina usaron un modelo de contrato “falso”

El organismo denuncia también la inclusión “no autorizada” en los documentos de los comisionistas de viejos logotipos de la institución

Luis Medina a su llegada al Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid, el lunes pasado.Foto: VÍCTOR SAINZ | Vídeo: EPV

La Cámara de Comercio Internacional (ICC) ha confirmado este miércoles una de las grandes tesis de la Fiscalía Anticorrupción en la investigación judicial que cerca a Luis Medina y Alberto Luceño, imputados por cobrar comisiones millonarias con la venta de material sanitario defectuoso al Ayuntamiento de Madrid durante la peor fase de la pandemia. Según ha informado la institución a través de un comunicado, los documentos que utilizaron para presentarse como “agentes exclusivos” de Leno, la empresa de Malasia que suministraba el producto, se basan en “un modelo falso” donde se usa uno de sus “antiguos logotipos”.

Esta nota de prensa, que firma Jordi Sellarés, secretario general del Comité Español de la CCI, inflige un duro golpe a los dos empresarios, imputados por estafa, blanqueo de capitales y falsedad documental —a Medina también se le atribuye el delito de alzamiento de bienes—. “Ese falso modelo, con inclusión no autorizada del antiguo logotipo de la ICC, es un texto que no se corresponde con ningún modelo de documento avalado por la Cámara de Comercio Internacional”, apostilla la institución.

El comunicado expresa la sorpresa de la ICC al comprobar que los investigados justificaron sus millonarias comisiones con “un supuesto contrato con un tal San Chin Choon”, “basado en un falso modelo”. Según el sumario, este ciudadano malasio es el presunto representante de Leno con el que, según aseguró Luceño, mantenía contacto para obtener el material sanitario.

La Cámara detalla que, “hace ya 15 años”, detectaron que se estaba usando este modelo “ficticio”, que pretende “evitar el contacto directo de proveedor y comprador”. Fue una auténtica “ola”, en palabras de la ICC, que envió una alerta para advertir del uso fraudulento que se hacía de este tipo de documento.

La Fiscalía mantiene que Medina y Luceño, cuando acudieron a sus bancos para justificar los casi seis millones de euros que habían recibido en forma de comisión, presentaron una serie de documentos falsificados. Entre otros papeles, entregaron unos escritos que los acreditaban supuestamente como “agentes excluvisos” de Leno. Estos contienen numerosas inconsistencias. Se encuentran fechados el “jueves, 12 de septiembre de 2018″, cuando ese día era miércoles. Se rubricaron aparentemente casi dos años antes de la operación bajo sospecha, pese a que Medina aseguró que nunca había tenido relación con esa empresa antes de intermediar en la venta para el Ayuntamiento. En la cabecera, además de los datos de la Cámara de Comercio Internacional, Luceño incorporó también las señas del FBI y la Interpol. Y el que envió Medina a su banco y el que remitió Luceño al suyo son exactamente iguales, excepto por un detalle: el del hermano del duque de Feria incluye a los dos como agentes, mientras que el de Luceño lo presentaba a él y a un tal Chan Beng Kay.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

J. J. Gálvez

Redactor de Tribunales de la sección de Nacional de EL PAÍS, donde trabaja desde 2014 y donde también ha cubierto información sobre Inmigración y Política. Antes ha escrito en medios como Diario de Sevilla, Europa Sur, Diario de Cádiz o ADN.es.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS