La Ertzaintza investiga un nuevo intento de asesinato en Bilbao por el criminal en serie

Las pesquisas atribuyen a Nelson David M. B., de 25 años cuatro muertes y otras dos en grado de tentativa. La policía vasca no lanzó un aviso para prevenir al colectivo gay para no “generar alarma”

Agentes de la Ertzaintza trasladan al detenido por su presunta vinculación con los asesinatos de hombres en Bilbao tras registrar un piso en la localidad guipuzcoana de Irun (Gipuzkoa), este viernes.Foto: Juan Herrero (EFE) | Vídeo: EFE

El vicelehendakari primero y consejero de Seguridad, Josu Erkoreka, reveló este viernes un dato nuevo en la investigación que se lleva a cabo sobre el presunto asesino en serie que ha actuado en Bilbao. Hasta ahora se sabía que el criminal había tratado de agredir a una persona que logró zafarse. Erkoreka aseguró a primera hora de la tarde que en realidad han sido dos casos en los que el criminal falló. Con todo, el vicelehendakari se mostró muy cauto a la hora de informar, debido a que, a su juicio, “hay que preservar la presunción de inocencia” y a que “hay que garantizar el éxito de la investigación”. Añadió que la Ertzaintza posee un alto grado de resolución de asesinatos. “Estamos en buenas manos”, resumió. La policía vasca pues, según informó Erkoreka, investiga hoy por hoy cuatro asesinatos y dos intentos de asesinatos, todos llevados a cabo en Bilbao, aunque el consejero vasco de Seguridad aseguró que no descarta que salten nuevos casos fuera de España.

Hay una persona detenida: Nelson David M. B., de 25 años, que el jueves se presentó voluntariamente a una comisaría de Irun (Gipuzkoa) debido a que, relacionado con el caso, su nombre y su fotografía se hizo pública en varios medios de comunicación y saltó a las redes sociales. El hombre, buscado efectivamente por la policía por el asunto, ha sido detenido y se encuentra aún prestando declaración. El detenido, nacido en Colombia, llegó a España hace más de tres años, y ha negado por su parte su implicación en los supuestos asesinatos múltiples y ha mostrado su disposición a colaborar en la investigación. Una denuncia por parte de una víctima que escapó del presunto asesino puso a la policía sobre la pista de David M. B. Ahora, una segunda intentona puede aclarar muchas cosas.

También este viernes, la Ertzaintza ha registrado una vivienda situada en el número 6 de la calle Pinar de Irun en presencia del joven detenido. Pasadas las 16.05 de la tarde, el arrestado, custodiado por agentes de la policía autonómica, ha abandonado el lugar, cubierto con una capucha negra y portando mascarilla, informa Efe.

El caso ha sacudido a la sociedad vasca y en concreto, a la comunidad LGTBI, dado que las víctimas contactaron con el asesino con aplicaciones de contactos de personas gais. A este respecto, el consejero quiso dejar claro que, a pesar de que la investigación lleva meses desarrollándose, no se dio un aviso “para no generar alarma” debido a la falta de conclusiones. En las redes sociales abundan las acusaciones de miembros de colectivos LGTBI que acusan a la Ertzaintza de no haber informado antes. Pero no todo el mundo LGTBI piensa así: varios portavoces de observatorios y colectivos gais del País Vasco, contactados con este periódico, aseguran que es mejor guardar la calma y no pronunciarse hasta que la información acabe.

Óscar Arroyuelo, secretario de Observatorio Vasco LGTBI, cuenta que él ha hablado con miembros del colectivo que se muestran enfadados con la policía y que la acusan de haber actuado lenta y negligentemente. Pero él, personalmente, no está de acuerdo. O por lo menos aún no. “Es verdad que mucha gente con la que he hablado está que trina, pero antes de pronunciarse, hay que actuar con mucha prudencia. No sabemos aún, en realidad, cómo se han desarrollado los hechos y tampoco las investigaciones. Ya habrá tiempo de dar una opinión justificada. Ahora, tenemos que dejar actuar a la policía”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

De la misma opinión es Amets Martínez de Heredia, coordinador de Ikusgune, Observatorio contra la LGTBfobia de Vitoria. Eso sí, explica que la página web de su organización en la que se dan consejos a los usuarios de estas aplicaciones de ligue ha sufrido una avalancha de descargas en los últimos días. “Esto te indica hasta qué punto la comunidad gay se encuentra concernida por este incidente”. Ni Arroyuelo ni Martínez de Heredia tienen claro si este tipo de asesinatos son constitutivos de lo que se denomina delito de odio. Para eso, es necesario que el agresor se sienta motivado expresamente a agredir a homosexuales por el simple hecho de serlo. “Y aquí, no sabemos si nos encontramos con un delincuente, que lo que pasa es que encuentra facilidades para robar usando ciertas aplicaciones”, explica Arroyuelo. Martínez coincide con esto, aunque matiza que hay que recordar que el colectivo golpeado es el homosexual. “Por eso es necesario actuar con cierta empatía “, añade.

Íñigo Lamarka, actual letrado de las Juntas Generales de Gipuzkoa, antiguo Defensor del Pueblo Vasco y veterano activista del movimiento gay, considera también “que hay que ser rigurosos y conocer los hechos”. Y añade: “Aún no sabemos si la policía ha actuado bien o no. Pero lo que ha pasado es que el sospechoso está detenido. Las redes sociales ya sabemos cómo funcionan, con ese efecto bola de nieve”. Con respecto al delito de odio, Lamarka considera: “Es cierto que el móvil puede ser el robo. Pero para robar no hace falta matar. Así que yo sí que creo que existe un agravante al asesinato, un agravante que se aplica a personas que agreden a ciertos colectivos vulnerables”.

El detenido niega ser el autor

Los investigadores de la policía vasca están convencidos de que el detenido es el autor de los hechos. Los agentes necesitan reforzar la carga probatoria en una de las investigaciones más peliagudas de la historia de la Ertzaintza. Sin embargo, el arrestado, nacido en Colombia y que llegó hace más de tres años a España, ha negado su implicación en los supuestos asesinatos múltiples y ha mostrado su disposición a colaborar en la investigación. La policía autonómica mantiene al arrestado en la comisaría de Irun, dado que puede permanecer bajo custodia policial durante 72 horas antes de pasar a disposición del juez, que debe determinar qué tipo de delitos le imputa. Antes del arresto, estuvo en busca y captura por un supuesto delito de lesiones.

El detenido podría ser acusado de homicidio, ya que la policía sospecha que quedaba con sus víctimas a través de una red social de contactos y que posteriormente las drogaba con éxtasis líquido y las desvalijaba. Otro de los aspectos que deberá aclarar la investigación es si la motivación del supuesto autor es estrictamente económica (el robo) o tiene tintes homófobos.

El sospechoso, según fuentes del Departamento vasco de Seguridad, negó ser el autor de los hechos que se le imputan y dijo que había acudido a las dependencias de la Ertzaintza en la localidad fronteriza tras haber visto su fotografía publicada en algunos medios de comunicación y saber que estaba siendo buscado. Inicialmente, solo tiene una orden de detención por un delito de lesiones del Juzgado de Instrucción número 6 de Bilbao, ya que la denuncia de una de sus víctimas en diciembre, que logró zafarse de él fue la que puso a la policía sobre su pista, y lo relacionó con otros casos similares previos, con resultado de muerte. Ese es uno de los dos casos de tentativa de asesinato que investiga la policía vasca. El detenido, que se encontraba en situación irregular en España, tiene además antecedentes por estafa en 2019 en Bizkaia.

Las investigaciones se desarrollan también en la Comunidad Valenciana y en Madrid, donde no se descarta que el sospechoso haya participado en otros hechos delictivos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS