Albares anuncia que las llegadas de migrantes irregulares a Canarias cayeron un 70% tras el fin de la crisis entre España y Marruecos

El ministro de Exteriores ha difundido el porcentaje tras entrevistarse con su homólogo marroquí Naser Burita en Marrakech

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares reunido con el ministro de Asuntos Exteriores del Reino de Marruecos, Nasser Bourita, en Marrakech.
El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares reunido con el ministro de Asuntos Exteriores del Reino de Marruecos, Nasser Bourita, en Marrakech.EXTERIORES (Europa Press)

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ensalzó este martes en Marrakech (Marruecos) la “sensible disminución” de la llegada de migrantes irregulares a España tras el fin de la crisis diplomática entre ambos países. Albares agradeció “la tarea extraordinaria” de los cuerpos y fuerzas de seguridad de “ambos países” y precisó una cifra: “Si comparemos las cifras de enero y febrero de este año con las de marzo y abril ha caído en un 70% las llegadas irregulares de migrantes a Canarias”.

La visita de Albares a Marruecos se produce con motivo del encuentro de la Coalición Global contra el Daesh/ISIS, un grupo formado por más de 80 países con el objetivo de derrotar al Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés). Albares se reunió durante una hora con su homólogo marroquí, Naser Burita. Al final del encuentro comparecieron ante la prensa sin permitir ninguna pregunta.

Un punto que continúa sin resolverse entre ambos países es la apertura de los puestos fronterizos de Ceuta y Melilla, que estaba prevista para principios de mayo. Por el momento, no hay fecha de apertura. Albares declaró que se sigue trabajando “en la normalización del paso de personas y mercancías “por las aduanas de Ceuta y Melilla”, como se recoge en la declaración conjunta que suscribieron ambos países el 7 de abril.

Por su parte, Burita eludió en su comparecencia mencionar los nombres de Ceuta y Melilla y también la palabra “aduana”. No obstante, indicó que su país continúa trabajando “según las instrucciones claras de Su Majestad” para aplicar todos los puntos de la declaración conjunta de España y Marruecos, entre ellos las cuestiones relacionadas con “el tránsito flexible de las personas y la mercancía” entre los dos países.

La nueva etapa entre los dos Gobiernos comenzó después de que el presidente, Pedro Sánchez, enviase el 14 de marzo una carta a Mohamed VI, en la que afirmaba que la propuesta de autonomía es la base “más seria, creíble y realista” para alcanzar una solución al conflicto del Sáhara Occidental. Nunca hasta ese día un mandatario español había llegado tan lejos a la hora de privilegiar la postura de Marruecos sobre la del Frente Polisario y de Argelia, que reclaman un referéndum de autodeterminación. A la carta de marzo le siguió el 7 de abril un encuentro en Rabat entre Pedro Sánchez y Mohamed VI, donde se fijó una hoja de ruta para construir “una nueva etapa en su relación bilateral”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El encuentro entre los dos ministros de este martes se produce en un contexto aún espinoso para las relaciones entre ambos países. Por un lado, solo falta una semana para que el próximo martes 17 de mayo se produzca el primer aniversario de la entrada en Ceuta de más de 10.000 migrantes irregulares con la aquiescencia del Gobierno marroquí. En aquella ocasión, la ministra de Defensa, Margarita Robles, acusó a Marruecos de someter a España a un “chantaje” al permitir la entrada masiva. Y advirtió durante una entrevista en RNE: “Con España no se juega. Con España no van a poder (…). “No vamos a aceptar el más mínimo chantaje, la integridad territorial no es negociable, ni está en juego”, advirtió la ministra de Defensa. Burita le respondió en público: “¿Chantaje? ¿Y por qué lo haríamos? ¿Con qué fin? No procedemos con chantajes, somos claros en nuestras posturas”.

En aquella ocasión, Burita achacó la entrada masiva a dos razones: por un lado, describió “un contexto de fatiga del dispositivo policial marroquí tras las fiestas del fin de Ramadán”. Y por otro, se quejó de la “inacción total de la policía española”.

Durante aquellos días resultaron infectados con el programa de espionaje Pegasus los teléfonos de Margarita Robles y del presidente, Pedro Sánchez. Además, fueron infectados también en mayo de 2021 los teléfonos del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y de la entonces ministra de Exteriores, Arancha González Laya (si bien estos dos últimos casos no han sido reconocidos todavía por el Gobierno) en mayo de 2021, en el momento culminante de la crisis diplomática con Rabat, con la irrupción de las decenas de miles de marroquíes en Ceuta. Ceuta

La firma del acuerdo con Marruecos, suscrita el pasado 7 de abril tras un encuentro en Rabat entre Pedro Sánchez y el rey Mohamed VI, ha dejado patente todo lo que Rabat puede hacer por controlar los flujos migratorios cuando se propone hacerlo. Así, en enero llegaron a Canarias 3.194 migrantes irregulares, en febrero fueron 2.302, y en marzo, tras el acuerdo, solo 375, según informó este martes el jefe superior de la Policía Nacional en Canarias, Rafael Martínez, en declaraciones recogidas por la agencia Efe.

Marruecos comenzó a presionar a España desde el mismo 10 de diciembre de 2020, en que el entonces presidente estadounidense, Donald Trump, decretó el reconocimiento unilateral, al margen de la ONU, de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental. Ese mismo día, Rabat canceló la cumbre bilateral o Reunión de Alto Nivel (RAN) que estaba previsto celebrarse una semana después en Marruecos. La presión marroquí se notó de lleno en la isla de Fuerteventura, en donde había llegado 1.100 personas en 2020 y la cifra se cuadriplicó hasta los 4.364 de 2021.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Francisco Peregil

Redactor de la sección Internacional. Comenzó en El País en 1989 y ha desempeñado coberturas en países como Venezuela, Haití, Libia, Irak y Afganistán. Ha sido corresponsal en Buenos Aires para Sudamérica y corresponsal para el Magreb. Es autor de las novelas 'Era tan bella', –mención especial del jurado del Premio Nadal en 2000– y 'Manuela'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS