El incendio de Monfragüe sigue descontrolado tras arrasar 3.000 hectáreas

El fuego provoca la evacuación de dos localidades y atraviesa la A-5. La vía nacional, que estaba cortada por precaución, ya se ha reabierto

Incendio en el Parque Nacional de Monfragüe, en el municipio de Deleitosa (Cáceres), este sábado.Foto: ISMAEL HERRERO (EFE) | Vídeo: REUTERS

El incendio de Casas de Miravete (Cáceres), que ha afectado al Parque Nacional de Monfragüe, sigue sin ser controlado este sábado tras arrasar ya 3.000 hectáreas, según la Consejería de Agricultura de la Junta de Extremadura. La noche ha sido dura en las poblaciones cacereñas por la “exacerbación muy brusca” del fuego, ha señalado Nieves Villar, directora general autonómica de Emergencias y Protección Civil, que forzó la evacuación de la localidad de Romangordo (259 habitantes) e Higuera de Albalat (102) durante la madrugada, parte de cuyos vecinos han sido trasladados al polideportivo de Navalmoral de la Mata. A la 13.30 se ha reabierto al tráfico la autovía A-5, que estaba cortada desde primera hora porque el fuego había atravesado la vía durante la madrugada.

Una familia contempla desde una colina el incendio que amenaza el Parque Nacional de Monfragüe, este sábado.
Una familia contempla desde una colina el incendio que amenaza el Parque Nacional de Monfragüe, este sábado.DAVID EXPÓSITO

Las vistas están puestas en tres flancos, puntos críticos, en los que esta mañana apenas había llamas, pero en los que se teme que se produzcan “reproducciones más que probables [del incendio] debido a las condiciones metereológicas extremas”, detalla la Consejería de Agricultura. Se trata del salto del Corzo, el pico de Miravete y la carretera nacional 5.

Un helicóptero sobrevuela la zona ya a primera hora de la mañana, mientras otro se prepara para iniciar el vuelo, frente a las balizas que indican el corte de tráfico. 270 efectivos, 22 unidades de tierra y cuatro maquinarias continuaban las labores de extinción. Una hilera de coches tapona la antigua carretera nacional, mientras los agentes de la Guardia Civil les indican a los conductores el desvío hacia la localidad Deleitosa. Aunque ni con las ventanillas cerradas se libran del fuerte olor a humo que impregna la carretera. En el área de servicio La Ventanilla, a escasos metros del corte de tráfico en la vía, uno de los miembros de la UME (Unidad Militar de Emergencias) explica que “el viento provocó que el fuego recorriera la ladera y sobrepasara la autovía”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La carretera, reabierta ya, se cortó el viernes por razones de seguridad, después de que el fuego la atravesara. Todo es gris. Ya no se ven llamas, pero sí mucho humo. Y el suelo está repleto de encinas calcinadas a los dos lados a partir del kilómetro 210. Un portavoz de la UME, Aurelio Soto, confirma las complicaciones vividas esta madrugada para intentar frenar el incendio: “En Casas de Miravete ha sido más complicado. El fuego ha saltado una de las líneas de control y ha amenazado seriamente el municipio de Romangordo, que ha tenido que ser desalojado, incluso ha llegado a afectar algunas casas del municipio de Casas. Allí la UME tiene desplegados a 123 efectivos y durante la noche ha estado trabajando para evitar que las llamas llegaran a Romangordo y a Higueras de Albalat”. A lo que ha añadido que “la prioridad esta mañana ha sido la protección del parque de Monfragüe”. El bosque fue el primer espacio protegido de Extremadura, declarado parque natural en 1979 y parque nacional en 2007, ocupa 18.400 hectáreas y acoge a poblaciones de cigüeñas negras, alimoches, buitres y águilas imperiales, y abunda en quejigos, alcornoques, acebuches y encinas.

Miembros de la UME en el área de servicio Ventanilla, cerca de Jaraicejo, en Cáceres.
Miembros de la UME en el área de servicio Ventanilla, cerca de Jaraicejo, en Cáceres. DAVID EXPÓSITO

Unos agentes de la Guardia Civil cortan la nacional. “Vamos a ciegas”, confiesa el agente. Una furgoneta se acerca al área de servicio. Dentro del viejo vehículo, sujetando el volante teñido de polvo terrenoso, está Marcelino Ávila, que trae garrafas de agua para abastecer a los equipos que luchan contra el incendio. El extremeño viene del pueblo de Deleitosa, a ocho kilómetros de aquí. “Ya vine ayer y he vuelto hoy”, dice apenado, aunque con la esperanza en sus ojos —ahora rojos por la humareda gris que cubre el cielo— de no tener que hacerlo de nuevo mañana.

Un helicóptero, antes de despegar para continuar trabajando en el operativo contra el incendio que amenaza el Parque Natural de Monfragüe.
Un helicóptero, antes de despegar para continuar trabajando en el operativo contra el incendio que amenaza el Parque Natural de Monfragüe. DAVID EXPÓSITO

Este incendio se suma al de la comarca de Las Hurdes, también en la provincia de Cáceres. Y uno nuevo. “Ahora mismo estamos trabajando en otro incendio en la Sierra de Gata. Todos los recursos siguen activos”, ha anunciado esta mañana Nieves Villar, directora general de Emergencias y Protección Civil de la Junta de Extremadura. Los fuegos coinciden con el pico de la ola de calor que sufre el país y que en Cáceres ha alcanzado temperaturas de hasta 42º o 43º.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS