La Guardia Civil pide ayuda para detener a dos atracadores armados, peligrosos y con ocho asaltos a gasolineras en cadena

La pareja portuguesa ha robado en el Algarve, Sevilla, Badajoz y Toledo, y viaja rumbo a Francia

Martins y Guerreiro, en las fotos facilitadas por la Polícia Judicíaria.
Martins y Guerreiro, en las fotos facilitadas por la Polícia Judicíaria.

Apenas llevan dos semanas en España y ya se han hecho famosos por sus fechorías. La Guardia Civil ha pedido ayuda para detener a una pareja de atracadores portugueses que ha dado cuatro golpes a cara descubierta en otras tantas gasolineras de Sevilla, Badajoz y Toledo y ha provocado un accidente de tráfico. Los delincuentes han sido identificados como Nélida Guerreiro, de 40 años, y Sidney Martins, de 42, que huyeron de su Portugal natal el 28 de julio, tras asaltar otras cuatro gasolineras del Algarve en los días previos a cruzar a España. Ahora se sospecha que van camino de la frontera con Francia, puesto que hace dos días estaban cerca de Madrid. El instituto armado advierte de que son peligrosos y van armados, al menos con una pistola y un cuchillo grande. Ambos fueron absueltos en 2019 del asesinato de un hombre un año antes. Se les investiga por su presunta participación en otros crímenes en la zona de Bragança, mucho más al norte, donde ambos han residido.

La pareja entró en España por Huelva el pasado 28 de julio, justo el mismo día en que habían robado con violencia e intimidación una gasolinera de Faro, a unos 64 kilómetros de Ayamonte, donde intimidaron a los empleados con un cuchillo y un arma corta. Antes habían perpetrado otro atraco en Almancil, todavía en el Algarve, y dos más en las inmediaciones. En todos los casos lograron huir y poner pies en polvorosa en algún coche robado. Desde que cruzaron la frontera no han parado: han dado otros cuatro golpes.

Nélida Guerreiro, durante el atraco de Cazalegos.
Nélida Guerreiro, durante el atraco de Cazalegos.

El primer atraco en España lo perpetraron el 29 de julio en Huevar de Aljarafe, en la provincia de Sevilla, en una gasolinera que les pillaba de paso en su ruta de huida. Desde allí tomaron el camino hacia el norte, pero pegados a la raya de Portugal, para perpetrar otro asalto en Badajoz capital, el 4 de agosto, y, dos días después, repetir en a localidad pacense de Talavera la Real, el día 6. El último golpe conocido es el que perpetraron en la estación de servicio que Repsol tiene en Cazalegas, en la provincia de Toledo, en el kilómetro 103 de la A-5 (Madrid-Extremadura).

En este último atraco, perpetrado a las 15.15 del lunes pasado, el atracador encañonó a uno de los empleados, que acabaron encerrados en una dependencia de la gasolinera. La pareja huyó, pero sufrieron un accidente en la autopista AP-41, en Carranque, todavía en la provincia de Toledo y al borde de la Comunidad de Madrid. Entonces abandonaron el Citroën Xsara con el que habían entrado en España. No olvidaron el botín.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La cadena de delitos de esta pareja de delincuentes, personajes habituales durante este verano de los noticieros y los programas de sofá en Portugal, ha hecho famosos los rostros de ambos, especialmente de ella, que durante años fue muy activa en las redes sociales. Los dos se hicieron famosos en 2018 cuando fueron acusados de matar a un hombre de 70 años, Victor Horta, en São Bras Alportel, en el Algarve, pero fueron absueltos un año después por un tribunal de Faro.

Sidney Martins. en la gasolinera de Cazalegas.
Sidney Martins. en la gasolinera de Cazalegas.

La prensa portuguesa asegura que la pareja se marchó al norte del país, donde Nélida Guerreiro pasó varias temporadas en las localidades de Vinhais y Bragança. El canal SIC asegura que los atracadores robaron en casas de inmigrantes de esas localidades lusas, y que ambos tuvieron un hijo que ahora está tutelado y separado de sus padres. Precisamente en Bragança está bajo investigación el hallazgo el 19 de julio de dos hombres muertos, padre e hijo (José y Carlos Pires), en una casa del paraje de Donai tras un incendio declarado en la vivienda. El 10 de ese mismo mes, una mujer, Olga Pires, esposa y madre de los ya dichos, fue hallada muerta en la misma casa. Los tres tenían heridas de arma blanca, según informó en su día la Polícia Judiciária. La pareja tenía antecedentes por tráfico de drogas.

La Guardia Civil, que no ha confirmado si los buscados tienen relación con estas tres muertes, ha pedido a los ciudadanos que si pueden aportar algún dato que permita detener a los prófugos llamen al 062 y no se metan en nada. Nélida y Sidney van armados y son peligrosos.

Sobre la firma

J. A. R.

Redactor jefe digital en España y profesor de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS. Debutó en el Diario Sur de Málaga, siguió en RNE, pasó a la agencia OTR Press (Grupo Z) y llegó a EL PAÍS. Ha cubierto íntegros casos como el 11-M, el final de ETA, Arny, el naufragio del 'Prestige', los disturbios del Ejido... y muchos crímenes (jorgear@elpais.es)

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS