Feijóo acusa a Casado de ocultar el pacto con el Gobierno por el Poder Judicial y el equipo del exlíder del PP lo desmiente

El exvicesecretario de Comunicación del PP asegura que sí se informó a la nueva dirección del acuerdo suscrito con el Ejecutivo, a pesar de que Feijóo sostiene que no conocía el documento

Alberto Nuñez Feijóo en un puesto de pescado de Porto do Son junto a la secretaria general del PP gallego, Paula Prado (a la derecha), y del alcalde de la localidad, Luis Oujo (al fondo).Foto: OSCAR CORRAL (EFE) | Vídeo: EFE

La revelación por parte de EL PAÍS este martes de que existía un pacto entre el Gobierno y el PP firmado en octubre de 2021 para reformar la ley del Poder Judicial ha derivado en el primer choque interno en el PP tras la llegada de Alberto Núñez Feijóo a la presidencia del partido. Las cúpulas de Pablo Casado y de Feijóo se han enzarzado en torno a este acuerdo, después de que el líder del PP acusara a su antecesor en el cargo, Pablo Casado, y al exsecretario general del PP, Teodoro García Egea, de haber suscrito un pacto con el Ejecutivo ocultándoselo a la dirección popular; tanto a la cúpula anterior como a la nueva, así como a él mismo. La dirección de Casado —por medio del exvicesecretario de Comunicación, Pablo Montesinos, muy próximo al líder defenestrado— ha desmentido que no informara a la entrante de todo lo relativo a este asunto. “Se dio traspaso de las cuestiones judiciales por parte de los actores implicados, incluido todo el tema del Poder Judicial”, ha declarado Montesinos a EL PAÍS.

El primero en disparar contra sus predecesores en la dirección del PP para desvincularse del pacto que estos habían alcanzado con el Gobierno de Pedro Sánchez en otoño de 2021 ha sido el propio Feijóo. El líder del PP ha reiterado este jueves que no conocía el documento del acuerdo publicado por este periódico ―aunque su negociador para este asunto, Esteban González Pons, reconoció ayer que él sí lo había visto― y ha acusado a Casado y a García Egea de firmar un pacto que desconocía la cúpula del PP. “Lo que me han referido miembros del comité de dirección anterior es que en ninguno se habló de ninguna cuestión firmada entre el ministro y el secretario general del PP”, ha afirmado Feijóo en declaraciones a los medios de comunicación en Porto do Son (A Coruña). “Cuando despaché con Casado el traspaso de poderes, en ningún caso me dio ningún documento ni me concretó ningún acuerdo”, se ha justificado.

De esta forma, Feijóo viene a acusar a los dos máximos responsables de la dirección anterior del PP de urdir un pacto secreto, incluso para su propio partido, y del que además no se le habría dado traslado a él cuando accedió a la presidencia popular, en abril de este año. El líder popular sostiene que su antecesor en el cargo, que fue defenestrado por la organización política tras su guerra interna con Isabel Díaz Ayuso, realizó un traspaso de poderes parcial, ocultándole algo tan relevante como un pacto escrito y firmado por su entonces mano derecha, Teodoro García Egea, con el ministro de la Presidencia del Gobierno de Pedro Sánchez, Félix Bolaños.

EL PAÍS ha tratado de recabar la versión de Pablo Casado sobre este asunto, pero no ha obtenido respuesta. No obstante, uno de los dirigentes de la máxima confianza del exlíder del PP durante su mandato, Pablo Montesinos —su responsable de comunicación y uno de los pocos fieles que se mantuvieron a su lado hasta el final— sostiene que el traspaso de poderes fue ejemplar y se transmitió toda la información relativa a este asunto. “A mí me consta que hubo comunicación entre la dirección anterior del partido, entre la secretaría general y nuestro responsable de justicia, y los nuevos responsables de la materia. Y luego, vamos a ver, la portavoz parlamentaria no ha cambiado. Cuca Gamarra era portavoz con Pablo Casado y es portavoz con Feijóo”, ha abundado en La Sexta. Gamarra, no obstante, asegura que ella no conoció el acuerdo hasta que el ministro de la Presidencia se lo contó. “Es falso. No estuve al tanto, fue Bolaños, como a Pons, quien me habló de él”, afirma a EL PAÍS. Otras fuentes de la dirección anterior sostienen que Gamarra sí fue puesta al tanto en su día del acuerdo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El episodio revela la tensión que persiste entre la dirección anterior del PP —cuya salida fue traumática— y la cúpula actual de Feijóo, lo que podría provocar problemas en el futuro al líder conservador. También que el líder popular tiene dificultades para argumentar por qué el PP sigue sin pactar con el Gobierno el CGPJ, a pesar de que ya lo hizo en el pasado.

Feijóo ha tratado de poner distancia con el acuerdo, además, insistiendo en la tesis de que el Gobierno tampoco dio valor al documento desvelado por EL PAÍS, porque en su primer encuentro en privado con el presidente, el pasado mes de abril, Sánchez y él quedaron en “retomar las conversaciones” sobre el Consejo General del Poder Judicial. “Huimos del término negociaciones porque empezábamos una nueva etapa”, ha defendido Feijóo. No obstante, fuentes del Gobierno insisten en que durante las reuniones privadas que Félix Bolaños mantuvo con los máximos dirigentes del PP tras la llegada de Feijóo a la presidencia del PP (Cuca Gamarra y Esteban González Pons), el documento suscrito estuvo encima de la mesa. Sin embargo, el líder del PP insiste una y otra vez en público en que no tuvo conocimiento del texto. “Evidentemente que no conocía ese documento porque nadie me lo dio”, ha reiterado hoy.

Desde que EL PAÍS publicó este martes el texto firmado por García Egea y Félix Bolaños en otoño de 2021, el PP ha ido ofreciendo versiones dispares de los términos del acuerdo. El martes, el vicesecretario de coordinación autonómica del PP, Pedro Rollán, afirmó que “ningún miembro del Gobierno hizo referencia a ningún documento suscrito con anterioridad”. En cambio, un día después, el miércoles, el vicesecretario institucional, Esteban González Pons, admitió que el ministro de la Presidencia le enseñó el documento en la primera reunión que mantuvieron y le pidió que el PP lo cumpliera. Ahora, Feijóo opta por acusar a su antecesor en el cargo de ocultárselo, así como a la dirección anterior de su propio partido.

El líder del PP ha explicitado también este jueves sus condiciones para pactar la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que los populares se resisten a acordar desde hace más de tres años. Se trata de cuatro exigencias que el PP dejó por escrito en un documento de siete páginas que hizo público el pasado mes de julio, justo antes de romper las negociaciones con el Gobierno. Aunque el documento contiene más exigencias, Feijóo solo ha citado hoy cuatro. La primera es que los jueces que sean nombrados para cargos de elección política no puedan reingresar en el servicio activo hasta que no hayan transcurrido dos años. En segundo lugar, que no puedan nombrarse vocales en el CGPJ a quienes hayan desempeñado cargos políticos en los cinco años inmediatamente anteriores. También, que los presidentes de sala tengan una antigüedad de 25 años. Y, por último, la creación de un millar de nuevas plazas de juez en los próximos cinco años.

El líder popular ha evitado mencionar la reforma aprobada por el Gobierno en julio para poder renovar solo a los magistrados del Tribunal Constitucional, una reforma que el PP exigió retirar para reanudar las conversaciones con el Gobierno. Fuentes del partido han indicado, sin embargo, que su posición no ha cambiado en nada y esa demanda “tiene plena vigencia”.

El pacto para renovar el CGPJ vuelve, por tanto, al punto muerto, con la novedad de que el PP se enzarza en disputas internas para sortear el hecho de que la dirección anterior había firmado por escrito un acuerdo con el Gobierno, del que la actual opta por desvincularse.

Sobre la firma

Elsa García de Blas

Periodista política. Cubre la información del PP después de haber seguido los pasos de tres partidos (el PSOE, Unidas Podemos y Cs). La mayor parte de su carrera la ha desarrollado en EL PAÍS y la SER. Es licenciada en Derecho y en Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid y máster en periodismo de EL PAÍS. Colabora como analista en TVE.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS