Marruecos condena a otros 13 migrantes a 2,5 años de prisión tras la tragedia de la valla de Melilla

Ya han sido sentenciados a la cárcel por un tribunal de Nador casi medio centenar de subsaharianos

Inmigrantes y policías en la valla de Melilla, el 24 de junio.
Inmigrantes y policías en la valla de Melilla, el 24 de junio.javier bernardo (AP)

La justicia marroquí ha condenado a dos años y medio de cárcel y una multa de 10.000 dirhams (unos 950 euros) a 13 migrantes por los enfrentamientos que tuvieron lugar el pasado 24 de junio al pie de la valla de Melilla y en el que fallecieron al menos 23 personas, aunque algunas fuentes no oficiales elevaron la cifra a 37, según ha informado a través de un mensaje en su página de Facebook la sección de Nador de la Asociación Marroquí por los Derechos Humanos (AMDH). Once de los condenados son de nacionalidad sudanesa, mientras otro es de Chad, y un último de Sudán del Sur.

La AMDH, la principal y más prestigiosa asociación que vela por los derechos humanos en Marruecos, ha criticado el fallo judicial. “Muy duras sentencias contra demandantes de asilo que solo vinieron a Marruecos huyendo de la guerra y la persecución. Las sentencias confirman una vez más cómo los medios judiciales son utilizados contra simples migrantes en aras de las políticas migratorias”, dice la nota publicada por la organización, que expresa también su deseo de que los condenados sean puestos en libertad como resultado de la apelación al veredicto.

Además, el 19 de julio, un tribunal de Nador ya había sentenciado a otros 33 migrantes a 11 meses de cárcel. Según la prensa marroquí, los cargos no solo hacen referencia a los enfrentamientos que tuvieron lugar el día 24, sino también la noche anterior en el monte Gourougou, situado en las inmediaciones de Nador, en el transcurso de una operación de la policía marroquí.

La dureza imágenes que se filtraron a la luz pública de la tragedia ante la valle de Melilla, en las que se podían ver más de una veintena de cuerpos inmóviles amontonados en el suelo frente a la mirada de la policía marroquí, sacudieron a la opinión pública española. Los elogios que dedicó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a la actuación de las fuerzas de seguridad marroquíes sirvieron para alimentar todavía más la controversia. Unos días después, en una debate en el Congreso de los diputados, Sánchez aseguró que al hacer aquellas declaraciones no era consciente del elevado número de víctimas mortales.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Mientras en España se desarrollan dos investigaciones oficiales sobre los hechos, una lanzada por la Fiscalía y la otra por el Defensor del Pueblo, un informe preliminar del Consejo Nacional de Derechos Humanos de Marruecos culpó a las autoridades españolas por su “renuncia o vacilación” a la hora de auxiliar a las víctimas. España y Marruecos abrieron una nueva etapa en sus relaciones bilaterales el pasado mes de marzo, después de que el Gobierno español decidiera romper con una política de casi cinco décadas respecto al conflicto en el Sáhara Occidental —basadas en la neutralidad— para sostener las tesis de Rabat.

El salto a la valla de Melilla en junio fue el primero de estas características desde la normalización de las relaciones entre España y Marruecos en abril de 2022, tras el giro de posición del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sobre el Sáhara Occidental. Coincidió, además, a pocos días de la celebración de la cumbre de la OTAN en Madrid, el 29 y 30 de junio.


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS