El pacto secreto del Poder Judicial abre una brecha entre el PP de Feijoó y el de Casado

Fuentes de la dirección anterior insisten en que la cúpula actual “tenía desde hacía meses el documento” del acuerdo al que ellos habían llegado con el Gobierno

Alberto Núñez Feijóo, durante una entrevista para Europa Press, en la sede del PP gallego, el 18 de agosto en Santiago.
Alberto Núñez Feijóo, durante una entrevista para Europa Press, en la sede del PP gallego, el 18 de agosto en Santiago.César Arxina (Europa Press)

El Consejo General del Poder Judicial ha sido el detonante. Por primera vez desde que hace poco más de cuatro meses Alberto Núñez Feijóo fue elegido presidente popular tras la defenestración de Pablo Casado, las tensiones han aflorado entre las dos direcciones del PP. La salida de Casado de la presidencia del PP fue tan traumática como, en principio, pacífica. Pero este mes de agosto una chispa ha prendido la mecha, demostrando que hay heridas todavía abiertas de aquel drástico proceso. El pacto secreto de la dirección anterior con el Gobierno sobre el Poder Judicial ha desatado un cruce de acusaciones entre los dos equipos del PP hasta ahora inéditas. Fuentes de la cúpula de Casado insisten en que la dirección actual “tenía desde hace meses el documento” del acuerdo que el partido suscribió con el Ejecutivo, y que Feijóo y sus máximos dirigentes niegan tajantemente haber tenido en su poder.

El líder del PP dijo en una entrevista en EL PAÍS, el domingo 14 de agosto, que su dirección no disponía del texto del acuerdo que la cúpula de Casado había alcanzado en secreto en octubre de 2021 con el Gobierno para reformar la Ley del Poder Judicial; un documento que desveló este periódico dos días después de la entrevista. “Nosotros no lo tenemos. Creo que se pactó una lista, eso es lo que me han dicho, nada más”, afirmó Feijóo. Después de conocerse el documento por EL PAÍS, el jueves, el líder popular insistió en la tesis de que su equipo no lo tenía porque la dirección anterior no se lo había trasladado. “Cuando despaché con Casado el traspaso de poderes, en ningún caso me dio ningún documento ni me concretó ningún acuerdo”, sostuvo el líder del PP.

El vicesecretario de Comunicación del PP de Casado, Pablo Montesinos, desmintió el pasado jueves a Feijóo afirmando que el traspaso de poderes había sido ejemplar y sin ocultar información. Fuentes de la dirección anterior insisten ahora, además, en que no solo se informó a la actual de que existía un pacto, sino que la cúpula actual tenía en su poder el documento del acuerdo. “Tienen el papel desde hace meses”, reiteran.

Las mismas fuentes afirman que Casado sí le contó a Feijóo los pormenores del pacto. El exlíder del PP ha rehusado hacer declaraciones al respecto consultado por EL PAÍS, así como el ex secretario general Teodoro García Egea. Por su parte, además de Feijóo, dos de los máximos dirigentes del PP actual, Cuca Gamarra y Esteban González Pons, han negado haber estado al tanto hasta que el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, les habló de ello. Fuentes gubernamentales aseguran, no obstante, que ya acudieron a sus encuentros con el texto del acuerdo en su poder.

El episodio ha dejado al descubierto una herida interna que parecía suturada y con la que Feijóo tendrá que lidiar. Mientras Casado se ha apartado de la política, otros dirigentes de su entorno siguen en activo y su acomodo en la nueva etapa será clave para evitar que afloren las divisiones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Elsa García de Blas

Periodista política. Cubre la información del PP después de haber seguido los pasos de tres partidos (el PSOE, Unidas Podemos y Cs). La mayor parte de su carrera la ha desarrollado en EL PAÍS y la SER. Es licenciada en Derecho y en Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid y máster en periodismo de EL PAÍS. Colabora como analista en TVE.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS