Secuestro de pisos: cae una banda de okupas en serie que cobraba 14.000 euros por irse sin destrozar la casa

La banda llegó a tener controladas tres casas a la vez y a exigir dinero a una víctima bajo la amenaza de volver a instalarse en la vivienda

La Guardia Civil ha desarticulado una banda de okupas en serie que pedía a los dueños de las casas un rescate o “tasa de desokupación” para marcharse sin arrasar la vivienda. La red se había especializado en una especie de secuestro de pisos, que consistía en alquilar legalmente para unos pocos días un piso turístico en el que se instalaban durante semanas y meses para desesperación de los propietarios, a quienes exigían el pago de hasta 14.000 euros por abandonar la casa sin más y sin destrozarla. El grupo llegó a tener simultáneamente tres apartamentos usurpados en Villajoyosa (Alicante), una tarea en la que participaban varios miembros de la familia, viejos conocidos de las fuerzas de seguridad.

La extorsión fue extrema en uno de los casos investigados, en el que no solo cobraron la tasa de desocupación a una propietaria: se quedaron dentro de la casa, provocaron daños valorados en 20.000 euros y, por si fuera poco, le pidieron 9.000 euros más bajo la amenaza de volver a apoderarse de la casa recién arreglada, ha explicado una portavoz del instituto armado de Alicante. Cuatro de los seis detenidos, todos españoles, han sido enviados a prisión tras la liberación de cinco viviendas en total.

La banda, compuesta por tres hombres y tres mujeres, había depurado su técnica. Una de los miembros, una mujer de 36 años, considerada la líder del grupo junto a su marido, de 33, contactaba con los dueños de las casas para alquilarlas por un fin de semana o unos pocos días para unas pequeñas vacaciones familiares en la playa. La banda se repartía las tareas: ellas hacían el contacto y mantenían las ocupaciones, mientras ellos eran los “encargados de materializar las amenazas y las extorsiones”. El contrato era normalmente verbal.

En cuanto el clan agarraba la llave, comenzaba el calvario del propietario. No solo no pagaban ni un euro por la estancia legal contratada, sino que insistían en que habían cerrado una estancia de la larga duración y, por lo tanto, tenían derecho a quedarse en el interior, pese a no pagar, alegaban. Así, inmediatamente exigían la llamada “tasa de desocupación”, que podía llegar a los 14.000 euros. Lo hacían de manera expeditiva, ya que citaban al arrendador en su propia casa, donde los “miembros de la banda golpeaban y destrozaban el mobiliario para que supieran que iban en serio”, asegura la Guardia Civil.

El instituto armado tiene constancia de la ocupación por parte de esta banda de cinco viviendas, chalés y pisos, de los que tres estuvieron okupados de manera simultánea. La familia se dividía para poder mantener bajo control los pisos, de manera que siempre hubiese alguien dentro para que no los echaran. Incluso llegaron a cederlas a otros familiares. La banda ha conseguido apropiarse de 62.000 euros de las víctimas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los seis supuestos autores, de entre 27 y 42 años, son viejos conocidos de la justicia. Oriundos de la vecina Benidorm, han acumulado un largo listado de antecedentes. Recientemente, se vieron involucrados “de refilón” en una operación contra una red que ocupaba pisos para convertirlos en narcopisos abiertos las 24 horas, según fuentes de la Guardia Civil.

Cuatro de los seis detenidos han sido enviados a prisión tras pasar a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de Villajoyosa, acusados de estafa, apropiación indebida, extorsión, daños y pertenencia a grupo criminal.

Sobre la firma

J. A. R.

Redactor jefe digital en España y profesor de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS. Debutó en el Diario Sur de Málaga, siguió en RNE, pasó a la agencia OTR Press (Grupo Z) y llegó a EL PAÍS. Ha cubierto íntegros casos como el 11-M, el final de ETA, Arny, el naufragio del 'Prestige', los disturbios del Ejido... y muchos crímenes (jorgear@elpais.es)

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS