Patxi López: “Bildu ahora hace política con votos, ¿no era lo que le pedíamos?”

El nuevo portavoz socialista en el Congreso cree que habrá Presupuestos y el PSOE remontará

Patxi López, portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados.Foto: Samuel Sánchez | Vídeo: Olivia L. Bueno, Patricio Ortiz

Pedro Sánchez ha apostado por el carisma y los trienios de experiencia de Patxi López (Portugalete, Bizkaia; 62 años), curtido en los años de plomo del País Vasco, con una trayectoria en la que ha sido desde lehendakari a presidente del Congreso, para dar más empaque al mensaje del PSOE. Su misión: engrasar la relación con los socios de la investidura en el Parlamento en un curso clave, con autonómicas y municipales en mayo y generales a finales de 2023, en el que el PSOE no puede permitirse más errores.

Pregunta. ¿Por qué eran necesarios estos cambios en el PSOE? El anterior portavoz no llevaba ni un año.

Respuesta. Queremos abrir una nueva etapa y por eso vamos a hacer una campaña de mayor presencia en la calle. El PSOE se ha dedicado fundamentalmente a gobernar. Estábamos tan volcados en gobernar y gestionar, en hacer las cosas, que a veces nos olvidamos de contarlas, de reivindicarlas. Porque la política tiene parte de razón y de emoción. Cualquier persona con la que se crucen por la calle ha recibido una política del Gobierno que le ha venido bien: mujeres, jóvenes, jubilados, trabajadores, científicos, transportistas, agricultores, autónomos… No hay nadie que no haya recibido una buena política de este Gobierno. Y lo vamos a reivindicar.

P. ¿Qué le pasa al Gobierno? Han tenido un pésimo resultado en Andalucía, el año pasado en Madrid…

R. Hemos vivido en una estrategia electoral diseñada por el PP en tres de las comunidades donde gobernaban y así daban la imagen de que el PSOE va de perdedor. Pues miren, no. Desgraciadamente, vivimos en tiempos de posverdad, esa teoría de que una emoción o una sensación es más poderosa que la realidad... Desde el minuto uno hemos hecho tantas cosas que a veces ni nos acordamos, a diferencia del PP, que lo que hizo fue ayudar al sector financiero y abandonar a la ciudadanía. Y la desigualdad creció de una manera obscena. Ahora se están poniendo todos los mecanismos para redistribuir los recursos y para repartir también de manera más justa los sacrificios. Las grandes empresas que están teniendo grandes beneficios también tienen que poner su cuota de solidaridad.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

P. Sus socios les acusan de falta de diálogo y de estirar las negociaciones. Insisten en que funcionan como si tuvieran mayoría absoluta.

R. Vamos a ver, los socios tampoco pueden pretender que el Gobierno sólo hable por su boca, porque además ha pasado que se ha hablado con ellos y lo cuentan. Todo es mejorable, pero uno no saca adelante más de 160 proyectos en el Congreso sin diálogo, sin negociación y sin acuerdo. Si hay que potenciarlo más, lo haremos, intentaremos adelantar todos esos diálogos.

P. ¿Habrá Presupuestos? ¿Qué ambiente percibe en los socios?

R. Estoy convencido de que va a haber Presupuestos, porque lo otro sería una irresponsabilidad política. Se dice que estamos en una situación electoral, que las cosas se tensan, se rompen... Estamos en medio de una enorme crisis por la guerra de Putin y uno tiene que demostrar para qué está en política. Los Presupuestos tiene que recoger las medidas que van a hacer frente a esa crisis.

Patxi López posa en la sede parlamentaria.
Patxi López posa en la sede parlamentaria.Samuel Sánchez

P. ¿El incremento del gasto militar no puede complicar la aprobación de los Presupuestos? Unidas Podemos se opone.

R. Seguro que a algunos no les gustará, pero España tiene que ser un país que cumple con sus compromisos. El presidente del Gobierno ha dicho que en esos presupuestos de Defensa están los sueldos de los militares, algunos se dedican a extinguir incendios y bien que se les llama, ¿eh?

P. ¿Se puede reconducir el entendimiento con el PP en un otoño tan complejo y con tantas medidas que habrá que aprobar?

R. Ojalá, es que seguramente lo que más echamos de menos es un partido conservador en este país que tenga sentido de Estado. Claro que tiene que hacer oposición y criticar al Gobierno, evidentemente, pero a la vez tiene que tener una alternativa, y la verdad es que tendrá mucho discurso y mucho insulto, pero alternativa y proyecto no hemos visto en el PP.

P. El presidente del Gobierno ha anunciado que se bajará el IVA al gas el 5% y se va a celebrar un debate en el Senado, y ambas eran propuestas que había hecho Feijóo.

R. La primera reacción del PP fue ‘esto no’. La comparecencia del presidente es para hablar de las medidas de ahorro en el contexto económico y social en el que se producen. Es decir, para hablar de lo que también quería el PP. ¡Y la primera reacción, absurda, es que no! ¿Qué ocurre, es que [Feijóo] tuvo miedo de debatir con el presidente? ¿O lo pedía solo para quedar bien, para ver si decíamos que no? El PSOE nunca ha tenido miedo a debatir, nunca. Y ahí está la demostración.

P. La bajada del IVA del gas es un ejemplo de la posibilidad de acuerdos. ¿No hubiera sido más fácil llamar al PP y ponerse de acuerdo?

R. Entiendo que ni siquiera necesitaría acordarse, si es que es lo que ha dicho el PP. Como portavoz intentaré tener la mejor relación posible con todos, pero dos no se juntan si uno no quiere. Y hasta ahora quien ha demostrado que no ha querido ha sido el PP, no el PSOE.

López, durante la entrevista.
López, durante la entrevista.Samuel Sánchez

P. ¿En qué se diferencia este PP del que pactó con usted y le hizo lehendakari?

R. Algunos me achacan que critico al PP cuando me hizo lehendakari. Estoy muy orgulloso del acuerdo y de haberme entendido con un PP que tenía ese sentido de Estado, que entendió que por encima de las siglas estaba la visión del país y lo que necesitaba la ciudadanía en Euskadi y en España, y que fuimos capaces de acordar desde nuestras diferencias. Es que ahora no encuentro el sentido de Estado ni esa visión de país por encima de las siglas de su partido, ni encuentro esa grandeza que necesita la política en momentos difíciles en el PP. Veo un PP que incumple la Constitución permanentemente cuando no se aviene a renovar el Consejo General del Poder Judicial. ¡Van casi cuatro años! ¿Y luego nos quiere dar clases de constitucionalismo barato? Lo primero es empezar por cumplirla.

P. ¿En qué ha cambiado el Congreso desde que llegó de diputado en 1987, con 28 años?

R. Yo vine aquí un poco de rebote, entré cuando dimitió Nicolás Redondo y en el Congreso en aquella época estaban Felipe González, Adolfo Suárez, Santiago Carrillo, Manuel Fraga… Y claro, aprendí. Ahora hay una crispación, un nivel de insultos, de descalificaciones, que el argumento tiene poco espacio. Y la política no es eso. El parlamentarismo no es esto. La política es argumento, no es insulto, es propuesta y no es descalificación. Es diálogo, es búsqueda de entendimiento y no es confrontación y enfrentamiento, a veces sólo porque sí.

P. ¿Qué aprendió de su etapa como presidente del Congreso en 2016?

R. Bueno, estuve muy poco y en una etapa muy intensa. De hecho, fue el inicio de esto que se llamó el fin del bipartidismo. Entonces todo cambió. No voy a decir ni para mejor ni para peor. Llegó otra época de la política en la que tenían distintos actores y también distintas formas de hacer política. Lo que pasa es que eso, desgraciadamente, ha derivado en este momento a una etapa de demasiada crispación y demasiado insulto que no es buena para la política en general. Yo veo parlamentarios que suben a la tribuna y dicen para argumentar su posición: “Dejemos la política aparte”. ¿Y para qué estás aquí? ¿Qué hay aparte de la política? ¿Qué herramientas tenemos para transformar las cosas que no nos gustan, las realidades injustas? Es la política. ¡Bueno, y ya los que dicen que dejemos al margen la ideología! Oiga, yo sin ideología no salgo de casa. Porque es lo que nos permite ordenar nuestras prioridades éticas. ¿Pero qué es esto?

P. ¿Se siente incómodo teniendo como socio a EH Bildu?

R. Cuando estás en política no es para sentirte cómodo. Estás para hacer lo que hay que hacer. Estamos convencidos de que las políticas que está haciendo el Gobierno son las que necesita este país y algunas de ellas efectivamente las hemos pactado con Bildu, como la subida de las pensiones con el IPC o el plan de ahorro energético, mientras otros se negaban.

P. ¿Para usted Bildu es un partido como los demás?

R. Es un partido político con el que he podido llegar a acuerdos puntuales en cuestiones que benefician a la ciudadanía. Vamos a ver, ¿cuántos años nos hemos pasado diciendo al mundo de la izquierda abertzale, en esa frase magnífica de Alfredo Pérez Rubalcaba, “o votos o bombas”? Ahora Bildu hace política con las herramientas de la política y con los votos que le da la ciudadanía. Esa es la realidad, y eso es lo que hace que los demócratas seamos éticamente superiores a los terroristas. Ya no existe ETA, por mucho que se empeñe el PP en traérnoslo todos los plenos. Hemos vuelto a esa teoría de que todo es ETA con tal de desgastar a este Gobierno. Ahora Bildu hace política con los votos. ¿No era lo que queríamos? Por cierto, Javier Maroto [portavoz del PP en el Senado y exalcalde de Vitoria] fue el primero que nos dijo a todos que había que extender los acuerdos con Bildu.

P. ¿Qué opina del acercamiento de etarras al País Vasco?

R. Todos los acercamientos con este Gobierno se hacen con transparencia, contándoselo a las víctimas y de acuerdo a la justicia. Con normalidad, con luz y taquígrafos. Con el PP, los acercamientos se hacían sin nada de esto y se hicieron con José María Aznar y también con Mariano Rajoy. Del PSOE y del Gobierno socialista nunca dirán que hemos dicho que una banda terrorista es un movimiento de liberación. Nunca dirán que hemos jugado con la banda terrorista o con los de Bildu para llegar a no sé qué acuerdos cuando te asesinaban. Nunca dirán que acercábamos presos sin contar con nadie, ni con la justicia. Nunca dirán que hemos hecho política para atacar al PP con la política antiterrorista. Nunca.

P. ¿Qué parte del desgaste en el electorado socialista tiene que ver con los acuerdos con ERC o Bildu?

R. Claro que gobernar en estas circunstancias tiene su desgaste y tiene su coste.

P. ¿Está a favor del indulto a José Antonio Griñán? Hay disparidad de opiniones en el partido.

R. No sé si hay disparidad de opiniones en el partido, lo que hay es unanimidad en el partido en considerar tanto a Pepe Griñán como a Manolo Chaves dos personas que no se han enriquecido por su acción política, que no han ni cobrado ni repartido dinero en sobres, que no han hecho obras en la sede del PSOE con dinero B y que no han ido dopados a las elecciones. En eso hay unanimidad.

P. Usted se presentó contra Sánchez en las primarias en las que el PSOE se rompió, ¿con estos nombramientos se está recosiendo el partido de alguna manera?

R. Yo nunca me presenté ni contra Sánchez ni contra Susana [Díaz] personalmente, contra ninguno de los dos, sino porque pensábamos que éramos una buena opción para liderar el PSOE. Y el partido no se rompió. Cuando tú eres socialista, sabes que los militantes eligen a un secretario general y todos detrás. ¿Que hubiera casos aislados que estuvieran manteniendo ahí la diferencia? Vale, pero en este momento está el partido absolutamente unido. Todos detrás de Pedro Sánchez, del secretario general y del presidente del Gobierno. Y todos con muchas ganas de ser los propagadores de las políticas de este Gobierno para presentarnos con mucho orgullo a las próximas elecciones.

López posa antes de la entrevista.
López posa antes de la entrevista. Samuel Sánchez

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS