El incendio forestal de Granada ha calcinado ya 2.500 hectáreas

El fuego se mantiene activo y es de difícil control por la orografía y los vientos erráticos

Bomberos del Plan Infoca durante la extinción del incendio de Los Guájares (Granada).
Bomberos del Plan Infoca durante la extinción del incendio de Los Guájares (Granada).PLAN INFOCA (PLAN INFOCA)

El incendio forestal que quema desde el jueves a las dos de la tarde la Sierra de los Guájares en Granada ha calcinado ya, más de 50 horas después de su inicio, 2.500 hectáreas, y permanece activo y sin control. Los vientos erráticos y las fuertes pendientes son los grandes enemigos de los equipos de lucha contra el fuego. Fuentes del Infoca, el Servicio de Extinción de Incedios de Andalucía, explican que aunque el incendio no está controlado, la zona que ha ardido el sábado está mayoritariamente dentro del perímetro que ya ocupaba el fuego el día anterior.

Más de 20 medios aéreos en las horas de luz y entre 200 y 300 personas en tierra durante las 24 horas del día componen el equipo que lucha contra las llamas desde el inicio. El fuego se mantiene en nivel 0, que supone que pueden ser controlados por los medios propios del Infoca, sin recurrir a la UME (Unidad Militar de Emergencias) u otras instituciones y que incluso en su evolución más desfavorable no supone peligro para la población o las localidades cercanas. Desde el Infoca se insiste, como ha explicado Juan Sánchez, director del Centro Operativo Regional y responsable sobre el terreno de las labores de extinción, en que tener más personal “no aportaría nada”. “No habría zonas de trabajo, hay gente que vigila zonas ya consolidadas, un trabajo también necesario”, afirma. Esta explicación viene precedida de una cierta polémica en redes sociales promovida por personas que solicitan la intervención de la UME, Unidad Militar de Emergencias.

Por otro lado, las grandes pendientes dificultan no solo el trabajo sino el acceso al lugar de actuación. Sánchez ha dicho que “este es un trabajo penoso, en el que a lo mejor hay que subir tres o cuatro horas con todas las herramientas”. Por eso, ha añadido, “seguramente todas esas subidas fuertes las reservaremos para la noche porque es un momento menos fatigoso” para los profesionales de la extinción. En cualquier caso, el ir y venir de helicópteros y aviones en la zona ha sido muy intenso durante todo el sábado. Afortunadamente, el lugar cuenta con presas, pantanos y balsas bastante cercanas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS