El Gobierno, ante el no del PP a los impuestos a entidades bancarias y grandes eléctricas: “Feijóo ha elegido a la banca en vez de a las familias”

El Ejecutivo invita al comisario de Justicia de la UE para explicarle que el bloqueo del poder judicial solo es atribuible al PP y que el sistema funciona correctamente

La ministra de Justicia, Pilar Llop, y la ministra Portavoz, Isabel Rodríguez, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este martes.
La ministra de Justicia, Pilar Llop, y la ministra Portavoz, Isabel Rodríguez, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este martes.Alberto Ortega - Europa Press (Europa Press)

El Gobierno ha cambiado por completo el tono de las ruedas de prensa tras el Consejo de Ministros y en realidad de casi todas sus intervenciones públicas en las últimas semanas. Del tono institucional y a veces excesivamente técnico, criticado internamente en ocasiones porque algunos dirigentes lo consideraban poco eficaz para llegar a los ciudadanos, ha pasado a un claro tono de choque directo con la oposición y en especial con su líder, Alberto Núñez Feijóo, al que se le dedica una parte casi en cada respuesta.

Este martes, la portavoz del Ejecutivo, Isabel Rodríguez, ha arrancado su intervención inicial con críticas duras al PP y un recordatorio a los españoles: “lo ganado se puede perder, lo avanzado se puede retroceder. Lo estamos viviendo en países de nuestro entorno y también en casa, con una derecha que ha llevado al Tribunal Constitucional leyes como el aborto, la eutanasia, los permisos de paternidad, y antes el matrimonio igualitario, una ley que ha permitido más de 100.000 matrimonios con personas que gracias a ella viven más felices. O una ley de eutanasia que ya ha permitido a 180 personas ejercer su derecho a morir dignamente. Así se comprende por qué el PP bloquea el Consejo General del Poder Judicial y complica la renovación del Tribunal Constitucional”. Después de este inicio de golpes, Rodríguez ha cerrado la rueda de prensa con otro mensaje de fondo contra el líder de la oposición, después de que se confirmara que el PP votaría en contra de los nuevos impuestos sobre los beneficios extraordinarios de la banca y las grandes energéticas: “nada ha cambiado, este es el mismo PP que el de Casado, el que dijo no al aumento de pensiones, a la reforma laboral, y ahora no que los que más tienen, con los beneficios extraordinarios, ayuden a reducir las cargas de las familias que están soportando la crisis. Entre las familias y los bancos, Feijóo ha decidido que tiene que estar con la banca”.

La rueda de prensa estuvo dominada por esos ataques al PP, culpable según el Gobierno del bloqueo del Consejo General del Poder Judicial. La ministra de Justicia, Pilar Llop, evitó en varias ocasiones cargar contra los vocales del CGPJ, que este martes han superado ya el plazo marcado por la ley para renovar el Tribunal Constitucional, y apuntó en todo momento al PP como el responsable de la situación que se vive en la cúpula del poder judicial.

El PP ha optado por una estrategia de elevar a la Comisión Europea la polémica por el bloqueo del CGPJ, que lleva casi cuatro años sin renovarse. El Gobierno ha decidido cortar cuanto antes esa posible fuga y la ministra Llop ha invitado al comisario de Justicia, Didier Reynders, a visitar Madrid a finales de mes para hablar específicamente de este asunto y para explicarle que España no es como Polonia o Hungría, donde la Comisión está investigando posibles violaciones al derecho europeo por ataques contra la independencia judicial, y el único problema de la justicia española es que el PP se niega a renovar con normalidad el CGPJ como se ha hecho durante los últimos 37 años: esto es, con un pacto entre los dos grandes partidos que a su vez eligen a 12 de los 20 vocales dentro de un grupo de 52 previamente elegido por los jueces.

“Va a venir el comisario Reynders para hablar de los avances y de las paralizaciones. Es importante que el comisario venga al ministerio para hablar de una cuestión tan relevante. Creo que ya lo sabe, pero me gustaría que me escuchara directamente a mí en persona contarle cuál es el problema”. La ministra está convencida de que este asunto empieza a tener desgaste para el PP. “Antes, esto de la renovación del CGPJ no importaba a nadie, pero ahora, con la renovación del Constitucional, la gente habla de este tema en la calle”, afirmó. “Yo a veces voy en metro, o en autobús, y escucho a la gente hablar de este asunto. Mucha gente ya sabe que nos está costando una millonada este bloqueo. Quiero que Reynders sepa cómo está la situación en este momento”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS