El incendio de Los Guájares se da por estabilizado cinco días después de su inicio

El fuego en la sierra de Granada ha alcanzado los 62 kilómetros de perímetro y las 5.100 hectáreas de superficie

Puesto de Mando del incendio de Los Guájares situado en la presa de Rules, en Granada.
Puesto de Mando del incendio de Los Guájares situado en la presa de Rules, en Granada.112 (112)

El fuego que desde el jueves pasado arde en la granadina Sierra de Los Guájares y en terrenos forestales de los municipios de Albuñuelas, El Valle, El Pinar y Vélez de Benaudalla se ha dado por estabilizado en la tarde de este martes. Un incendio estabilizado, sin embargo, no significa que esté controlado o extinguido, sino que se considera que evoluciona favorablemente porque no tiene nuevos frentes activos que permitan a las llamas avanzar libremente. Según ha explicado sobre el terreno Ramón Fernández Pacheco, consejero de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul de la Junta de Andalucía, “el incendio sigue vivo y aún hay que asegurar el perímetro”, aunque no se prevé que ardan zonas nuevas.

El consejero ha definido el fuego como “muy complicado” debido sobre todo a la orografía, con pendientes muy escarpadas, y la climatología, con vientos que han cambiado de dirección e intensidad inesperadamente en muchas ocasiones. Hasta esta declaración, el incendio ha alcanzado un perímetro de 62 kilómetros que encierran en su interior algo más de 5.000 hectáreas. Según ha explicado Fernández Pacheco, existen “islas verdes”, zonas que no se han quemado, en el interior de la zona acotada que hacen suponer que la superficie quemada sea algo menor finalmente.

El consejero ha explicado que aún queda mucho trabajo por delante para controlar el fuego primero, “lo que nos llevará unos días”, y para, posteriormente, proceder a su extinción completa. En definitiva, los vecinos de las localidades cercanas aún verán humo o llamas en los próximos días.

El incendio comenzó el jueves pasado a las 13.55 en la Sierra de Los Guájares. Unos agentes medioambientales jubilados fueron los primeros que acudieron y estuvieron a punto de apagarlo en los primeros minutos. Sin embargo, según explicó a este diario uno de los profesionales de Medio Ambiente que investigan el origen del incendio, cuando estaban a punto de extinguirlo, el fuego saltó a una aulaga, una planta que arde muy fácilmente, y ahí ya se perdió el control. Desde entonces hasta 125 horas después, las llamas ha andado unas veces más controladas y otras fuera de control por una de las zonas verdes más importantes de la provincia de Granada, con miles de pinos y árboles.

En lo que se refiere a poblaciones y sus habitantes, la tarde del lunes fue la más tensa. Ízbor y Acebuches, dos localidades del ayuntamiento del Pinar, fueron confinadas por la Junta de Andalucía. En la práctica, por otro lado, ocurrió que casi la totalidad de los algo más de 150 personas que habitan esos núcleos rurales los abandonaron para pasar la noche con familiares o amigos en otras localidades o, en algunos casos, en sus vehículos lejos del incendio. También han sido desalojados 15 personas que habitaban edificaciones rurales y, a falta de contabilización oficial, se da por hecho que algunos cortijos y numerosas fincas agrícolas han sido quemadas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS