Baleares aumentará los impuestos a las viviendas más caras mientras Sánchez anuncia rebajas fiscales en la comunidad

El Gobierno central aprueba las bonificaciones que estaban pendientes desde hace años para culminar el régimen especial de las islas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (en el centro), y, a su izquierda, la presidenta del Gobierno balear, Francina Armengol, en las instalaciones de la empresa Carob de Marratxí (Mallorca), este lunes.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (en el centro), y, a su izquierda, la presidenta del Gobierno balear, Francina Armengol, en las instalaciones de la empresa Carob de Marratxí (Mallorca), este lunes.CATI CLADERA (EFE)

Tres años después de la aprobación del Régimen Especial de Baleares (REB), un conjunto de medidas que pretendían compensar las desventajas de la insularidad, la parte fiscal que permanecía paralizada ha sido desbloqueada por el Gobierno y entrará en vigor el año que viene. El presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ha anunciado este lunes que los próximos Presupuestos Generales del Estado incluirán dos importantes rebajas fiscales específicas para las empresas del archipiélago; así se dará por culminado el desarrollo del REB, tras años de insistencia por parte de los partidos políticos de las islas. Ese anuncio de rebaja fiscal ha coincidido con otro de diferente tenor por parte del Gobierno autonómico: Podemos, socio de PSOE, y Més per Mallorca en el Gabinete de las islas, ha avanzado que las cuentas autonómicas del año que viene incluirán un nuevo tramo en el impuesto de transmisiones patrimoniales para operaciones de más de dos millones de euros y una subida de medio punto, hasta el 12%, para las de más de un millón de euros.

Pedro Sánchez se ha desplazado este lunes a la localidad mallorquina de Marratxí para visitar una fábrica de goma de garrofín, donde ha anunciado que el año que viene la parte fiscal del Régimen Especial de Baleares quedará completada con dos importantes incentivos fiscales. El primero consistirá en reducciones del 90% de la base imponible del impuesto de sociedades y de la renta de los no residentes en el archipiélago, siempre que se reinviertan en mejorar la actividad productiva o crear empleo. Esto es, se beneficiarán en el impuesto de la renta los autónomos o empresas que creen empleo en Baleares o que reinviertan en actividades en la comunidad, aunque no tengan fijada en ese territorio su residencia. La segunda medida, que afectará a los productos agroalimentarios o industriales fabricados en Baleares, implicará una bonificación de entre el 10% y el 20% sobre la venta de esos productos cuando las empresas acrediten aumentos de las plantillas y del empleo. Las medidas, según el Gobierno balear, se traducirán en 208 millones de euros de incentivos fiscales directos que favorecerán a 47.000 empresas y 71.000 autónomos.

El REB incluye un conjunto de medidas que pretenden compensar las desventajas que la insularidad tiene para los ciudadanos y empresas de las islas. En la ley aprobada para desarrollar este régimen singular se incluye el descuento del 75% para los viajes entre las islas y entre islas y la Península para los residentes del archipiélago y el llamado factor de insularidad, un montante económico para compensar las desventajas insulares al margen de las inversiones en las islas que establecen los Presupuestos Generales. Los incentivos y bonificaciones fiscales eran los únicos que quedaban pendientes de concretarse hasta este lunes. “Estamos completando el Régimen Especial Balear y dando una respuesta justa, legítima, de los ciudadanos de las islas que ven reconocida esa diversidad territorial en su sistema fiscal”, ha dicho Sánchez.

El viaje de Sánchez a Mallorca se produce a punto de cerrar las cuentas para el año que viene y con el respaldo de la líder socialista balear a las medidas impulsadas desde el Gobierno, tras descartar la semana pasada sumarse a la carrera de rebajas fiscales iniciada por otros barones socialistas. Armengol desechó acometer una bajada de impuestos similar a la impulsada por el presidente valenciano, Ximo Puig.

Al tiempo que el presidente del Gobierno presentaba el paquete de bonificaciones fiscales para Baleares, Podemos, uno de los socios del Ejecutivo autónomo, anunciaba una subida impositiva en la región: el incremento de varios tramos del impuesto de transmisiones patrimoniales. El portavoz parlamentario de la formación, Alejandro López, ha explicado que el tipo de este impuesto subirá medio punto, del 11,5% actual al 12%, para las operaciones que superen el millón de euros. Además, se creará un nuevo tramo para gravar con un 13% las operaciones para la transmisión de viviendas que superen los dos millones de euros. “Hablamos en todo momento de una parte de la ciudadanía que acumula un elevado patrimonio, personas muy ricas” ha señalado López. Los Presupuestos Generales de Baleares también incluirán una subida de impuestos locales a las máquinas tragaperras, casinos y bingos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS