La batalla fiscal: qué comunidades han anunciado hasta ahora rebajas impositivas y a quién van dirigidas

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y la de Baleares, Francina Armengol, son los dos últimos dirigentes en promover medidas desde el anuncio de Andalucía de la supresión del Impuesto del Patrimonio

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, interviene en el debate del estado de la región, este martes. Vídeo: EPV

El quién da más en la batalla fiscal entre comunidades autónomas sigue abierto. Este martes llegó el turno del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, quien, tras anunciar una rebaja del IRPF para rentas inferiores a 30.000 euros, se sumó al carrusel de anuncios. El dirigente socialista hizo gala de su fama de verso libre entre los barones del PSOE al afirmar que no quiere entrar en “el debate de ricos y pobres”, pero que sí opta por una rebaja fiscal centrada en “las clases medias y bajas” sin aplicar gravámenes a las grandes fortunas. Fue el anuncio del presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, de suprimir el Impuesto del Patrimonio —hace dos semanas—, el que desató la guerra impositiva. Desde entonces, y tras el paquete de medidas que Page proclamó este martes —durante el debate sobre el estado de la región—, son ya una decena las comunidades autónomas que han introducido medidas fiscales.

Hasta ahora, y en apenas 16 días, más de la mitad de las regiones han anunciado que barajan cambios fiscales para hacer frente a la elevada inflación y a las graves consecuencias económicas de la guerra de Ucrania. El quid de la cuestión está en a quién bajar los impuestos y en cómo. Entre las comunidades gobernadas por el PP, el anuncio de Moreno ha provocado que el foco recaiga en si aliviar o no la presión fiscal de las rentas más altas; mientras que el inesperado giro, y primero de los dirigentes socialistas —la Generalitat Valenciana rebajará el IRPF para las rentas inferiores a los 60.000 euros y aumentará un 10% todas las deducciones autonómicas—, del presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, empujó a los barones del PSOE a mover ficha y promover reducciones fiscales para las familias con menos recursos, como este martes confirmó Page. Un planteamiento que estaba fuera de la agenda de los dirigentes socialistas hasta entonces.

En medio de la liza fiscal, el Gobierno de Pedro Sánchez anunció un impuesto especial sobre las grandes fortunas y subidas fiscales a rentas altas y grandes empresas, en paralelo a otras bajadas fiscales a rentas medias y bajas, para contrarrestar los movimientos de algunos presidentes autonómicos —como Moreno—. En su discurso, Page se mostró “escéptico” ante una reforma del modelo de financiación autonómica en medio del “carajal que se está montando con los impuestos”.

Ese “carajal” al que aludió Page, y frente al que pidió “armonización” por parte del Gobierno central, se refiere a la carrera emprendida por los presidentes autonómicos, muchos de los cuales tienen cita en las urnas en primavera, como Castilla-La Mancha y Baleares. En el archipiélago, su presidenta y también socialista, Francina Armengol, anunció asimismo este martes —y en su respectivo debate de Política General de la comunidad—, un paquete de 25 medidas por valor de 200 millones de euros, para reforzar el “escudo social”, informa Lucía Bohórquez. Entre las iniciativas se incluye el incremento del límite para las deducciones del IRPF, que pasará de 25.000 euros por familia a 52.800, ampliándose un 10% lo que se pueden deducir.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Tres comunidades del PP se han desmarcado de la supresión del Impuesto del Patrimonio: Galicia y Castilla y León, mientras que Murcia lo condiciona a poder cuadrar las cuentas. Entre las medidas emprendidas por estos gobiernos, en Galicia sí se bonificará a la mitad este impuesto; en Castilla y León se reducirá el primer tramo del IRPF en un 5,3 % y en Murcia se llevará a cabo una deflactación de la tarifa del IRPF autonómico en cuatro tramos. A estas iniciativas se suma la de la Comunidad de Madrid, que ya tenía suprimido el Impuesto del Patrimonio desde 2009, y que ahora deflactará el IRPF de 2022 en todos sus tramos.

En las comunidades gobernadas por el PSOE —además de Valencia, Castilla La-Mancha y Baleares—, Aragón, Canarias y Navarra confirmaron a este periódico que promoverán rebajas de impuestos en la misma línea. En Extremadura, su presidente, Guillermo Fernández Vara, anunció el jueves que esta semana propondrá al PP la mayor bajada de la historia de las tasas y precios públicos. Y en Cantabria, donde el Partido Regionalista de Miguel Ángel Revilla gobierna en coalición con el PSOE, se analizan también reducciones fiscales para las rentas bajas.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Virginia Martínez

Es redactora en la sección de España y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS, donde trabajó en la sección audiovisual hasta verano de 2021. Antes cubrió información local en el diario Granada Hoy. Es licenciada en Derecho por la Universidad de Granada y en Periodismo por la Universidad de Málaga y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS