El empresario supuestamente estafado por El Pequeño Nicolás, durante el juicio: “Hay genios precoces”

La Fiscalía mantiene que Gómez Iglesias persuadió a De la Hidalga para intentar arrebatarle medio millón de euros, pero este declara que no se sintió “engañado”

Francisco Nicolás Gómez Iglesias, conocido como ‘El Pequeño Nicolás’, a su llegada a la Audiencia Provincial de Madrid, este martes.Foto: EDUARDO PARRA (EUROPA PRESS) | Vídeo: EPV

El empresario Francisco Javier Martínez de la Hidalga no se muestra muy afectado por las andanzas de Francisco Nicolás Gómez Iglesias, alias El Pequeño Nicolás. Así lo ha querido dejar claro este miércoles en el cuarto juicio que se celebra contra el veinteañero en la Audiencia Provincial de Madrid, para quien la Fiscalía pide una pena de seis años de cárcel por intentar estafar precisamente a De la Hidalga. “Yo no le juzgo. Yo no he sido engañado”, ha descargado la presunta víctima, que ha testificado esta mañana después de que la vista oral tuviese que suspenderse el martes porque no compareció. Una declaración que ha aprovechado para insistir en que no se sintió “estafado”, pero en la que también ha descrito cómo se creyó el papel que representaba el joven: “Mi abogado me dijo que Francisco Nicolás era importante, un genio precoz. Hay genios precoces”.

La defensa del Pequeño Nicolás está convencida de que el relato del empresario le beneficia. Este no solo no lo acusa en el juicio, sino que repite que no se “sintió” engañado. “Yo tenía fe total en él, era una persona confiable”, ha insistido De la Hidalga, de 80 años. Aun así, la presunta víctima ha corroborado que Gómez Iglesias le dijo que era “participante” y “amigo” del CNI y del Gobierno; que llevaba y enseñaba un “álbum de fotos con el Rey y los ministros”; y que, incluso, acudió junto a él a una sucursal bancaria para extraer dinero de sus cuentas y dárselo al joven para que le ayudara en sus negocios.

Pese a la versión que ha expuesto De la Hidalga este miércoles en el juicio, la Fiscalía mantiene que El Pequeño Nicolás ideó un enrevesado plan para engañarlo y estafarle medio millón de euros en octubre de 2014 a él y su esposa, pocos días antes de su arresto. Los investigadores detallan que el veinteañero se hizo pasar por miembro del “equipo de trabajo” de la entonces vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, y por agente del CNI. Para ello, alquiló coches de alta gama con conductor, con los que recogía a su víctima; y consiguió rotativos luminosos policiales para colocar en los vehículos, con los que se abría paso en medio del tráfico e, incluso, se saltaba semáforos. También falsificó documentos de Presidencia, de la Casa Real y del Centro Nacional de Inteligencia; y simulaba llamadas telefónicas con la dirigente del PP y otras autoridades políticas.

Gracias a su disfraz, Gómez Iglesias convenció primero al empresario de que el Gobierno le quería ayudar con la venta de una finca en Toledo. Después, según las acusaciones, le persuadió para que sacara 500.000 euros de su banco y lo traspasara a una cuenta a nombre del joven. Una operación que nunca llegó a ejecutarse por los recelos del director de la sucursal, que frenó la salida del dinero durante unos días. De forma que, antes de hacerse, De la Hidalga ya se había arrepentido y le había pedido al veinteañero que le devolviera 25.000 euros que consiguieron sacar en efectivo. Primero solo le reingresó 10.000 euros en un sobre. “Me dijo que el resto lo tenía en una caja del servicio secreto”, ha dicho este miércoles el testigo, que ha añadido que un abogado le llamó incluso de parte de la madre del Pequeño Nicolás diciéndole que “se responsabilizaba de lo que faltaba”.

—Estoy muy contento con el resultado de las declaraciones, más optimista que este martes. Se han desmontado muchísimas de las acusaciones que se vertían. Él ha dicho que nunca se sintió estafado, ni engañado. La verdad es que no sé por qué estoy aquí —ha dicho Gómez Iglesias al acabar la segunda sesión del juicio, que continuará el próximo 7 de noviembre.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Dos condenas recurridas

El Pequeño Nicolás, absuelto en 2018 en un primer juicio por calumnias al CNI, acumula dos penas de prisión. En 2021, la Audiencia lo castigó a un año y nueve meses por falsificar el DNI para que un amigo se presentase a la Selectividad en su nombre; y a otros tres años por hacerse pasar en 2014 por emisario del rey Felipe VI y de Sáenz de Santamaría durante un viaje a Ribadeo (Lugo), donde almorzó con el presidente de la compañía de transporte Alsa, Jorge Cosmen. Estos dos fallos se encuentran recurridos al Tribunal Supremo. Para febrero de 2023 se ha fijado una quinta vista oral contra Gómez Iglesias por crear una supuesta red criminal para obtener información confidencial de las bases de datos policiales. El ministerio público le pide otros nueve años y nueve meses de prisión por ello.

Sobre la firma

J. J. Gálvez

Redactor de Tribunales de la sección de Nacional de EL PAÍS, donde trabaja desde 2014 y donde también ha cubierto información sobre Inmigración y Política. Antes ha escrito en medios como Diario de Sevilla, Europa Sur, Diario de Cádiz o ADN.es.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS