Así operaba una red que introducía a inmigrantes indios en EE UU a través de Madrid y México

Las víctimas llegaban a España, tras escala en Abu Dabi, para saltar de continente, donde eran dejadas a la suerte de las mafias migratorias que operan en territorio mexicano

Una operación conjunta de las autoridades policiales y aduaneras españolas y estadounidenses ha desarticulado una red que introducía a inmigrantes indios en Estados Unidos a través de Madrid y México. Las víctimas de esta organización se veían obligadas a pagar entre 70.000 y 100.000 euros por todo el proceso de traslado y la obtención de la documentación falsa, por lo que los agentes estiman que la organización criminal ha podido recaudar alrededor de 10 millones de euros en beneficios económicos gracias a esta trama. En la operación, realizaba por la Policía Nacional, Vigilancia Aduanera y el Departamento de Protección Aduanera y Fronteriza de Estados Unidos, han sido detenidas seis personas por organización criminal, delitos contra los ciudadanos y tráfico de documentos.

El grupo criminal disponía de dos ramificaciones. Una de ellas estaba instalada en India, y la otra actuaba en Madrid. Las víctimas eran captadas en el país hindú, mayoritariamente en las zonas rurales. El entramado ilegal les ofrecía de forma proactiva el itinerario. Operaban casi “como una agencia de viajes”, comenta Roberto Albares, subinspector de la Policía Nacional. La mayoría de los viajes se realizaban desde Abu Dabi hasta Madrid, aunque en algunas ocasiones también llegaban a Barcelona.

Una vez en Madrid, las víctimas de la red eran alojadas en hostales y pisos patera destinados a migrantes. Se les daba la documentación falsa —como tarjetas de residencia de países europeos, por ejemplo, de Italia— con la que debían viajar hasta México como “simples turistas”, según dice Albares. Y, una vez allí, quedaban a merced de las mafias de tráfico de personas que operan en el terreno para ser trasladas hasta EE UU. El trayecto de estas personas, por tanto, era largo y costoso, implicaba viajar por cuatro países en total y recorrer más de 17.000 kilómetros hasta llegar a su destino final.

Las autoridades que han desarticulado este entramado criminal también han destacado el alto precio que suponía para las víctimas todo el recorrido. Las personas se veían obligadas a abonar entre 70.000 y 100.000 euros por todos los gastos. Toda esta cantidad económica se destinaba a los viajes en avión a España y México, el alojamiento, la manutención y la documentación falsa. Según las autoridades, se estima que gracias a estos precios tan altos, la organización criminal ha registrado un beneficio económico de unos 10 millones de euros.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Este entramado llevaba operativo, al menos, más de un año, y ha captado alrededor de 100 personas, según señalan las fuentes policiales. El 95% de las víctimas son de nacionalidad india, y el perfil mayoritario es el de hombre de entre 20 y 40 años. El subinspector Albares añade que las personas que entraban en esta red emigraban por razones económicas. Las turbulencias políticas y económicas del Reino Unido, que sería el destino preferido por la mayoría de migrantes indios, modificaron las rutas migratorias hacia EE UU y Canadá, reconoce por teléfono.

El desarrollo de la investigación

La operación se inició a finales del año pasado, cuando la Policía Nacional detectó un aumento llamativo en la afluencia de personas de origen indio a España. Desde abril de este año, y en constante comunicación con el Departamento de Protección Aduanera y Fronteriza de EE UU y el Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, los agentes de la Policía Nacional fueron desarrollando una investigación sobre la existencia de una posible organización criminal que se dedicaba a facilitar documentos falsos en Madrid y EE UU. Estas pesquisas han culminado con seis detenidos por pertenencia a organización criminal, delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y tráfico de documentos falsos. Para Albares, lo más importante de este operativo es que, al desarticular la red, se ha conseguido frenar el efecto contagio que se producía en India por estas operaciones de captación.

A su vez, en los registros realizados en los domicilios de los principales líderes de la organización, la policía se ha incautado todo tipo de material necesario para la falsificación de los documentos. En los registros se han encontrado 46 documentos falsos de diferentes países, casi 25.000 euros en efectivo y 2.500 dólares americanos, utensilios de alto nivel de profesionalización para la fabricación de documentos, una impresora láser, tres sellos secos y uno para la entrada en el espacio Schengen.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS