Auge y caída de casi todos los ‘Ayuntamientos del cambio’ en solo cuatro años

Barcelona y Valencia son las grandes ciudades que se conservan del éxito electoral de 2015, cuando Podemos y sus socios se estrenaron en las alcaldías de Madrid, Zaragoza o A Coruña

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en un acto municipal.
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en un acto municipal.David Zorrakino (Europa Press)

Los denominados Ayuntamientos del Cambio fueron la expresión máxima del “asalto a los cielos” con el que Podemos y sus satélites irrumpieron en la política española hasta que en 2019 hicieron cumbre con el Gobierno de coalición que preside Pedro Sánchez. Las marcas locales asociadas a Podemos llegaron a gobernar en 2015 en Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, A Coruña, Santiago de Compostela o Cádiz, pero las divisiones internas y una gestión deficiente hicieron que casi todo ese poder municipal se diluyese a las primeras de cambio y tuviese una duración muy corta, de tan solo una legislatura.

La decisión de la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, de no concurrir con su proyecto de Sumar a las elecciones municipales y autonómicas puede ser otro factor que puede contribuir a la pérdida del escaso músculo local que mantiene el espacio a la izquierda del PSOE. Su fragmentación ya fue decisiva en el auge y caída hace tres años en Madrid y otras ciudades. La entonces alcaldesa, Manuela Carmena, fue la clara vencedora de las elecciones con 31% de votos pero la izquierda no sumó. Uno de las razones fue que la candidatura de Madrid en Pie Municipalista, encabezada por Carlos Sánchez Mato y otros ediles del sector más a la izquierda de Ahora Madrid, consiguió más de 42.000 votos (2,6% del total) pero se quedó muy por debajo del umbral del 5% para obtener representación. José Luis Martínez-Almeida recuperó la capital de España para el PP pese a empeorar, con seis concejales menos, el resultado de Esperanza Aguirre en 2015.

Pedro Santisteve fue otro regidor efímero en Zaragoza. El abogado penalista, que se inició en política con el movimiento del 15-M dio la sorpresa en 2015 pero cuatro años después pagó la decisión de la plataforma ciudadana de Zaragoza en Común y Podemos de presentarse por separado: de nueve concejales se cayó a cinco entre ambas candidaturas. Jorge Azcón (PP) relevó a Santisteve con el apoyo de Cs. Las mareas gallegas tampoco sobrevivieron más de una legislatura. Xulio Ferreiro, regidor de A Coruña por Marea Atlántica, dejó la política tras perder el bastón de mando en las últimas elecciones en favor de Inés Rey (PSOE). Xosé Sánchez Bugallo, también socialista, aprovechó las rencillas entre Podemos y sus socios para explotar el trasvase de votos de Compostela Aberta y hacerse con el Ayuntamiento de Santiago. La misma historia se repitió en Ferrol.

Si Ada Colau ya era la principal referente local de Podemos y sus confluencias, ahora lo es más que José María González Santos, Kichi, no se postulará a la reelección en Cádiz. La alcaldesa de Barcelona se presentará a un tercer mandato en las próximas elecciones municipales: el código ético de Barcelona en Comú, establecía una limitación de dos mandatos, pero la formación aprobó en mayo que Colau se presentase a las primarias para optar “al tercer y último mandato” en la ciudad condal. Ernest Maragall (ERC) ganó las elecciones en 2019 pero Colau fue investida con el respaldo del PSC -que se ve en condiciones de lograr la alcaldía dentro de seis meses- y de parte de la plataforma de Manuel Valls, contraria a que hubiera un regidor independentista.

Joan Ribó también optará a un tercer mandado en Valencia, donde el alcalde de Compromís gobierna en coalición con los socialistas. Su propósito en 2015, cuando ganó la alcaldía a Rita Barberá (PP), era no presentarse más de dos legislaturas, pero muchos sectores de la izquierda le han presionado para que volviera a hacer una excepción como Colau. La marca de València en Comú, ligada a Podemos, formó parte del primer Ejecutivo de Ribó pero en 2019 pasó de tres concejales a no obtener representación. Francisco Guarido, alcalde de Zamora con mayoría absoluta y único regidor de IU de una capital de provincia, es sumamente crítico con Podemos y se volverá a presentar en solitario.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

José Marcos

Redactor de Nacional desde 2015, especializado en PSOE y Gobierno. Previamente informó del Gobierno regional y casos de corrupción en Madrid, tras ocho años en Deportes. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de Periodismo de EL PAÍS. Trabajó en Starmedia, Onda Imefe y el semanario La Clave.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS