Susana Díaz pacta con Espadas su renuncia como diputada andaluza dos meses después de ser elegida senadora

El PSOE de Andalucía asegura que con este movimiento “se culmina” el proceso de renovación en el partido

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, conversa con la diputada socialista Susana Díaz, durante la primera jornada de sesión plenaria en el Parlamento de Andalucía, en pasado 15 de septiembre.
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, conversa con la diputada socialista Susana Díaz, durante la primera jornada de sesión plenaria en el Parlamento de Andalucía, en pasado 15 de septiembre.María José López (Europa Press)

La expresidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha pactado con el secretario general del PSOE andaluz, Juan Espadas, su renuncia al acta de diputada autonómica dos meses después de ser elegida senadora por la comunidad por el Parlamento andaluz, según ha informado hoy el PSOE. Ambos dirigentes mantuvieron una reunión el pasado jueves, en el que abordaron “por primera vez” la marcha de Díaz de la Cámara autonómica.

Díaz aún no ha presentado en el Registro parlamentario su petición de baja que solo es efectiva hasta la comparecencia personal ante la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, según fuentes del Parlamento. Ninguno de esos pasos ha dado todavía.

Díaz fue elegida senadora el 21 de julio y juró su cargo en la Cámara Alta el pasado día 14, pero no ha sido hasta ahora cuando ha querido dejar su escaño en el Parlamento andaluz. Ambos puestos son compatibles, aunque en Andalucía los senadores por la comunidad no tienen por qué ser también diputados andaluces. No obstante, las normas internas del PSOE dictan un cargo por persona.

La presencia de la expresidenta en los dos últimos plenos de la Cámara se había convertido en una pesadilla para el nuevo equipo de Espadas, que no tiene escaño en el Parlamento. Como presidenta del grupo parlamentario, Díaz ocupaba un lugar preferente en el salón de plenos y todos sus movimientos eran seguidos por una nube de fotógrafos.

La exlíder socialista acudió al pleno de la semana pasada, aunque no a la reunión del grupo en la que Espadas marcó las directrices del nuevo periodo de sesiones. Díaz concentró todos los focos al mantener una larga conversación con el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, en el patio del Parlamento, un encuentro informal que pidió ella.

El comunicado del PSOE dice que Espadas “ha contado con la leal respuesta” de la expresidenta para dejar el escaño, aunque fuentes socialistas aseguran que su abandono estaba acordado desde el mismo día que aceptó marcharse al Senado. Como presidenta del grupo, Díaz cobraba un suplemento de 1.600 euros mensuales además de los 3.261 euros del sueldo de diputada.

Lo previsto es que ahora ocupe la presidencia de la Comisión de Industria en el Senado, cargo que también lleva aparejado un complemento de 1.500 euros mensuales. Para ocupar su escaño en el Senado tuvo que dimitir el senador Fernando López Gil, uno de sus apoyos más firmes en las primarias por la candidatura a la presidencia de la Junta que Díaz perdió frente a Espadas. López Gil es ahora un cargo de confianza en el Ayuntamiento de San Fernando (Cádiz). La senadora malagueña Marisa Bustinduy también dejará vacante la presidencia de la Comisión de Industria para que la dirija Díaz.

El PSOE considera que con la renuncia a su acta de diputada andaluza “culmina” el proceso de renovación en el partido. Espadas ganó las primarias con el 55% de los votos a Díaz el 13 de junio y el 23 de julio fue proclamado secretario general del partido en unas elecciones en la que no hubo rivales. Una comisión integrada por 20 personas y que coordina la portavoz parlamentaria Ángeles Férriz dirige la organización del Congreso Regional del PSOE andaluz que se celebrará en Torremolinos (Málaga) la primera semana de noviembre, en el que se elegirá a una nueva ejecutiva.

Además de su actividad en el Senado, Díaz participa en dos programas de televisión: El programa de Ana Rosa y Todo es Mentira, de Risto Mejide.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS