El PP andaluz quiere ya el congreso y apuesta por Feijóo como candidato para 2023

Todos los presidentes provinciales se pronuncian a favor de la salida de Casado

El presiente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, este martes durante la reunión del Consejo de Gobierno.
El presiente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, este martes durante la reunión del Consejo de Gobierno.PACO PUENTES (EL PAÍS)

El PP andaluz ha salido este martes de la relativa ambigüedad en la que se había movido en últimos días respecto a la lucha fratricida por el poder en el partido. Y lo ha hecho en tromba: la dirección regional que lidera el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, y todas las direcciones provinciales se han posicionado a favor de un congreso extraordinario que ponga fin a la etapa del dúo Pablo Casado y Teodoro García Egea y que cierre “cuanto antes” una crisis que enturbia el horizonte electoral de los populares andaluces.

Con un goteo continuo, los dirigentes andaluces han ido haciendo público a lo largo del día a través de las redes sociales su apoyo a la celebración de un congreso “urgente” y aunque algunos dirigentes no han apoyado a un candidato en concreto, el PP de Moreno tiene claro lo que quiere: un congreso exprés, en 30 días, y al presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, como nuevo líder. Esta es la apuesta del PP de Andalucía y no como una solución temporal o interina. Quieren a Feijóo, que cosecha cuatro mayorías absolutas a su espalda, de candidato popular a las elecciones generales previstas a finales de 2023, aseguran fuentes del PP. Esta opinión está muy extendida entre los populares andaluces, pero sus dirigentes a pie de calle también advierten de que lo que reciben de “las bases” son palabras de apoyo a Isabel Díaz Ayuso porque la ven como un “revulsivo” electoral.

Moreno se había mantenido hasta ahora a una prudente distancia de la guerra interna, aunque había pocas dudas de que apoyaba cada palabra de Feijóo. Anoche es cuando Moreno salió de su estado de contención y afeó al todavía presidente del PP, Pablo Casado, la decisión de convocar a la Junta Directiva Nacional, el máximo órgano entre congresos, para el próximo 28 de febrero, Día de Andalucía. Salvo cuando esta celebración coincide con una campaña electoral, todos los partidos y más aún si están en el Gobierno, tienen copadas sus agendas con esa fecha. “No es acertado hacernos elegir entre el día de nuestra Comunidad y la asistencia a un órgano del PP. Las decisiones deben tomarse con tacto y sensibilidad en un momento tan crucial como este. Es hora de saber sumar. Siempre con los andaluces”, escribió el presidente andaluz en su cuenta de Twitter. Moreno habló después de colgar este tuit con Casado.

El portavoz de los populares andaluces y alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, ha sido el que ha manifestado la posición oficial del partido casi a la par que otras organizaciones territoriales. “Ahora es el momento del diálogo para que se convoque un congreso extraordinario en el PP cuanto antes, y del que el PP salga más unido que nunca”, ha dicho. Más o menos al mismo tiempo, los presidentes provinciales se han ido pronunciando, incluso aquellos que una hora antes no tenían previsto hacerlo, según comentaron a este periódico.

En el PP andaluz se hacían cábalas de cuántos presidentes provinciales, algunos de ellos apoyados por Casado y García Egea, se mantendrían fieles al presidente nacional. El contador ha quedado a cero, después de la cascada de pronunciamientos a favor del cambio de dirección procedentes de toda España.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La presidenta del PP de Sevilla, Virginia Pérez, ha escrito en Twitter: “El @populares necesita un Congreso lo antes posible y abordar no solo el debate de las personas sino también de las ideas. Volvamos al proyecto común de un gran partido para un gran país”. El congreso en el que Pérez fue reelegida presidenta provincial en marzo de 2021, no solo fue una batalla local, habitual por otro lado en esta organización, sino en enfrentamiento abierto entre la dirección nacional de Casado y García Egea y la dirección regional de Moreno. Este perdió el congreso al proponer un candidato alternativo que no prosperó y plantó a García Egea en la clausura de un cónclave que dejó muchos platos rotos y que posteriormente recompusieron Bendodo y la secretaria general del PP andaluz, Loles López. Pero la operación dejó visibles las grietas y los populares andaluces no tuvieron dudas de que el ya ex secretario general del PP lo que pretendía era poner presidentes y ejecutivas provinciales afines parar controlar la propia reelección de Casado ante un eventual competidor.

Los presidentes del PP de Almería, Javier Aureliano García, y de Granada, Francisco Rodríguez, a los que en el PP consideraban afines a Egea también se han pronunciado a favor de un congreso extraordinario y por lo tanto del relevo. El presidente del PP de Cádiz, Bruno García; de Jaén, Erik Domínguez; de Córdoba, Adolfo Molina; y de Huelva, Manuel Andrés González, también dejaron constancia por escrito de su posición. Estos cuatro dirigentes son también diputados del Parlamento de Andalucía, por lo que su posición no es menor a la hora de testar la unidad del grupo parlamentario, donde muchos diputados han sacado el catalejo para ver si intuyen sus nombres en las próximas listas electorales. El último en fijar su posición en las redes sociales, aunque era la más clara de todas desde el mismo día en que estalló la crisis, ha sido el presidente del PP de Málaga, Elías Bendodo. No tiene acta, pero se sienta en los sillones verdes del Gobierno del que es su portavoz y consejero de la Presidencia.

Con un “sí” ha respondido en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno cuando se le ha preguntado si apoyaba un congreso extraordinario, haciendo una excepción de su compromiso de no hablar de asuntos de partido desde San Telmo. Cuando se le ha preguntado sobre la adjudicación de un contrato público de la Comunidad de Madrid a una empresa del que se benefició el hermano de la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, Bendodo ha tirado del manual que empleaban sus antecesores socialistas en esa misma sala de ruedas de prensa ante informaciones periodísticas que apuntaban a casos de corrupción: “No hay ningún proceso abierto. Hay una denuncia que podrá prosperar o no. Si llegaran a ser [decisiones] judiciales se respetarán”.

Esta displicencia ante la afirmación de la dirección del PP de que el hermano de Ayuso cobró una comisión provoca sarpullidos en muchos dirigentes. “Es una burrada que los barones estén justificando cosas de algunos compañeros cuando siempre lo hemos combatido”, asegura un dirigente provincial. Por ahora, no es ahí donde miran los objetivos en el PP de Andalucía donde lo que les urge es taponar cuanto antes los borbotones, aunque no con cualquiera, para afrontar en las mejores condiciones posibles las próximas elecciones andaluzas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS