Ayuntamientos de la Costa Brava detectan la llegada de franceses a segundas residencias

La policía y la Guardia Civil sospechan que los ciudadanos que se saltan el confinamiento entran a España de noche por caminos secundarios

Barcelona también ha notado un repunte en el tráfico durante la Semana Santa.
Barcelona también ha notado un repunte en el tráfico durante la Semana Santa.joan sánchez

Decenas de familias francesas han llegado a sus segundas residencias en la Costa Brava a pesar de la suspensión temporal de la libre circulación por el espacio Schengen. Ayuntamientos de localidades como Roses, Llançà o El Port de la Selva (Alt Empordà) han detectado que han llegado turistas del país vecino. La Policía Nacional y la Guardia Civil no tienen constancia de los movimientos y sospechan que los ciudadanos que se saltan el confinamiento por la crisis del coronavirus lo hacen de madrugada y por caminos secundarios.

La sospecha de los cuerpos policiales con competencias fronterizas es compartida por el Servicio Catalán de Tráfico. La Policía Nacional, con el apoyo de los Mossos d’Esquadra, se encarga de los controles en las vías principales, como la AP-7 en La Jonquera o las entradas por Portbou y Puigcerdà. La Guardia Civil y el Ejército vigilan las zonas de montaña, como el Coll de la Manrella en Agullana y el de Tapis, en Maçanet de Cabrenys.

El comportamiento de los franceses que se han desplazado a Cataluña ha indignado a vecinos de varias poblaciones, que han exigido en las redes sociales dureza a los responsables municipales. La alcaldesa de Roses, Montse Mindan, tiene constancia de la llegada de franceses. Según ella, la sospecha es que viajan de noche y esconden el coche en el garaje. “Los detectan las cajeras del súper, que notan la llegada de clientes franceses que solo venían en verano”, apunta. Lo mismo cuenta el alcalde de Llançà, Francesc Guisset, que comenta que “normalmente van a comprar en grandes superficies de Figueres y ahora lo tienen que hacer en el comercio local”.

Un alcalde del Baix Empordà que prefiere mantenerse en el anonimato opina que los vecinos “han pasado de ser buenos amigos a chivatos”. En El Port de la Selva el martes de la semana pasada agentes de la Guardia Municipal y de Protección Civil repartieron mascarillas al millar de empadronados al municipio. Se dieron cuenta de que segundas residencias que estaban cerradas entonces el jueves siguiente estaban abiertas.

El alcalde de Colera, Lluís Bosch, explica que como no hay ningún positivo en el pueblo, el Ayuntamiento decidió “cerrar con vallas y cintas policiales todos los posibles caminos de acceso”. El alcalde de Portbou, Xavier Barranco, asegura que ha visto llegar muchos franceses y alertó a los ciudadanos vía Facebook de que “si veían extraños en la localidad les dijeran que no estaban haciendo lo correcto y que les denunciarían”.

Detenidos por tráfico de droga

Los Mossos localizaron el domingo pasado un vehículo con matrícula francesa en la N-II en La Jonquera. Dentro iban tres franceses del Perthus y Salon de Provence, con un cargamento de droga valorado en 9.100 euros. Los agentes supieron que habían entrado por una pista forestal que va desde el Castell de Bellaguarda, sobre el Pertús, por el Coll de Panissars hasta L’Empordà.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS