La Generalitat replantea el reparto de mascarillas tras distribuir solo 100.000 en metro y trenes

El consejero del Interior, Miquel Buch, atribuye la reducida cifra a un mayor número de desplazamientos en vehículos privados y a que muchas personas no han salido

Rebeca Carranco
Barcelona -
Voluntarios de Cruz Roja reparten mascarillas en el metro de Sants de Barcelona.
Voluntarios de Cruz Roja reparten mascarillas en el metro de Sants de Barcelona.Carles Ribas

Los voluntarios de la Cruz Roja y de Protección Civil de la Generalitat de Cataluña han repartido hasta mediodía de este martes unas 100.000 mascarillas en 130 puntos de distribución divididos en 40 municipios, en su mayoría estaciones de metro y tren, a trabajadores después de permitir la reanudación de las actividades no esenciales tras el confinamiento decretado por el estado de alarma el pasado 15 de marzo por la pandemia del coronavirus. El dato, todavía no definitivo, lo ha hecho público el consejero del Interior, Miquel Buch, que ha anunciado que están “replanteando el sistema de distribución” para llegar a un mayor número de personas. Buch ha atribuido la reducida cifra (el Gobierno central ha repartido al Gobierno catalán 1,7 millones de mascarillas) a que muchas personas se han quedado en casa y a un mayor uso del vehículo privado.

En la red de metro, hasta las ocho de la mañana, se han contabilizado 28.300 validaciones, lo que supone un 6% menos que el 24 de marzo (30.000) cuando había las mismas restricciones que ahora en el contexto del estado de alarma, según los datos, aún provisionales, de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB). La cifra es un 81% inferior que el martes después de semana santa del año pasado. Hasta las 9.00 horas, sumando metro, ferrocariles y Rodalies, se han desplazado 57.522 personas, indican los datos del Departamento de Territorio facilitados por Buch.

El Departamento de Interior de la Generalitat sospecha que algunos de los trabajadores han optado por el vehículo privado para desplazarse. Buch se basa en el aumento de un 52,8% en la salida y de un 51,5% en la entrada de vehículos en el área metropolitana respecto al martes de la semana pasada, cuando seguía en vigor la restricción de la actividad empresarial a los servicios considerados esenciales. Desde el lunes, se permite reanudar el trabajo en actividades industriales y laborales (los comercios y establecimientos de ocio siguen cerrados). Si se comparan los datos con un martes normal antes del confinamiento, el tráfico se ha reducido en un 60%.

La repartición de mascarillas ha empezado a las seis y media de la mañana, con el foco puesto en la ciudad de Barcelona, donde hay una mayor red de transporte público y donde se preveían más desplazamientos. Salvo algún momento muy puntual, se han visto pocos pasajeros en los andenes y en los trenes, y muchos de ellos ya llevaban mascarillas, por lo que no todos cogían la que les ofrecían. Protección Civil, la Cruz Roja, los Mossos y TMB han estudiado la red y han elegido 14 estaciones, las más transitadas y con confluencia de varias líneas o tipo de transporte: Sants, Catalunya, Arc de Triomf, La Sagrera, Espanya, Clot, Hospital Clínic, Diagonal, Hospital de Sant Pau-Dos de Maig, Passeig de Gràcia, Vall d’Hebron, Ciutadella, Guinardó-Hospital de Sant Pau y Fabra i Puig. Está previsto que mañana se repita el reparto.

El Ayuntamiento de Barcelona ha pedido a la dirección general de Protección Civil de la Generalitat que distribuya mascarillas en los distritos en los que se han registrado más casos de coronavirus. La concejal de Movilidad, Rosa Alarcón, ha explicado en rueda de prensa que la distribución de mascarillas en el transporte público ha “funcionado perfectamente” y solo han “detectado que no había ningún punto en Nou Barris, uno de los distritos con mayor incidencia de la Covid-19″, informa Efe.

La distribución de las mascarillas repartidas por el Gobierno de Pedro Sánchez a las comunidades autónomas ha sido un foco de tensión en Cataluña. El sábado, el consejero del Interior, Miquel Buch, criticó que el Ministerio del Interior no les había informado de cómo deberían distribuir esas mascarillas, ni cuántas serían, ni donde estaban. El lunes, la polémica se centró en la cifra de mascarillas enviadas a Catalunya: 1.714.000. Buch ha insistido este lunes en pedir explicaciones al Ejecutivo de Pedro Sánchez para saber de dónde sale la cifra que, a su juicio, juega con el año 1714, cuando Barcelona cayó a manos de las tropas borbónicas en la Guerra de Sucesión. “No se lo permitiremos”, amenazó Buch el domingo, en referencia a si el Gobierno central enviaba una nueva remesa de 1.939.000 millones de mascarillas, vinculándolo a 1939 el año del inicio de la dictadura franquista.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad




Sobre la firma

Rebeca Carranco

Reportera especializada en temas de seguridad y sucesos. Ha trabajado en las redacciones de Madrid, Málaga y Girona, y actualmente desempeña su trabajo en Barcelona. Como colaboradora, ha contado con secciones en la SER, TV3 y en Catalunya Ràdio. Ha sido premiada por la Asociación de Dones Periodistes por su tratamiento de la violencia machista.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS