medio ambiente

Una veda que no convence

Los ecologistas creen que las medidas de protección del coral son “insuficientes” y los pescadores no ven una base científica seria

Un equipo de biólogos recupera coral rojo en el Parc Natural del Montgrí- Medes.
Un equipo de biólogos recupera coral rojo en el Parc Natural del Montgrí- Medes.

La veda de dos años de pesca de coral rojo aprobada por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación hasta el 10 de abril de 2022 para “proteger y conservar sus colonias”, no convence ni a ecologistas ni a coraleros. Los primeros consideran que “llega tarde y es insuficiente” y los pescadores, unos 25 en todo el territorio nacional, creen que les “están masacrando” y alertan de “su desaparición”. Las zonas autorizadas para pescar este cotizado animal escondido en un esqueleto calcáreo estaban hasta ahora en Cataluña —sobretodo en Girona, donde se capturaba el 50% del coral de toda España—, Baleares, Cádiz y Almería.

La medida ha sido bien recibida, aunque con “peros”, por Ecologistas en Acción de Cataluña. Su portavoz, Lydia Chaparro, quien coordinó varias de las misivas que se enviaron en 2018 al Gobierno reclamando una veda total, la ve “insuficiente”. Recuerda que “ninguna de las cartas firmadas por 84 centros de investigación y entidades ambientales, tuvo respuesta”, aunque indica que “la presión ejercida ha dado buenos resultados”. Para la ecóloga, la veda de dos años en la pesca de coral es “una muy buena noticia, aunque llega tarde y continua siendo insuficiente para proteger a la especie”.

Según Chaparro, el Gobierno “debería ser mucho más proactivo en la conservación de su patrimonio natural común” y no esperar a que se encuentre en estado crítico para actuar. “La conservación de una especie tan vulnerable con un crecimiento extremadamente lento, como el coral, debería primar a la explotación, y más cuando solo beneficia a un pequeño colectivo que se lucra de una especie endémica y singular del Mediterráneo”, sostiene.

Muy diferente es la visión del presidente de la Asociación Española de Pescadores de Coral Rojo, Joaquín Beza, que representa a los coraleros profesionales, principalmente de Girona y Cádiz. Se sienten “víctimas de ecologistas, científicos y pactos políticos” e indica que “el estudio científico” presentado en Cataluña “es una tomadura de pelo”. “En ningún otro país de Europa se ha prohibido pescarlo”, sostiene, y critica que en lugar de acabar con el modo de vida de familias pesqueras, no lo hubieran “intentado regular bajando kilos de capturas o aumentando la talla de las ramas”. “El coral no está en peligro de extinción, pero es imposible volverlo a su estado virgen, como antes de la presión humana”, apostilla.

Donde mejor se ha recibido la prohibición de extraer coral ha sido en la Generalitat. El director general de Pesca, Sergi Tudela, se muestra “satisfecho" de la decisión estatal y recuerda que “nos avanzamos en la moratoria hace tres años y desde entonces les hemos reclamado que en base a los informes científicos se extendiera la veda a aguas exteriores de Cataluña”. Tudela añade: “Esta problemática no ha ido nunca de tener razón ni de conflictos de competencias. Se trata que las administraciones competentes hagan una gestión sostenible y racional de esta especie”.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción