El director de TV3 niega cualquier responsabilidad en la alteración del documental ‘el cas Rosell’

Vicent Sanchis afirma que él no habría emitido el programa y censura al periodista que retiró su firma

Vicent Sanchis, director de TV3, y Núria Llorach, presidenta en funciones de la CCMA, en el Parlament.
Vicent Sanchis, director de TV3, y Núria Llorach, presidenta en funciones de la CCMA, en el Parlament.QUIQUE GARCÍA

El director de TV3, Vicent Sanchis, ha negado este viernes cualquier responsabilidad en la alteración del documental el cas Rosell emitido el pasado día 17 y que narraba el proceso judicial que llevó al expresidente del FC Barcelona Sandro Rosell a pasar 643 días en prisión preventiva antes de acabar absuelto. Según Sanchis, no existió censura ni manipulación y, si por él fuera, el documental no se habría emitido, y ha recordado que la persona que tomó la decisión no fue él, sino el director corporativo de deportes de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA).

Sanchis ha comparecido esta mañana en una sesión telemática de la comisión de control de la actuación de la CCMA en la que la oposición le ha reclamado explicaciones tras la polvareda suscitada por la emisión del documental. Su autor, Víctor Lavagnini, retiró la firma al considerar que se había alterado su contenido porque en el proceso de emisión se suprimieron dos datos: que la filial norteamericana de la productora Imagina-Mediapro pagó una multa de 24 millones de dólares al admitir su culpa en el soborno a dos directivos de la FIFA para obtener derechos televisivos de competiciones, el caso conocido como Fifagate; y que la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela archivó el procedimiento contra cuatro directivos de esa productora en la causa que implicó a Rosell.

Más información
La “conspiración” contra Rosell
El ‘cas Rosell’ enciende TV3

“Nadie dio la orden de retirar esos fragmentos, no hubo censura”, ha proclamado Vicent Sanchis a preguntas de la diputada de Ciudadanos Sonia Sierra, a la que ha espetado en otro momento: “No haga de reportera tribulete, no le conviene. Dedíquese a otra cosa”. El director de TV3 ha invocado el comunicado del consejo profesional de la cadena, en el que se asegura que no existió censura ni se alteró el contenido del documental, pero la diputada de los comunes Marta Ribas ha insistido en que no se amparase en ese comunicado y explicara cómo justificaba los recortes en el documental.

“Yo no he recortado nada y no habría emitido este documental porque no cumple el libro de estilo. Yo no me meto en la edición, el criterio fue de la gente que lo editó”, ha dicho Sanchis, quien ha asegurado también que la decisión de emitirlo fue del director corporativo de deportes de la CCMA que no está bajo su dirección, sino al mismo nivel. El diputado socialista David Pérez ha vuelto a remarcar la responsabilidad de Sanchis en todo lo sucedido, pero este ha continuado echando pelotas fuera.

“Yo solo soy el responsable de las emisiones por televisión. No puedo opinar, ni entrar, ni editar ningún contenido de deportes”, ha dicho el director de TV3 antes de recordar que durante su trayectoria profesional ha recibido muchas presiones, pero ni una sola de Jaume Roures", copropietario de Mediapro. Finalmente, Sanchis ha zanjado su intervención con lo que se ha leído como una crítica al periodista autor del documental. “Al final habrá quien saldrá airoso de esta historia después de provocar acusaciones de censura”, ha dicho, y ha reprochado a los diputados que les parezca bien que en el documental no aparezca Roures.

El orden del día de la comisión de control tenía 25 puntos y tres de ellos eran preguntas referidas al caso Rosell. Casualmente ninguna de ellas se ha podido seguir a través de la web del Parlament a causa de “problemas informáticos”, según ha señalado un portavoz de la cámara.

Los diputados de la oposición han reclamado que se recuperasen estos fragmentos y que se remitiesen a los medios de comunicación, como finalmente ha sucedido. Al acabar el orden del día de la comisión David Pérez ha reclamado también que se vuelva a emitir el programa tal y como lo editó su autor, Víctor Lavagnini. Finalmente se ha acordado que primero comparezca en la comisión el jefe de deportes de Corporación Catalana, Christian Garcia, y posteriormente se decidirá qué hacer.

Durante la comisión de control, Ciudadanos, PSC y PP han vuelto a censurar el sesgo político de los informativos durante el confinamiento, así como los comentarios vertidos por algunos presentadores o colaboradores en programas de máxima audiencia. Tanto Sanchis como Núria Llorach, presidenta en funciones de la CCMA, han rechazado las críticas y han defendido la “profesionalidad e imparcialidad” de todos los trabajadores de la televisión pública catalana.

Sonia Sierra ha recordado que el programa Preguntes Freqüents de TV3 dedicó 23 minutos el pasado 3 de mayo a entrevistar a Joan Canadell, presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, que apareció ataviado con una mascarilla fake presentada como una alternativa eficaz a las convencionales. De aquel “invento” nunca más se supo ni fue homologado, y la diputada de Ciudadanos ha preguntado directamente a Sanchis cuánto cobró por autorizar esa entrevista. Este ha justificado la entrevista por el cargo que representa Canadell y ha dicho que “el FAQS no fue un escaparate comercial".

El también diputado de Ciudadanos Nacho Martín Blanco ha recordado que Pilar Rahola llamó a Xavier Garcia Albiol “españolista rancio y baboso” en el programa Tot es mou el 12 de mayo, poco después de ser elegido alcalde de Badalona, en el que apareció el título sobreimpresionado “Albiol, a pesar de todo”. Se trata de un comentario que, según Sanchis, también está justificado y ha recordado que Rahola colabora con otros medios.

“A lo mejor algunos diputados no leen la prensa apropiada", ha dicho Sanchis en otro momento de su intervención. "TV3 continúa siendo el referente informativo de este país y somos los que más respetamos la pluralidad informativa” ha insistido, antes de admitir, por la situación de excepcionalidad del coronavirus, que se había producido la “colonización” de los informativos con mensajes institucionales, casi siempre de la Generalitat, que denunció el consejo profesional e TV3.

Por su parte, Núria Llorach ha reprochado a algunos diputados de la oposición “que sigan en la misma dialéctica” por sus críticas a TV3 y también ha justificado que durante 14 minutos apareciese en pantalla en el canal 3/24 el rótulo “viaje al centro de la pandemia”, para referirse a Madrid. “Usted coge el todo por la parte. Seguramente cometemos algún error, pero la exigencia de informativos es máxima”, ha respondido a la pregunta, al tiempo que también ha justificado los comentarios de algunos presentadores o colaboradores, en ocasiones insultantes contra el Ejército o el Gobierno de Pedro Sánchez. “A veces un comentario de 10 segundos en un programa hace que todo lo que hagamos parezca mal”, ha dicho.

La diputada del PSC Beatriz Silva también ha reprochado a Llorach el “apagón informativo sobre lo que no interesa informar” que ha sufrido TV3 durante el estado de alarma y ha recordado que la cadena entrevistó al expresidente de la Generalitat Artur Mas para conocer cómo estaba viviendo el confinamiento, pero no le preguntó por la condena del caso Palau contra CDC por recibir 6,6 millones de euros en comisiones. Llorach se ha vuelto a disculpar. “No ha habido apagón informativo. Hemos dado las ruedas de prensa de aquí y las de allí”, ha dicho.

Vicent Sanchis fue reprobado por el Parlament el 6 de abril de 2017, el mismo día que se aprobó reclamar la dimisión de la presidenta de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), Núria Llorach. Tres años después, ambos continúan en el cargo. Todos los grupos, excepto Junts pel Sí, que es como se llamaban entonces los postconvergentes, consideraron que ambos encarnaban la politización de los medios y su interés en defender los postulados de aquella formación política.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS