Los Mossos dan todo el poder operativo a un único mando policial

La Generalitat reestructura el cuerpo tras las heridas del referéndum ilegal del 1 de octubre

El comisario jefe de los Mossos, Eduard Sallent, en una foto de archivo.
El comisario jefe de los Mossos, Eduard Sallent, en una foto de archivo.Albert Garcia

Los Mossos d’Esquadra, reflejándose en la Policía Nacional y en la Guardia Civil, han creado la figura del Director Operativo Policial (DOP). Un cargo que, igual que el del Director Adjunto Operativo (DAO) que tienen los dos cuerpos policiales estatales, ostentará el máximo jefe de la policía catalana, que en la actualidad es el comisario Eduard Sallent.

“La forma de dirección operativa delimita y perimetra las responsabilidades”, definió este martes en rueda de prensa Sallent. En la actualidad, los Mossos funcionaban con una jefatura triangular, con el comisario jefe y dos comisarios superiores. Una estructura ampliamente referida en el juicio en el Tribunal Supremo a los líderes independentistas por el referéndum ilegal del 1 de octubre, y en la Audiencia Nacional, en el juicio al exjefe de los Mossos Josep Lluís Trapero.

“La jefatura era un concepto abstracto. ¿Es el comisario jefe? ¿Son los dos superiores? ¿Son los adjuntos?”, argumentó Sallent. Con la remodelación, el poder lo aunará de manera inequívoca una única figura, el DOP, que contará con un gabinete de la dirección operativa, con diversos comisarios de apoyo. En la nueva estructura, formará parte de ese gabinete el comisario Ferran López, quien fuese número dos en la etapa de Trapero y la persona que dirigió el cuerpo durante la suspensión de la autonomía de Cataluña. También cuenta con el comisario Xavier Creus. Los comisarios superiores David Boneta y Cristina Manresa seguirán al frente de las comisarías territoriales y central. El nuevo organigrama supondrá algunos cambios en varios niveles, según fuentes policiales.

Las diversas órdenes que se dieron a los Mossos d’Esquadra durante los días previos al referéndum del 1 de octubre fueron firmadas de manera colegiada por la jefatura del cuerpo. A pesar de eso, la única persona juzgada por el papel de los Mossos ha sido Trapero, que está a la espera de la sentencia de la Audiencia Nacional. La Fiscalía modificó sus conclusiones, y pidió para él una pena de 10 años de prisión por sedición o, en el caso de que el tribunal no lo considerase acreditado, una pena por desobediencia, que conlleva multa e inhabilitación.

A la espera de la sentencia, el futuro de Trapero en los Mossos d’Esquadra plantea interrogantes. Trapero es la única persona que ostenta el rango más alto dentro de la policía catalana, el de mayor, que está por encima del de comisario, y que en condiciones normales es para el máximo jefe del cuerpo.

Fuentes policiales aseguran que un posible destino para Trapero, en el caso de que no sea inhabilitado por la Audiencia Nacional, sea el de jefe de una de las nuevas comisarias superiores que se anunció este martes: la Comisaría General de Tecnologías de la Información, centrada en ciberseguridad y ciberinteligencia. Otras fuentes de la policía catalana consideran que es una responsabilidad del consejero del Interior, Miquel Buch, decidir cuál debe ser el destino del mayor en el caso de que pueda reincorporarse. En la actualidad, Trapero ejerce labores administrativas en la comisaría de Les Corts de Barcelona.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Rebeca Carranco

Reportera especializada en temas de seguridad y sucesos. Ha trabajado en las redacciones de Madrid, Málaga y Girona, y actualmente desempeña su trabajo en Barcelona. Como colaboradora, ha contado con secciones en la SER, TV3 y en Catalunya Ràdio. Ha sido premiada por la Asociación de Dones Periodistes por su tratamiento de la violencia machista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS