El Govern concluye que Bosch conocía el caso de acoso sexual

El Ejecutivo debe decidir ahora si expedienta al consejero destituido

Alfred Bosch, exconsejero de Acción Exterior, en un acto en México en junio de 2019.
Alfred Bosch, exconsejero de Acción Exterior, en un acto en México en junio de 2019.Sáshenka Gutiérrez (EFE)

Un informe elaborado por el Govern concluye que el exconsejero de Acción Exterior Alfred Bosch estaba al corriente del presunto caso de acoso sexual cometido por el que era su jefe de gabinete, Carles Garcias, y que pese a ello no activó el protocolo existente para “proteger a las víctimas”. Esta es la conclusión de la investigación realizada por el Departamento de Políticas Digitales y Administración Pública, que avanzó EL miércoles el diario Ara y al que ha tenido acceso Efe. Bosch dimitió de su cargo tras trascender el caso a raíz de una información periodística del mismo diario.

Más información

Meritxell Budó, consejera portavoz de la Presidencia, afirmó ayer que el Consell Executiu recibió el informe que será remitido a los servicios jurídicos para que les aconseje sobre cómo proceder. Budó añadió que, en unas semanas el Govern decidirá si incoa expediente contra el exconsejero, fuera ya de la Administración. Jordi Puigneró, consejero de Políticas Digitales, presentó el informe elaborado por la Inspección general de Servicios de personal de la Generalitat.

El documento se encargó el 9 de marzo, cuando salió a la luz el caso de acoso sexual, para dirimir si el departamento había actuado de forma diligente o no al respecto. En su día, Bosch negó en sede parlamentaria que tuviera constancia de que su exjefe de gabinete pudiera estar acosando a otras trabajadoras del departamento cuando le destituyó antes de que se hiciera público el caso. Según dijo, le fulminó por el “trato duro” que dispensaba a otros empleados. Sin embargo, el informe de la inspección afirma que tanto el exconsejero republicano como la exsecretaria general de Exteriores Mercè Salvat tenían “conocimiento de los hechos” y “omitieron el deber” de activar el protocolo “para la protección efectiva de las presuntas víctimas”. Esto, continúa el texto, “supondría una vulneración de los principios éticos y las reglas de conducta de los altos cargos” de la Generalitat.

La investigación también ha observado que, aunque no se activó el protocolo oficial, sí que se abordó de forma “informal”, de lo que se infiere que sí que había indicios del presunto caso de acoso. Concretamente, “se ha manifestado que el señor Lluís Juncà, alto cargo del departamento del vicepresidente Pere Aragonès, llevó a cabo actuaciones de investigación informales al margen del protocolo vigente aprobado por el Govern”.

Con todo, serán los servicios jurídicos competentes quienes plantearán si se incoa o no un expediente contra Bosch y Salvat. El informe contiene que algún cargo del departamento ha evitado los requerimientos de la investigación. Budó puntualizó que pueden hacer uso de esa facultad pero añadió que no haría “valoraciones personales” sobre ello.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción