Cataluña ultima un protocolo para flexibilizar las visitas en las residencias

La actualización de las normas en los centros de mayores entrará en vigor la semana que viene

Una residencia de ancianos en Palamós.
Una residencia de ancianos en Palamós.Adrian Salido Zarco (GTRES)

El departamento de Salud de la Generalitat está cerrando una actualización del protocolo para el control del coronavirus en las residencias que podría entrar en vigor ya la semana que viene. Salud prevé flexibilizar las medidas para cumplir con una de las reivindicaciones de las familias en los últimos meses: poder visitar a los familiares que viven en los centros de mayores. El director estratégico de Atención Primaria, Rafa Ruiz, ha avanzado en TV3 que el departamento está “afinando” esta cuestión y que está actualizando el protocolo. La propuesta es establecer un régimen de visitas de al menos una vez por semana.

Más información
Duro informe de Médicos Sin Fronteras sobre las residencias: “Golpeaban las puertas y suplicaban por salir”
Cataluña ampliará la plantilla de residencias un 20% para hacer frente a una posible segunda ola de contagios

Los familiares llevaban meses reclamando flexibilidad en las medidas y dejar salir a los ancianos de los centros para disfrutar del exterior, y avisaron en muchas ocasiones de que el encierro y el aislamiento en los centros aumentaba su vulnerabilidad. El plan sectorial para las residencias, del 18 de agosto, restringía las visitas de familiares y las salidas al exterior según el riesgo de rebrote. Las visitas actualmente tienen un máximo de tres personas y pueden suspenderse si lo dicta la autoridad sanitaria territorial. La plataforma de familiares Coordinadora 5+1 avisó que llevaría este plan a los tribunales al entender que se vulneraban los derechos de los ancianos.

La actualización del protocolo anunciada este martes tiene por objetivo flexibilizar el régimen de visitas y salidas al exterior. Según Ruiz, se tendrá más en cuenta la situación epidemiológica de dentro de las residencias que la que hay en la zona en la que están, aunque si esta presenta un riesgo muy elevado, también puede influir en las medidas que se lleven a cabo en los centros.

Con esta salvedad, de forma general los residentes podrán ver a sus familiares una vez por semana como mínimo. De esta manera se conseguirá un ritmo de visitas más alto, aunque todavía sin llegar al ritmo que había antes de la pandemia. Las salidas también se permitirán al margen de la situación epidemiológica de la zona en la que estén los centros. Estas medidas se aplicará a las residencias que están catalogadas con el color naranja (algún caso de coronavirus pero bien sectorizado) y el verde (centro libre de coronavirus), que son el 95% de las que hay en Cataluña.

Actualmente, ha explicado Ruiz, hay unos 300 residentes con coronavirus, el 0,6%. Sobre las críticas que ha recibido la Generalitat acerca de la pandemia, Ruiz ha defendido que “todo lo que se hizo es lo que en aquel momento la evidencia científica marcaba y lo que entre todos consideramos que era la prioridad, salvar vidas, ahora no estamos en esa situación, e iremos flexibilizando”.

La situación epidemiológica en Cataluña sigue estable con unos 1.000 casos nuevos cada día y una media de edad de los contagiados de 38 años. Así lo ha explicado la consejera de Salud, Alba Vergés, en la presentación del proyecto de “escuelas centinela”. Este plan prevé escoger 50 centros escolares para realizar ahí evaluaciones periódicas de las medidas y protocolos que diseña la administración, y servirán también como muestra para el análisis científico de la transmisión de coronavirus entre niños y jóvenes y con los adultos.

En la rueda de prensa, el consejero de Educación, Josep Bargalló, ha insistido en que las escuelas son “el lugar más seguro después de las casas” y que serán lo último en cerrar. El curso, que de manera general empieza el próximo lunes, ya ha iniciado en las guarderías catalanas, donde se ha registrado este martes el primer confinamiento de un grupo de alumnos. Una clase de parvulario de Igualada (Barcelona) fue confinada después de que uno de los alumnos diera positivo. El alumno había tenido un contacto estrecho con siete niños y tres educadores. Todos han dado negativo en la prueba PCR y uno estaba ayer pendiente del resultado.

Sobre la firma

Josep Catà Figuls

Es redactor de Economía en EL PAÍS. Cubre información sobre empresas, relaciones laborales y desigualdades. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona. Licenciado en Filología por la Universidad de Barcelona y Máster de Periodismo UAM - El País.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS