Una aplicación permitirá precisar los hígados que son útiles para un trasplante

La Vall d’Hebron y la Universitat Pompeu Fabra desarrollan una herramienta de inteligencia artificial que incorporará al menos 100 órganos que se rechazaban

Una app de móvil permitirá saber si un hígado es apto para el trasplante.
Una app de móvil permitirá saber si un hígado es apto para el trasplante.vall d'hebron

Cada año se hacen más de 1.000 trasplantes de hígado en España, pero entre 300 y 400 órganos de donantes son rechazados. Hasta ahora, para evaluar si un hígado es apto para otra persona se tiene en cuenta sobre todo la experiencia del cirujano, y el motivo para descartarlos acostumbra a ser la esteatosis (acumulación de grasa). La nueva herramienta de inteligencia artificial que han desarrollado investigadores de Vall d’Hebron Barcelona Hospital Campus y de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) permitirá decidir en pocos segundos, con más precisión que el ojo clínico, si un órgano es apto para el trasplante. Con una fotografía y una aplicación móvil, se podrá tener el diagnóstico de inmediato y validar como útiles como mínimo un centenar de hígados que hasta ahora se descartaban.

Todo esto será posible gracias a una herramienta llamada Livercolor, que se basa en un algoritmo de inteligencia artificial que permite conocer los niveles de grasa del hígado a partir de una fotografía. La doctora Concepción Gómez explica que ya han comprobado que “el sistema es capaz de afinar más que el ojo humano” y “será un mecanismo de ayuda a la decisión”. El siguiente paso es “validar el proyecto en otros centros de trasplante españoles” para nutrir el algoritmo con más datos que ayuden a precisar todavía más el diagnóstico.

Más información
“Desde que tengo uso de razón, me ahogaba; el trasplante ha cambiado mi vida”

Se evalúan aproximadamente 1.500 hígados de donantes al año para comprobar si son aptos para un trasplante. De estos, entre 300 y 400 se rechazan por un exceso de grasa. El frío que es necesario para la conservación del órgano provoca que la grasa forme pequeños cristales que rompen las células. Esto puede ocasionar que el órgano quede muy dañado y, por lo tanto, el trasplante no tenga éxito.

Esta nueva herramienta, que se empezó a trabajar en 2018 y está basada en un algoritmo que cruza datos, ha sido entrenada con fotografías de hígados etiquetadas según el resultado de la biopsia de hígado, que es la forma más fiable de conocer el grado de esteatosis. Si más centros incorporan los datos de los hígados de donantes, el algoritmo se nutrirá de más imágenes y los resultados serán todavía más precisos.

Livercolor participa en el Programa de Preaceleración de Barcelona Activa, una iniciativa de acompañamiento y apoyo de proyectos con alto impacto tecnológico en su proceso de entrada al mercado. En un futuro, avanza Gómez, la misma tecnología podría servir para validar si los riñones —los órganos que más se trasplantan en España— son idóneos para un trasplante.

Sobre la firma

Mar Rocabert Maltas

Es periodista de tendencias y cultura en la redacción de Cataluña y se encarga de la edición digital del Quadern. Antes de llegar a EL PAÍS, trabajó en la Agència Catalana de Notícies. Vive en Barcelona y es licenciada en Periodismo por la Universitat Pompeu Fabra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS